delincuente   Leave a comment

(publicado el 3 de junio de 2008)

Señores, entérense, que es que ustedes no se enteran de nada y así les va: Nosotros pusimos a Pepu, nosotros, es decir yo que para eso soy el que manda, nombramos a Pepu en 2006, le hicimos el gran favor de ponerle al frente de una selección que ni siquiera necesitaba seleccionador, que era tan buena que se entrenaba sola, que hasta mi primo el de Utrera que lo más redondo que ha visto en su vida es un ladrillo habría podido entrenarla igual. Y se colgó la medalla él también como si la hubiera ganado, como si hubiera hecho algo, y hasta montó el numerito del padre que bien se lo podía haber callado para siempre jamás pero él no, él allí con el semblante serio y la mano en el pecho para que todos le preguntaran si es que no estaba contento, si es que le pasaba algo… Y luego llegó aquí y se subió al escenario de la Plaza de Castilla como si de verdad lo mereciera, y sin pedirme permiso se puso a hablar, y sin habérmelo consultado soltó aquella chorrada, ba-lon-ces-to, como si fuera alguien, como si pudiera decir lo que le pareciera, como si pudiera pensar por su cuenta. Y la gente se lo creyó, hasta se creyó que fuera él y no yo quien estaba detrás de aquella medalla, y hasta le invitaron a dar conferencias por todo el país y él en el colmo de la desfachatez aceptó y fue, y en lugar de decir la verdad, de decir no, miren, si yo no soy nadie, si aquí todo es mérito de mi jefe, si él me nombró pero por hacerme un favor, porque él ya sabía que el Mundial se iba a ganar, si yo no hice nada, no, en lugar de decir eso el tío se apuntó al carro, dio charlas aquí y allá como si a alguien le importara lo que tuviera que decir y mientras yo, el verdadero hacedor, el sumo hacedor diría si no sonara demasiado pretencioso, aquí aguantando carros y carretas en mi despacho, pasando desapercibido mientras él se llevaba todos los parabienes. Y luego en el Eurobasket aún peor, yo montando un montón de actividades para que los chicos de la selección descansaran de él, para que se lo pasaran bien de fiesta en fiesta, de sarao en sarao, de la central lechera a la fábrica cervecera y mientras él poniendo malas caras, que si esto no es bueno, que si se distraen, que si necesitan entrenar, ¡¿entrenar?!, desde cuándo este equipo necesita entrenar, tanto entrenar, tanto entrenar, si siendo campeones del mundo ni siquiera son capaces de serlo de Europa, a ver para qué tanto entrenar, para no ganar ni a los rusos. Pero él dale que te pego, que si ha sido un éxito y la gente que va y se lo cree, y yo ya no puedo más y me cabreo pero encima la gente le da la razón, pero qué cojones sabrá la gente, yo desviviéndome, dejándome la piel por este equipo, por MI equipo y mientras él colgándose la medalla, creyéndose más protagonista que nadie, más chulo que nadie, creyéndose más protagonista y más chulo que yo incluso, como si eso fuera posible… Y luego ya lo peor de todo, que un día de repente va y dice que se irá después de los Juegos, pero a santo de qué se le ocurre decir eso, pero a quién contesta si nadie se lo ha preguntado, pero con qué derecho se cree a marcharse antes de que yo le eche, como si dependiera de él, como si tuviera su propia vida, como si no tuviera que echarlo yo que fui quién le puso, y además por qué, seguro que algo habrá, tendrá que haber gato encerrado, seguro que habrá negociado con Unicaja, con el Madrid, con el Barça, con la Lottomatica, con el Zalgiris, con el Obradoiro, con el Illescas, con el Balneario de Archena, con todo dios habrá negociado y si no ha negociado seguro que al menos lo habrá pensado, a ver qué clase de dedicación exclusiva es esa, a ver qué es eso de pensar en lo que le dé la gana y no en lo que tiene que pensar, y mientras yo aquí en mi despacho sin enterarme de nada, yo aquí a verlas venir pero hasta aquí hemos llegado, esto ya se acabó, hasta ahí podíamos llegar, él no se va a ir sin que yo le eche, sólo faltaba, si él dice que se va después de los Juegos yo le echo antes, y si dice que tal día no puede reunirse justo ese día le pongo la reunión, y si no cancela sus compromisos le acuso de incumplir mis compromisos… Pero él dale que te pego, y ya en el colmo del atrevimiento va y dice que se siente perseguido, ¡¡¡perseguido!!!, como si no fuera yo su jefe, como si no tuviera yo derecho a perseguirle, como si tal persecución no fuese algo natural, como si no fuera una de las atribuciones de mi cargo… Así que hasta aquí, y que sepas que no eres tú el que te vas, que te echo yo así que a la puta calle, largo, puerta, que la gente se entere de qué clase de persona eres, un desagradecido, un delincuente, un sinvergüenza que se aprovecha del trabajo ajeno, de mi trabajo concretamente para colgarse él las medallas como si él las ganara, como si fueran suyas y no mías, como si el creador de este equipo no fuera yo, como si la Federación fuera él y no yo, yo y sólo yo, y ahora ya veré a quién pongo, es más, ya veré si pongo a alguien o no lo pongo, total para que me lo paguen así pues casi me encargo yo, yo me lo guiso y yo me lo como como si fuera uno de esos magnates futboleros rusos, si estos son tan buenos que se entrenan solos, para qué necesitan un técnico, qué leches un técnico, yo y nadie más que yo y así nadie me roba mi medalla, y a ver qué dicen todos cuando me vean subido a lo más alto del podio de Pekín, a ver qué dices entonces, Pepu, a ver si entonces te atreves siquiera a mirarme a la cara, desagradecido, sátrapa, delincuente…

Gracias, mil gracias por todo, Pepu.

Anuncios

Publicado octubre 21, 2012 por zaid en preHistoria, selecciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: