espuma   Leave a comment

(publicado el 9 de agosto de 2008)

 

En Sydney 2000 ya debieron darse cuenta. En Sydney 2000 flaquearon, jugaron mal, ganaron por pura inercia, ganaron tan solo por el mero peso de sus portentosas individualidades. Allí pasaron por primera vez apuros, allí estuvieron a sólo un triple de perder un partido, no un partido cualquiera sino el que les habría dejado fuera de la final.

Si aquel tiro de Jasikevicius hubiera entrado tal vez hoy contaríamos otra historia muy diferente. No lo hizo, sin embargo, pero aún no haciéndolo debería haberles supuesto un serio toque de atención, debería haberles llevado a hacer un profundo examen de conciencia, ojo, algo pasa, el mundo se nos sube a las barbas luego habrá que convenir en que algo estaremos haciendo mal… Eso habría sido lo lógico. Lo ilógico, lo verdaderamente absurdo fue lo que pasó después, durante los meses y años inmediatamente siguientes a aquella cita olímpica.

Pasó que si se visitaba cualquier web de baloncesto USA, si caía en nuestras manos cualquier revista yanqui especializada, pongamos Slam mismamente, se descubría con sorpresa que todo aquello, los apuros, el mal juego, la proximidad de la derrota… No, no era que no les importara, era algo más. Era como si todo aquello nunca hubiese existido, como si aquellos Juegos Olímpicos se midiesen tan solo por una cosa, por un suceso puntual, algo que a usted y a mí tal vez nos pareciera nimio pero que para ellos en su bendita inocencia fue el súmum, el acabose, poco menos que el momento más glorioso de la historia del baloncesto mundial…

Sucedió en el USA-Francia. No en el de la final sino en el otro anterior, el de la primera fase (que aquí no vimos, por cierto; o que al menos yo no vi). Sucedió que al parecer, en un momento determinado, Vince Carter hizo un mate. Pero no un mate cualquiera, ni siquiera uno espectacular de esos suyos con los que había ganado el concurso del All Star pocos meses antes, no. Hizo un mate en el que literalmente voló colocando sus piernas por encima de la cabeza de Frederic Weis (el mismo Weis con quien los Knicks acababan de desperdiciar su elección número dieciséis del draft, por cierto), cabeza supuestamente situada a 220 centímetros del suelo. Sí, probablemente todos aquellos que lo vieran experimentarían un momento espectacular, inolvidable, irrepetible… y ya está, sólo eso, sólo un momento. Sólo dos puntos, tres acaso si hubo tiro adicional.

Y sin embargo sólo quedó eso, por increíble que parezca en USA ya no se habló de otra cosa, reportajes y artículos enteros para glosar el mate en cuestión, como si no importara ganar sino humillar, como si lo de menos fuera sumar puntos sino ser más chulo que el otro, como si el efectismo importara más que la efectividad, como si el envoltorio valiera más que el contenido, como si saborearan sólo la espuma y despreciaran toda la cerveza que hay debajo…

Me he acordado mucho de todo aquello en todos estos años, esos 2002, 2004 y 2006 que sólo les han servido para encadenar derrota tras derrota, frustración tras frustración, bronce tras bronce. Me he acordado y aún me acuerdo cada vez que hoy nos dicen que esta vez todo es diferente (y tal vez sea cierto) y sin embargo luego ves a los del banquillo pegando brincos y chocando pechos cada vez que uno de sus compañeros clava un mate, dándose un festín por cualquier tontería, y que hasta los lees y ves que no parecen querer enterarse de que esto no es jauja, de que rusos y australianos les miraron ya de frente, de que cualquier día se les volverán (o volveremos) a subir a las barbas…

Pero qué le vamos a hacer. Ellos son así, viven felices en su mundo de Yupi, tomando la parte por el todo, cogiendo el rábano por las hojas, quedándose en la superficie sin ser capaces de ver más allá. Allá ellos, confiemos en que sigan así por mucho tiempo.

Publicado octubre 21, 2012 por zaid en preHistoria, selecciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: