Manual de retransmisiones   Leave a comment

(publicado el 18 de julio de 2005)

“(…) mejorar la espectacularidad televisiva mediante la puesta en marcha de un manual de retransmisión, un tratamiento adecuado del partido semanal que emite TVE y una mayor promoción del contenido para intentar convertir a la ACB en una gran espectáculo deportivo.” (Asamblea General de la ACB, 14 de julio de 2005).

Desde este humilde foro hemos tenido la feliz idea de facilitarles el trabajo, así que aquí ofrecemos a ambas partes dicho Manual, ya convenientemente elaborado. Para su redacción nos hemos basado en la larga experiencia de las retransmisiones realizadas por TVE durante estos últimos años, cuya contrastada calidad queda fuera de toda duda.

Así pues, el manual de retransmisiones quedaría estructurado en base a los siguientes puntos:

1. Se conectará con el partido como máximo un minuto antes de que éste empiece. Así no correremos el riesgo de tener que entrevistar a los entrenadores, no vaya a ser que a alguno se le escape una frase inteligente y ello confunda a la audiencia.

2. Coincidiendo con el salto inicial se sobreimpresionarán los cincos iniciales de ambos equipos. Por supuesto, los jugadores en ningún caso aparecerán en su puesto real: el base irá de alero, los aleros de pívots, el cénter de base, etc. Así lograremos una mayor implicación del telespectador, que en los siguientes minutos jugará mentalmente a recolocarlos, a modo de jeroglífico.

3. Las repeticiones de las jugadas son el eje principal alrededor del cual deberá girar toda la retransmisión. Deberán ofrecerse muchas, constantemente, vengan o no a cuento, esté o no esté el balón en juego. Está científicamente comprobado que lo que el telespectador aprecia es ver imágenes a cámara lenta, el juego en tiempo real carece por completo de interés. Ahora bien, se deberán respetar unas reglas básicas:

4. La repetición de cualquier canasta no deberá comenzar hasta que ya esté bien avanzada la jugada siguiente. (recordemos que el objetivo de la repetición no es tanto que ésta se vea como impedir que se vea el juego en directo, ya que eso es lo que a la gente le aburre).

5. Nunca se ofrecerá la repetición de una jugada conflictiva. Y si alguna vez, por error, se diera la repetición de una jugada conflictiva, habrá que asegurarse de que se hace desde el plano menos idóneo para poderla apreciar.

6. Cuando se trate de una situación de pasos, o de fuera de banda porque el jugador pisó la línea, se pondrá especial cuidado en que en la repetición no se aprecien los pies del jugador implicado en la acción.

7. Se pondrá especial énfasis en la repetición de los lanzamientos de 3 puntos, manteniendo siempre el primer plano del balón en su camino hacia la canasta para que de este modo los niños (y los no tan niños) aprendan a diferenciar conceptos básicos como “movimiento de rotación” y “movimiento de traslación”, lo que incrementará el valor pedagógico de nuestro deporte.

8. Siempre que haya un contraataque se efectuará un cambio de cámara en el preciso instante en que el jugador atacante se disponga a machacar o a dejar la bandeja, pasando de plano general a plano desde detrás de la canasta para que así la acción no pueda ser vista desde ninguno de los dos planos. Una vez se haya lanzado el tiro libre adicional (en su caso) y hayan ya transcurrido unos segundos de la siguiente jugada, será ya el momento oportuno para ofrecer la repetición, que deberá siempre ser desde el plano en el que la acción resulte menos espectacular.

9. En los tiempos muertos, y en los espacios comprendidos entre el primer y el segundo cuarto, y entre el tercer y el último cuarto, se ofrecerá un plano general durante aproximadamente 30 segundos, sin comentario alguno. Seguidamente se efectuará la desconexión para la publicidad. Como quiera que la publicidad asignada a ese periodo deberá ser de una duración equivalente al mismo, así conseguiremos siempre retomar el partido cuando el juego ya se haya reanudado, prescindiendo de este modo de esas primeras jugadas carentes por completo de interés.

10. Para el descanso se deberá tener contratada publicidad por un periodo mínimo de 15 minutos (y si no hay anunciantes suficientes, pues se regalan los espacios publicitarios a quien los quiera, todo sea por promocionar este deporte). Asimismo se deberán añadir varias autopromociones de TVE, para así conseguir retornar al partido cuando ya se hayan disputado los dos primeros minutos del tercer cuarto, que todo el mundo sabe que tampoco interesan a nadie.

11. A lo largo de todo el partido, en la parte inferior de la pantalla se irán sobreimpresionando los resultados de la 1a División de fútbol, así como los de la 2a División, Segunda B, Tercera y Regional Preferente de las distintas comunidades. Así mismo se incluirán los resultados de la Fórmula 1, la Fórmula 3000, la Nascar, las competiciones de karts, la liga nacional de billar a 3 bandas, el campeonato de España de bolos, y en general todos aquellos resultados de cualquier competición que sean susceptibles de interesar al menos a un espectador. Por supuesto, en ningún caso se insertarán resultados de la Liga ACB ni de ninguna otra competición baloncestística porque ello iría claramente en perjuicio de nuestro deporte, dado que en ese supuesto al telespectador ya no le haría falta buscar esa información por otras vías, con lo que su tiempo dedicado al baloncesto se vería reducido sobremanera.

12. Tras cada canasta se pondrá una sobreimpresión con el marcador y el tiempo que queda, que deberá permanecer en pantalla una décima de segundo, como máximo. Si a algún telespectador esto no le parece suficiente siempre podrá seguir los partidos con lápiz y papel, e incluso con un pequeño cronómetro de mano, lo que además contribuirá a incrementar su agilidad mental, sus conocimientos matemáticos, sus reflejos, etc.

13. El reloj de posesión sólo sirve para introducir más confusión, así que sólo deberá aparecer en pantalla cuando el realizador se acuerde de él, es decir, casi nunca.

14. El reloj con el tiempo que falta para acabar nunca deberá aparecer en los últimos segundos de cada cuarto, y aún menos en los últimos segundos de un partido igualado. Recordemos que un aspecto fundamental de este deporte es la emoción, y quitando el reloj conseguimos que a la emoción de no saber cómo acabará se añada la emoción de tampoco saber CUÁNDO acabará.

15. Finalizado el partido la conexión se deberá despedir de forma inmediata (5 segundos, máximo) para que las alegrías del equipo ganador no desanimen a los telespectadores del equipo derrotado, y para que al telespectador en general no le dé tiempo a pensar en lo que ha visto, no vaya a ser que se acostumbre.

16. Sin embargo si un partido fuese tan rápido que al acabar hubiera que aguantar la conexión durante unos segundos más de lo estrictamente permitido, sólo en ese caso tal vez sería necesario disponer de un entrevistador a pie de pista, con la única finalidad de rellenar ese espacio. Dicho entrevistador deberá reunir dos requisitos básicos: 1) tener cara de alelao (esto es fundamental); y 2) no tener ni huta idea de baloncesto. Será preferible (aunque no imprescindible) que el entrevistado sea del equipo ganador. Y nunca, bajo ningún concepto, deberá entrevistarse a la figura del partido ni a alguien que haya tenido un papel destacado, sino a un jugador de banquillo o que haya tenido muy pocos minutos. Las preguntas deberán ser tan incisivas como “¿ha sido una victoria muy trabajada?” o “¿esta victoria supone un paso adelante en vuestras aspiraciones?”

17. Nacho Calvo será nombrado narrador único y definitivo de los partidos de ACB. Para potenciar aún más su ritmo narrativo, en los períodos de fuera de temporada se le enviará a cubrir el circuito mundial de carreras de caracoles, así como el Campeonato del Mundo de Petanca, de tal manera que a su retorno pueda seguir haciendo vibrar como hasta ahora a los aficionados al baloncesto. Por supuesto se le pedirá que utilice constantemente todas esas expresiones suyas que tanto ayudan a la identificación del espectador, tales como “el ruido es ensordecedor, apenas podemos oírnos” (ésta, no menos de 20 veces cada partido); “pediría a mis compañeros en Madrid que me subieran un poco el retorno”; “pediría a mis compañeros en Madrid que me bajaran un poco el retorno”; “quinta falta de equipo, así que ya entran en el malus”, y por supuesto aquella que le hizo famoso: “el partido se ha convertido en un toma y daca, en un tira y afloja”.

18. Se designa a Javier Imbroda comentarista televisivo único y definitivo para siempre jamás, por los siglos de los siglos. Se le pedirá que sus comentarios técnicos vayan siempre en la línea del tercer partido de la pasada serie Real Madrid-Estudiantes (ejemplo real: en un momento dado del tercer cuarto el Madrid ganaba de nueve, el Estu falló un triple y su comentario fue “¡bueno, bueno, bueno, Nacho, si hubiera entrado ese triple… el Estudiantes se habría puesto a 6 puntos, Nacho!”). Y por supuesto, se le pedirá que en cada partido repita no menos de 30 veces la frase “bueno, bueno, bueno, cómo está el partido, Nacho”, para que así el telespectador sepa apreciar a cada momento, en toda su magnitud, de forma clara y precisa, cómo está el partido (Nacho).

19. Por supuesto se comunicará a Joan Creus la rescisión de su contrato agradeciéndole los servicios prestados, y del mismo modo se suprimirá de las agendas de TVE cualquier referencia a aquellos comentaristas que en su día manejaron conceptos tales como “caja y uno”, “puerta atrás” o “bloqueo ciego”, que sólo sirven para sembrar confusión entre la audiencia. Si Javier Imbroda no pudiese comparecer en algún partido, en ese terrible supuesto se procuraría contactar nuevamente con el recordado José Antonio Montero. Y si esto tampoco fuese posible habría que recurrir al mítico Joan María Gavaldá (ahora convertido en presidente de la Asociación de Entrenadores) para que desarrolle aquellos conceptos que le convirtieron en una leyenda entre los comentaristas, tales como “la barrera psicológica de los 10 puntos” y aquel de que “una remontada no se culmina hasta que el equipo que va perdiendo no se pone al menos un punto por delante”.

20. El Showtime, por ser un acontecimiento de vital importancia, requerirá de un tratamiento especial. Así, durante el concurso de mates será imprescindible esperar varios segundos antes de ofrecer una repetición para que de este modo podamos disfrutar de la parte más importante del evento, que como todo el mundo sabe es ver al público jugando con los numeritos. Si es necesario se aguantará incluso hasta que el jurado levante las puntuaciones, para así estar seguros de que la repetición impide la visión del siguiente mate.

21. En cuanto al concurso de triples, se seguirán estrictamente los criterios de la realización del pasado año, que representó un enorme éxito de crítica y público. Es decir: si hay dos lanzadores no se dividirá nunca la pantalla en dos (ello no haría más que introducir confusión en el teleespectador no avisado), se enfocará sólo a uno de los dos (o se irá pasando de uno al otro aleatoriamente) y se elegirá un plano desde abajo para que se vea el lanzador pero no la canasta (de esta manera la emoción del concurso será mucho mayor, porque el telespectador no sólo no sabrá qué va a pasar, sino que ni siquiera sabrá qué está pasando). Con carácter excepcional este concurso será cubierto por un único narrador- comentarista, el cual tras ver unas cuantas parejas habrá conseguido el necesario nivel de estrabismo como para poder comentar sin problemas la labor de ambos tiradores.

22. Para cada partido se realizará una promoción exhaustiva, consistente en mencionarlo en la programación de televisión que se inserta en las últimas páginas de los periódicos. Así, en la relación de retransmisiones de Estadio 2 se podrá leer: “…….. (19:00) Baloncesto, Liga ACB………” (por supuesto no se mencionará el nombre de los equipos que juegan, porque ello podría restar interés a los que no sean de esos equipos). Lógicamente no se realizarán telepromociones ni se hablará de baloncesto en los telediarios para así evitar que se produzca un exceso de información, ya que eso inevitablemente llevaría al rechazo hacia nuestro deporte por parte de una gran mayoría de telespectadores.

23. Cuando el final de un partido de baloncesto, o su prórroga, coincidan con el comienzo de un partido de fútbol, o de cualquier otro acontecimiento deportivo susceptible de ser considerado más importante que un partido de baloncesto (o sea, de cualquiera) ambos eventos compartirán la pantalla del televisor ocupando en ésta un espacio proporcional a las dimensiones de su terreno de juego. Por ejemplo cuando la coincidencia sea con el fútbol éste ocupará casi toda la pantalla, mientras que el baloncesto se limitará a una pequeño recuadro de aproximadamente 3 x 2 pulgadas en una de las esquinas, por supuesto sin apoyo de comentario alguno (este punto se considera un gran logro por parte de la ACB ya que supone una importante mejora con respecto a la posición tradicional, que habría sido la de suprimirlo directamente al empezar el fútbol).

24. En este sentido, TVE propone a la ACB la conveniencia de, a medio o largo plazo, suprimir las prórrogas, que no añaden nada al juego y sólo sirven para complicar la programación. Para ello se propone recuperar para el baloncesto la figura del empate, ampliamente consolidada en deportes de mucha mayor tradición y audiencia. Y en los casos en que esto no fuera posible la igualdad debería resolverse mediante lanzamientos (5 por equipo) desde la línea de tiros libres.

25. Finalmente, ACB y TVE se comprometen a iniciar próximamente las reuniones para la ampliación del marco contractual actual (valga la repugnancia). Dada la satisfacción por los magníficos resultados de audiencia obtenidos, ambas partes anunciarán en breve la ampliación de su acuerdo hasta un mínimo de 25 años. Naturalmente durante todo ese periodo el contrato entre ambas partes permanecerá sin firmar, para así fomentar esa sensación de provisionalidad e incertidumbre que tanto bien le hace a nuestro querido deporte.

Anuncios

Publicado octubre 15, 2012 por zaid en ACB, medios, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: