CAI   Leave a comment

(publicado el 9 de mayo de 2008)

Hace muchos años, como veinte, más o menos, tenía yo una compañera de trabajo sumamente aficionada al baloncesto, pero que además poseía otra curiosa peculiaridad, una rareza aún mayor si cabe: esta compañera, Ana se llamaba, era madrileña de pura cepa, no tenía familia conocida en Aragón, no había pisado jamás Zaragoza, lo más cerca que habría estado de dicha ciudad sería en algún viaje por la Nacional II en dirección a las playas catalanas… Y sin embargo ella proclamaba a los cuatro vientos su pasión por ese lejano equipo, ese CAI Zaragoza que por aquel entonces reclamaba legítimamente su espacio en la élite del baloncesto nacional.

No, no era una cuestión de fans, no era que le pareciera guapo ningún Arcega, ningún Angulo, ningún otro, no, ya no estaba en la edad para todo aquello. Era pura fidelidad a unos colores que ni ella misma sabía explicar por qué eran sus colores, del mismo modo que otros nos hacemos de equipos NBA, incluso NCAA, sitos en lugares que no conocemos y que probablemente jamás conoceremos, sin que tampoco sepamos explicar jamás qué nos atrajo de ellos, precisamente de ellos y no de otros…

Muy poco después se fue a otro trabajo, luego me fui yo, la perdí la pista… Pero no pude evitar acordarme de ella pocos años más tarde, justo aquel aciago día en que el baloncesto ACB se extinguió en Zaragoza. Y luego me volvería a acordar muchísimas más veces, cada vez que este otro CAI (que nada tiene que ver con el anterior, aunque se llame igual y aunque para el caso sea lo mismo) lo volvía a intentar, cada vez que año tras año volvía a fracasar, volvía a quedarse en el camino…

Hasta hoy. Hoy Zaragoza ya es ACB, hoy este otro equipo que también se llama CAI ya forma parte de la élite de nuestro baloncesto. No sé dónde estarás, Ana (y desde luego, sé que no estarás leyendo esto), ni sé siquiera si este deporte te seguirá gustando, si después de tantos años tus pasiones seguirán siendo las mismas. Pero me gustaría imaginar que así es, y que a estas horas, quizás en tu casa, con tus hijos, en la más absoluta intimidad, estarás tú también disfrutando y celebrándolo…

Enhorabuena, Ana. Enhorabuena, Zaragoza, bienvenidos de nuevo al lugar que os pertenece, al sitio donde siempre debisteis estar.

Anuncios

Publicado octubre 21, 2012 por zaid en ACB, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: