damocles   Leave a comment

(publicado el 20 de octubre de 2008)

Cuando ayer, durante los primeros minutos del Pamesa-Estudiantes, Felipe Galán nos comentó que (según la prensa local) al técnico Katsikaris le habrían dado un ultimátum y que muy probablemente sería cesado si no ganaban al Estu, yo no pude por menos que pensar que al susodicho narrador telematritense le tenía que haber sentado mal el desayuno, forzosamente se le habría atragantado el cruasán, se le habría revuelto el cuerpo y hasta la mente, estaría viendo fantasmas por doquier… A ver si no quién podría creerse semejante cosa, poner la espada de Damocles sobre la cabeza de un entrenador tras tan sólo tres partidos, dos (nada fáciles) victorias y una sola derrota, tan aparatosa como previsible ante todo un Barça…

Pero Felipe Galán, sobrio profesional de irreprochable trayectoria donde los haya, estaba en lo cierto, una vez más. Para entenderlo sólo tuve que pararme a pensar (cosa difícil, por infrecuente), comprender que al fin y al cabo aquello seguía siendo Valencia, aquel equipo seguía siendo el Pamesa. Si hasta el entrenador rival se lo tomó a risa cuando le preguntaron por ello después del partido, ¿sí? No me diga, me deja usted sorprendido, un ultimátum a un entrenador, aquí en Valencia, quién hubiera podido siquiera imaginarlo, algo así. Qué le van a contar al bueno de Casimiro que él no sepa. Al menos, pensará, a Fotis aún no se le ha aparecido su presidente en mitad de un tiempo muerto…

Hace algunas semanas escribí (que también a mí ya me vale, hace falta ser ingenuo) que por fin la estabilidad parecía haber llegado al Pamesa, sin darme cuenta de que ambos términos, estabilidad Pamesa, son no ya contrapuestos sino absolutamente incompatibles. Ustedes me perdonarán, pero a veces me pregunto si no se tratará de una rancia tradición autóctona, tan valenciana como las fallas o la paella. Una tradición a la que, hasta donde yo sé, tampoco suele ser ajeno el más emblemático equipo de fútbol de dicha localidad. Ayer ambos ganaron sobradamente, y en lo del fútbol no me meteré pero en lo nuestro vimos como un Pamesa fluido en ataque e impecable en defensa se impuso a un Estu que también puso mucho de su parte en el empeño. Y digo yo que ello habrá permitido que las aguas (del Turia) vuelvan por unos días a su cauce, y que así seguirán (a duras penas) hasta la próxima derrota, hasta que se les presente de nuevo la oportunidad de sacar su espada otra vez a pasear. Allá ellos.

Anuncios

Publicado octubre 22, 2012 por zaid en ACB, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: