dieta   Leave a comment

(publicado el 26 de mayo de 2008)

 

Dicen que lo bueno, si breve, dos veces bueno. Y quizá sea cierto, pero quizá no sea menos cierto lo contrario, o lo complementario: lo breve, si bueno, dos veces breve.

A ver cómo podría explicarlo… Tengo una compañera de trabajo que está haciendo (o eso dice ella, al menos) la dieta del cincuenta por ciento. La dieta del cincuenta por ciento debe ser algo así como aquella otra que formuló hace años Arguiñano, y a la que puso el bello nombre de CLMComer La Mitad. Y a mí no me cabe la menor duda de que debe tratarse de algo extraordinario, fantástico, buenísimo para la salud, absolutamente envidiable. Sobre todo eso, envidiable… porque reconozco mi absoluta incapacidad para llevar a cabo una dieta así. Y miren que he tenido que hacer dieta varias veces en mi vida (e incluso ahora mismo debería estar haciéndola), por obvias razones de sobrepeso y/o de colesterol, y todas ellas las he sobrellevado con más o menos paciencia y resignación… Pero eran dietas que básicamente consistían en no probar lo que me gustaba, en comer sólo cosas que no me gustaban (dado el axioma evidente de que si algo está bueno, engorda). No es fácil, pero te mentalizas, te conciencias, y a veces hasta acabas consiguiéndolo. Pero esto otro, comer de todo lo que me gusta pero sólo la mitad, tener fuerza de voluntad como para comerme sólo un huevo frito en vez de dos, sólo medio pincho de esa tortilla que hoy resulta estar particularmente jugosa, ser capaz de dejarme a medias un maravilloso plato de paella, o de fabada, o… No puedo, lo siento. Prefiero privarme de algo en su totalidad, antes que disfrutarlo sólo a medias. Soy así de raro.

Y me dirán que el ejemplo está un poco traído por los pelos, pero es bastante parecido a lo que me está pasando con estos playoffs ACB al mejor de tres partidos. No niego que este sistema será ideal de la muerte para el espectáculo y para las audiencias (¿?) y para el seguimiento mediático y para la madre que les parió, pero a mí, qué quiere usted que le diga, no me gusta nada. Nada en absoluto. Y sin embargo parece como si de repente hubiéramos redescubierto la pólvora, como si hubiéramos encontrado la emoción perdida, como si ya hubiéramos olvidado los inolvidables playoffs del pasado año (y de tantos otros), como si partidos como el segundo Unicaja-Madrid, el primer Penya-Barça o el segundo Unicaja-Tau no fueran posibles en series a cinco, sólo pudieran darse en series a tres. Como si sólo la inmediatez pudiese producir interés, como si ni siquiera una final a cinco tuviera ya sentido. Y tal vez sea así, y yo seré el primero en alegrarme si es tan bueno para nuestro baloncesto como dicen, pero con todo y con eso no consigo quitarme la sensación de que me han dejado a medias, de que me han robado la mitad del pastel. (Sí, sigo con mi metáfora culinaria; podría buscar otras, podría hasta hablar de coitus interruptus pero entonces quedaría aún menos elegante incluso)

Sí, lo bueno, si breve, dos veces bueno; o sea, que si algo es bueno es mejor cuanto más corto. Pero yo más bien creo que lo breve, si bueno, dos veces breve; es decir, que si algo es corto, cuanto mejor sea más corto resulta. Que parece lo mismo (y tal vez lo sea) pero no es igual. O al menos para mí no es igual. Estos playoffs ACB serán muy buenos, qué duda cabe, pero a mí se me están haciendo desmesuradamente cortos, se me están quedando entre muela y muela (como suele decirse de un bocado tan exquisito como escaso). Me están sabiendo a poco. A muy poco.

Anuncios

Publicado octubre 21, 2012 por zaid en ACB, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: