torontería   Leave a comment

(publicado el 20 de diciembre de 2007)

Cuentan que el técnico de los Raptors, el buen entrenador de temporada regular y pésimo (por ahora) entrenador de playoffs Sam Mitchell, dijo allá por el mes de octubre que no había visto absolutamente nada, ni un solo minuto del Eurobasket celebrado semanas antes. Pero no porque no hubiera podido sino porque no quiso, vamos, que ni ganas, que ni se le había pasado por la imaginación, por dios, qué vulgaridad. No es ya que no le interesara ver jugadores interesantes de cara al futuro, es que ni siquiera tenía el menor interés por ver a sus propios jugadores (y había unos cuantos) de cara al presente.

Cuentan también que esta pasada semana le preguntaron si su equipo jugaba al estilo europeo, y que el susodicho Mitchell se ofendió, reaccionó como si le hubieran mentado a la madre, válgame dios, pero cómo se atreve, eso no me lo dice usted a la cara, hasta ahí podíamos llegar, etc etc. No, vale, no lo dijo así, dijo exactamente “me siento insultado cuando oigo esto…”, que viene a ser lo mismo. Y añadió que “…no tengo nada en contra de Europa, pero este es nuestro juego. Ves el baloncesto europeo y todo lo que quieren hacer es jugar como nosotros. Todo lo que quieren es hacer mates.

Claro, si va a ser eso. Si aquí en Europa no sabemos jugar, si estamos todo el partido mate va, mate viene, sólo pensando en romperla, en machacar el aro una y otra vez, totalmente ajenos a los fundamentos más elementales, a la esencia misma del juego. Todo ello por contraposición a lo que sucede en la NBA, que ya sabemos que allí el sentido colectivo prima sobre la individualidad, que lo técnico prima sobre lo pirotécnico, que los mates son una suerte en extinción, algo a lo que allí jamás se ha prestado atención ni se le ha dado la más mínima importancia, por supuesto, faltaría más.

Si es que nos basta con ver a los europeos que él tiene en sus filas, Calderón, Garbajosa, Bargnani, Nesterovic, Delfino (no, éste no es europeo pero como si lo fuera: porque anduvo por aquí unos pocos años, y porque probablemente Mitchell tampoco tendrá muy claro dónde está Argentina), todos ellos consumadosdunkers, todos pensando sólo en machacar a cada momento, menos mal que allí está él para impedírselo, para hacer que estos descerebrados del Viejo Continente olviden sus veleidades matadoras y aprendan por fin a jugar su juego, el verdadero juego americano.

Por desgracia para él sus jefes, Colangelo y Gherardini, no piensan lo mismo (claro, con esos apellidos, a ver qué van a pensar), así que no paran de llenarle el equipo de tíos de éstos de apellidos raros, de ésos cuya única obsesión es machacar el aro en cuanto se les presenta la ocasión, tipos que en toda su vida no han tenido más idea que el meterla para abajo, qué otra idea van a tener si vienen de Europa, si allí no piensan en otra cosa, si lo sabré yo que una vez jugué allí un rato, que un día casi estuve a punto de fijarme en cómo jugaban los que estaban a mi alrededor, menos mal que me di cuenta y reaccioné a tiempo, si me descuido hasta habrían podido contaminarme, por dios, qué asco.

Parafraseando a Machado, Mitchell desprecia cuanto ignora. Y sí, la ignorancia es atrevida pero eso, siendo grave, no es lo más grave. Lo peor es el desprecio.

Publicado octubre 19, 2012 por zaid en NBA, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: