almas   Leave a comment

(publicado el 26 de octubre de 2008)

 

Mira que habrá sitios donde intentar recuperar almas perdidas, y los des-almados del Cajasol eligieron irse a buscarlas a uno de los lugares donde más caras se venden, el coso taurino de Vistalegre, en otro tiempo Plaza de Toros de los Carabancheles. Llegaron a Madrid muertos y casi enterrados y se fueron vivos, coleando y en un estado de efervescencia que a estas horas no se les debe haber pasado todavía.

Y con alma claro, que en realidad no tenían que buscarla ni comprarla en ningún sitio porque la llevan dentro, muy dentro, tan dentro que a veces ni se la encuentran. Hoy sí, hoy fue como si para ellos el cambio de hora no hubiese sido de una sino de doce, como si pasaran de repente de la noche al día. De la noche de Granada, de las noches de San Pablo recibiendo a Unicaja o Bruesa, al luminoso día madrileño de hoy. Convinamos pues que tienen alma, aunque la inercia de la entidad (quizá) más atípica de toda la ACB se empeñe año tras año en demostrarnos lo contrario.

Pero la entidad no está por encima de los que la integran. No está por encima de un Manel Comas que las ha visto ya de todos los colores pero que a sus años aún sufre y se enciende como el primer día, aún libera y genera tensiones, aún patea sillas aún a riesgo de que se le aparezca un indigno representante de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado amenazando con enchironarle, arrebatándole su legítimo derecho al desahogo. Sí, Comas va sobrado de alma como sobrado va Pecile, ese impagable Capitán Sunshine que no tiene bastante con echarse el equipo a la espalda, que además necesita contagiar esa actitud a todos los que le rodean. Como sobrado de alma está también ese gran ausente que hoy todos teníamos presente, ese que esta semana nos brindó una de las más hermosas y emotivas lecciones de toda su carrera deportiva (y mira que hay donde escoger), ese Elmer Bennett que, no les quepa duda, hoy allá donde se encuentre habrá disfrutado y vibrado y se habrá emocionado como un sevillano más con su equipo, con el que ya para siempre será su último equipo.

Fue una mañana de locos. Un guión preestablecido, un presunto partido aburrido que salió exactamente del revés, una presunta victoria local de treinta o cuarenta que se les fue al carajo cuando resultó que a aquel muerto ya no le quedaba más remedio que resucitar. Un partido plagado tal vez de imperfecciones, de errores técnicos, tácticos (sí, ahora mismo estoy pensando en Plaza, y mira que lo siento), arbitrales a diestro y siniestro. Pero plagado mucho más de aciertos, de hermosa brillantez en uno y otro lado (y cómo no mencionar en el lado blanco a Felipe, a Bullock, a ese Llull cada vez más imprescindible). Calidad, intensidad, tensión, dramatismo… es decir, baloncesto; baloncesto en estado puro, una delicia, quizá el espectáculo más bello de entre los que llevamos vistos en esta ACB 2008/2009. Y que fue a suceder el día menos pensado, precisamente ese día que los jugadores del Cajasol eligieron para recuperar por fin su alma.

Anuncios

Publicado octubre 22, 2012 por zaid en ACB, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: