GasoLaker   Leave a comment

(publicado el 1 de febrero de 2008)

 

El culebroncillo euroliguero (que inicié ayer) deberá esperar, que hoy toca hablar de la noticia del día (del mes, del año…). Un cuarto de hora después de enterarme, allá van mis primeras impresiones a vuelapluma (o a vuelatecla):

– Para Pau es un sueño hecho realidad, aunque se deje a Juanqui y se cruce con Marc en el empeño. Después de seis años de ruinas, de angustias, de derrumbes, de perpetuas reconstrucciones eternamente inacabadas, ahora por fin podrá luchar por algo más que no perder partidos.

– Los Lakers pegan su mayor y mejor pelotazo de los últimos años: consiguen un pedazo de jugador a cambio de nada, o de casi nada: mantienen evidentemente a Kobe pero también a Bynum y a Odom, objetos de deseo para cualquier equipo que se precie. Y también a Walton, y a Farmar, y a todo lo que de interesante tenían y tienen. Y hasta se quitan de encima una rémora como Kwame Brown y un virtual jubilado como Aaron McKie. ¿Quién da más?

– Para Pau la operación es extraordinaria, también, en el plano psicológico: no sólo porque por fin estará en un equipo con aspiraciones, también porque ya no tendrá que llevar el peso de todo un equipo sobre sus espaldas. Se acabó ser el jugador franquicia, cargo que dependiendo de en qué equipo estés puede ser un premio o un castigo; en Memphis era una tortura inmensa, en Los Ángeles… en Los Ángeles está Kobe, que es y será jugador franquicia allá donde esté. Pau pasa a ser, al menos, segunda opción. Habrá quien piense que se trata de un paso atrás en su carrera. Yo más bien lo veo como una liberación.

– ¿Y Memphis qué saca de todo esto? Buena pregunta. Intentando mirarlo desde un plano positivo, diremos que saca futuro. Mucho futuro. Crittenton, tal vez Marc, las elecciones de 2008 y 2010 y un pedazo de hueco en su espacio salariar, un montón de pasta con la que jugar. Pero si nos dejamos de futuro y nos circunscribimos al presente, la operación es sencillamente escalofriante: sueltas a tu (aún) mejor jugador y obtienes a cambio a ¿Kwame Brown, el incomprensible número 1 de aquel draft que tuvo a Pau como número 3, el mayor bluff de la Liga en estos últimos años? Impresionante. Los cuatro gatos que van al FedEx Fórum se van a quedar en dos con este panorama…

– Antes de que alguien se rasgue las vestiduras por el presumible bajón estadístico de Pau, expliquémoslo: la excelencia tiene un precio. El estar en un gran equipo rodeado de buenos jugadores será maravilloso a nivel colectivo, pero provocará una bajada de sus números a nivel individual. Él ya lo tendrá asumido y aceptado, él es un pedazo de profesional que prefiere aspirar al anillo a rellenar su casillero. Sólo esperemos que todo el mundo lo asuma también por aquí, que ningún iluminado, dentro de algunos días o de algunos meses, se llene la boca inventándose un supuesto bajón en su rendimiento.

– Y volviendo a Memphis: ¿no habrían sacado más del tan cacareado intercambio con Chicago? Recordemos los rumores: Gordon (o incluso Deng), Noah o Tyrus Thomas, quién sabe qué más… Tenía mucha mejor pinta, podría haberles proporcionado una base sobre la que empezar a reconstruir. Los designios de los Grizzlies son inescrutables, una vez más.

– La versatilidad del juego interior de los Lakers va a ser incomparable a partir de ahora: para empezar, pareja Odom-Gasol mientras Bynum sigue cojo. Pero ojo cuando éste vuelva porque podemos asistir a un presunto triple poste (sólo presunto, que Lamar al fin y al cabo podría jugar hasta de base) Odom-Gasol-Bynum en las posiciones del tres al cinco, una solución dificilísima de defender y que encuentra muy pocas comparaciones a día de hoy en la Liga. Los que a partir de ahora se atrevan a sobremarcar a Kobe deberán asumirán un gran riesgo… siempre y cuando éste suelte de vez en cuando el balón, claro está.

– La mala noticia para Navarro es que se va su gran amigo (y su mentor, y su traductor); y que se va a inflar a perder partidos (más todavía) a partir de ahora. La buena noticia es que ya sólo le quedan dos meses y medio de suplicio, que en verano tendrá unas cuantas ofertas para escoger y que en un par de semanas se pegará un gozoso fiestón en Nueva Orleans.

– Pau Gasol, chico aplicado al que siempre imaginamos como buen estudiante, ahora va a tener una magnífica ocasión de demostrarlo: en muy pocos días deberá aprenderse de pe a pa el triángulo ofensivo de Tex Winters. Un hincamiento de codos que no le supondrá demasiado esfuerzo porque se verá compensado con la gozada de ser entrenado por Phil Jackson. Con lo que ha tenido que aguantar Pau a orillas del Mississippi, el Gurú puede resultarle casi una revelación…

– No tengo datos, ni tiempo para buscarlos, pero ¿acaso no será ésta la primera vez, en toda la historia de la NBA, en la que un jugador es intercambiado por los derechos sobre su hermano?

– Kobe Bryant no sabe la joya que se lleva. Es decir, no me cabe ninguna duda de que sabe que sus Lakers han fichado por fin a un gran jugador gracias al cual podrá dejar de pedir el traspaso durante unos meses; pero no sé si es consciente de que Pau es, además de un gran jugador, uno de los tipos menos egoístas de la Liga. Y un extraordinario pívot pasador, además. Pau tal vez tendrá menos balones pero Kobe se va a hinchar, entre otras cosas, gracias al chorro de dentro-fueras que le van a llegar a partir de ahora.

– Y cómo no, está también la cuota erótico-festiva del asunto: de jugar rodeado por un puñado de tipos con incomparable cara de aburrimiento, más propensos al bostezo que al aplauso, a pasar por delante mismo de Jack Nicholson cada vez que bajas a defender; de mirar al techo y no ver más que vigas y estructuras metálicas, a mirar al techo y verlo plagado de escarapelas amarillas con los nombres de Magic, Worthy, Kareem, tantos otros; de sentir como ni dios te hace caso a nivel nacional, a redescubrir como cualquier cosa que ocurra en tu vestuario se convierte en meganoticia a escala planetaria; de vestir de blanco o de azul marino desvaído, a vestir de amarillo (también a veces de blanco, por desgracia) o de púrpura; de la nada, al todo.

– La vida te da sorpresas: en los últimos meses, casi años, hemos oído hablar de Gasol a los Bulls, a los Nets, a los Cavs, a los Heat, a los Suns, a los Knicks, a los Celtics, a los Raptors incluso. Nunca, jamás oímos nada serio sobre los Lakers, por más que ahora algunos se apunten al carro del “ya lo adelantó Marca” (¡¡¡en 2004!!!) Sorpresas te da la vida…

– Pertenezco a una generación que descubrió la NBA en los ochenta, que se enamoró de esta Liga a partir de unos tipos que jugaban a algo que pensamos que sería baloncesto, pero que en verdad era showtime. Para todos aquellos que nos medio-hicimos de los Lakers hace ya más de veinte años, la fusión de aquellos colores con el más grande jugador que ha dado nuestro deporte en nuestro país representa una noticia sencillamente extraordinaria. Disfrutémoslo.

Publicado octubre 20, 2012 por zaid en NBA, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: