sweet home   Leave a comment

(publicado el 14 de mayo de 2008)

 

Dicen en América (en USA, concretamente) que una serie de playoff no empieza en realidad hasta que un equipo no gana un partido fuera de su casa. Es decir, una serie sólo empezaría cuando se produce el primer triunfo a domicilio (no sé si me explico…). No sé si tan original punto de vista tiene padre, por alguna extraña razón yo tiendo a atribuírselo a Pat Riley pero tampoco me atrevería a afirmarlo con rotundidad…

Pues entonces, llegados a este punto, la situación no puede ser más preocupante: llevamos ya más de semana y media de semifinales de conferencia, y sin embargo resulta que (de acuerdo con ese razonamiento) éstas apenas han empezado todavía. Más concretamente, en el momento de escribir esto (las tantas de la madrugada del miércoles 14 al jueves 15, antes de que se disputen los quintos partidos de Boston y Los Ángeles): 18 partidos jugados, 17 victorias domésticas, tan sólo una foránea, lo nunca visto.

Es más: por asombroso que resulte, la única semifinal que ha empezado es la que ya ha acabado, merced al triunfo (por la mínima) de Detroit en cancha de Orlando, allá por el cuarto partido de la serie.

Es más: por asombroso que resulte, los Boston Celtics no es que aún no hayan empezado su semifinal, es que ni siquiera han empezado sus playoffs: once partidos jugados, seis en casa, cinco fuera; o lo que es lo mismo, seis victorias, cinco derrotas.

Es más: por asombroso que resulte, los Atlanta Hawks consiguieron (siempre de acuerdo con este planteamiento) un hito asombroso, imposible de igualar: acabar su participación en los playoffs antes deempezarla… (y ello, después de haber disputado siete tremendos partidos a cara de perro)

En fin, que la frasecita de marras, aplicada en su sentido más literal, nos daría para estar un rato entretenidos. Pero más allá de coñas (que no son horas), sí creo que hay algo realmente sorprendente en todo esto: durante muchos años se nos vendió que el factor cancha era mucho menos decisivo en USA que aquí, que era mucho más determinante en Europa que en América; la vieja historia de que aquí sólo importa el resultado mientras que allí prima el espectáculo, de las terribles presiones de acá versus el ambiente lúdico-festivo de allá…

¿Algo está cambiando? ¿Acaso ha aumentado en USA la presión ambiental? (no lo creo, francamente) ¿Acaso los arbitrajes son ahora más caseros, más acomodaticios? ¿Acaso a las estrellas (y no tan estrellas) de hoy en día les puede más la presión, les cuesta más dar la talla ante un público hostil? ¿Acaso son ciclos, o quizás ni eso siquiera, que quizás todo esto sea sólo fruto de la casualidad?

Preguntas tengo muchas. Respuestas ninguna (y menos a estas horas). Usted me disculpará (espero) si esperaba otra cosa…

Anuncios

Publicado octubre 21, 2012 por zaid en NBA, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: