buenrollo   Leave a comment

(publicado el 5 de julio de 2008)

 

Heme aquí de nuevo tras dos semanas de obligada ausencia (por motivos estrictamente vacacionales); y hete aquí que en este periodo de tiempo sucedió un hecho del que tal vez ustedes no hayan tenido noticia, ya que nuestros medios de comunicación apenas se hicieron eco del mismo: resultó que España, es decir, la España futbolera y futbolística, ganó la Eurocopa. Vamos, que al final fue que sí, que hasta llegó un momento en que nos pareció que podíamos, y que finalmente pudimos, y que hay que ver cómo pudimos

Pero no, no me ponga esa cara, no se me asuste, no huya despavorido, no piense que las vacaciones me habrán trastornado las meninges (es decir, no más trastornadas de lo que ya estaban): éste aún sigue siendo un blog de baloncesto, aunque a veces no lo parezca…

¿A qué viene entonces todo esto? Viene a que una cosa lleva a la otra, y yo en medio de esta euforia no pude evitar recordar aquella otra euforia (para mí infinitamente mayor, aunque eso va en gustos) de hace un par de años, de aquel 3 de septiembre de 2006 en Japón. Tiempos inmensamente felices para la selección de baloncesto, tiempos enormemente complicados para una selección de fútbol que poco tiempo atrás, en su Mundial, ni siquiera había sido capaz de cumplir con la tradición de caer en cuartos, apañándose para caer en octavos ante aquella otra Francia a la que tantos ya situaban camino del geriátrico…

Así que en aquel septiembre teníamos al fútbol español de los nervios, teníamos un seleccionador al que le salía espuma por la boca (en sentido figurado, por dios, no se me enfaden) cada vez que le mentaban el baloncesto, un Luis Aragonés que hasta pegaba la espantada cada vez que le mencionaban a Pepu… Teníamos mal rollo, un mal rollo del que los periodistas solían hacerse eco una y otra vez, aficionados como nadie a las odiosas comparaciones: los de Tokio resultaban ser un grupo de amigos que se juntaban cada verano a jugar al baloncesto, mientras que los del fútbol iban en grupos, formando camarillas, cada cual por libre, que si éste no se hablaba con aquél, que si el otro no le dirigía la palabra al de más allá…

No sé si tuvo que ver con un cambio de actitud del seleccionador; no sé si tiene que ver con los que siguen, con los nuevos que llegaron o con los que ya no están; no sé si realmente las cosas estuvieron tan mal entonces, pero sí sé (o creo saber) cómo están ahora: ahora estos también transmiten la sensación de serun grupo de amigos que se juntan cada primavera a jugar al fútbol. Y qué casualidad, siéndolo, o al menos pareciéndolo, han ganado, como ganaron los otros, como nunca pensamos que ganarían unos y otros…

Vale sí, buen ambiente, buen rollito… pero se me dirá que con esto no basta, que además hace falta tener buenos jugadores, que además es muy conveniente jugar bien: por supuesto. Se trataría, como se decía en mis ya lejanos años académicos (no sé si aún se sigue diciendo), de una condición necesaria pero no suficiente. En absoluto suficiente. Pero absolutamente necesaria.

Es decir, eso que ahora solemos llamar química, esa que emana de los vestuarios potencialmente campeones, esa otra fétida que despiden las jaulas de grillos… Si tienes un buen equipo tienes muchoganado, pero si además se llevan bien y son buena gente tal vez entonces lo tengas todo ganado. Y todo ello aún a pesar de todos los pesares, a pesar de tanto dirigente que, sin querer o aposta, con la mejor de las intenciones o con el peor de los egoísmos, conspira constantemente para impedirlo. Pero a veces, raras veces, no lo consiguen, y de ahí resultan maravillas como la de hace dos años en Japón, como la del año pasado por estos pagos, como esta otra futbolística de ahora o como la que sin duda disfrutaremos desde Pekín, dentro de mes y medio… Que así sea.

Anuncios

Publicado octubre 21, 2012 por zaid en preHistoria, selecciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: