tonto   Leave a comment

(publicado el 12 de agosto de 2008)

 

Hubo una época legendaria, cuando algunos éramos más jóvenes y otros ni tan siquiera eran, en la que existía una institución denominada partido tonto. Sucedía inexorablemente en cada competición, en cada Eurobasket, Mundial o Juego Olímpico que disputábamos por todo lo largo y ancho de este mundo. Podíamos ser más o menos fuertes, podíamos jugar mejor o peor pero no fallaba, siempre había un día tonto, un partido que se perdía o se complicaba sobremanera, siempre ante un rival presuntamente muy inferior.

Y hasta hubo años en los que el partido tonto era siempre contra el mismo, creándose incluso leyendas de bestias negras como aquella insospechada de Polonia en los primeros (y lejanos) setenta. Y hasta hubo partidos tontos que hasta costaron competiciones enteras, los hubo que casi nos arruinaron la vida, partidos tontos que aún permanecen y permanecerán grabados a fuego en nuestra memoria: Angola 1992, China 1994.

Sí, parece algo de la antigüedad, un fenómeno que ya apenas tiene cabida en nuestros días… Y sin embargo de vez en cuando aún reaparece, de cuando en vez un exceso de confianza o un defecto de tensión te complica la vida contra el rival más impropio, en el momento menos indicado. En 2006 no sucedió, sí en cambio en 2007: cómo no recordar la mínima derrota ante Croacia en Sevilla, incluso buena parte del España-Israel de la segunda fase…

Y sí, hoy ha vuelto a suceder. Hoy, generosos como somos con el anfitrión que nos acoge, hemos decidido regalarle tres cuartos para corresponder a sus amables atenciones, que de todos es sabido que de bien nacidos es agradecer tamaña hospitalidad. Aunque luego ya se nos ha acabado la correspondencia, que está bien ser generoso pero tampoco hay que pasarse, así que finalmente hemos decidido ponernos a jugar al baloncesto más que nada porque se suponía que para eso nos habían invitado… No está mal, más vale tarde que nunca.

Y esperemos que con esto quede ya clausurado el cupo de días tontos de 2008, que estas cosas conviene administrarlas con mesura; que ofrecer regalos está muy bien y es muy bonito, pero sin pasarse, que si se te va la mano lo mismo acabará llegando el día en que te los acepten; los mismos alemanes, por ejemplo, que son muy suyos para sus cosas… Y de buenos todo lo que quieran, pero de tontos, con los tres primeros cuartos de hoy ya hemos tenido más que suficiente.

Publicado octubre 21, 2012 por zaid en preHistoria, selecciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: