liberación   Leave a comment

(publicado el 2 de abril de 2008)

En la temporada 2007-2008 de Ersan Ilyasova hay un antes y un después. Y la frontera entre el antes y eldespués está fijada exactamente al mediodía del 14 de febrero de 2008, día de los no muy enamorados en este caso. Es decir, precisamente ese día en que Dusko Ivanovic dejó de ser entrenador del Barça.

Dice bien Creus que Xavi Pascual parece haber encontrado la posición perfecta para este jugador. Y es bien cierto que Ilyasova parecer sentirse mucho más a gusto en su papel de cuatro-moderno de ahora que en el de tres-de-toda-la-vida de antes. Pero no es sólo eso. Hay algo más, algo más interno, de orígenes más psicológicos que meramente baloncestísticos. Algo así como una liberación.

Es casi como aquel típico caso del anotador que un día está desesperado de la vida porque le han puesto un defensor particularmente duro que no le deja rascar bola, y que de repente ve a dicho defensor marcharse al banquillo y entonces empieza a enchufarlas todas una detrás de otra. Y a lo mejor el que ahora le está defendiendo no es ni mejor ni peor, ni más ni menos duro que el anterior pero da igual, él ya se siente liberado, ya puede tirar a su antojo, ya puede meterlas todas otra vez…

A mí, desde la distancia, y salvando las distancias (y valga la redundancia), me da la sensación de que en este caso sucede algo muy parecido. Que Ilyasova es más feliz (o menos infeliz) en este puesto que en el de antes es evidente, pero no es menos evidente que ahora juega como si por fin se hubiera despojado del corsé, como si se hubiera deshecho finalmente de aquel yugo que tanto le oprimía.

Y es que eso de la mano dura quizás esté muy bien, pero es que a veces, dependiendo del tipo de jugador, utilizar la mano izquierda está mucho mejor. Palo y zanahoria dirían algunos, otros en cambio hablaríamos simplemente de saber llevar un grupo humano, un equipo. De saber cuánto puedes estirar la goma, cuánto puedes tirar de cada cuerda sin que se te rompa. Porque una vez rota, ya sólo te quedará cambiar de cuerda; o, como en este caso, cambiar al que la rompió.

Anuncios

Publicado octubre 21, 2012 por zaid en ACB, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: