ráfagas   Leave a comment

(publicado el 30 de octubre de 2008)

 

Allá por mis años mozos, el periodismo deportivo solía utilizar un lugar común para referirse a la selección de fútbol: “la selección jugó a ráfagas”. A ráfagas, preciosa metáfora. Siempre pensé que aquello era una forma muy elegante de decir que la selección había jugado mal, fatal pero eso sí, con momentos aislados de buen juego. Si bien nunca faltarían quienes prefirieran ver el vaso medio lleno y lo interpretaran como que la selección había actuado francamente bien, sólo que con momentos aislados de mal juego…

Hoy, tantos años más tarde, se me viene a la memoria esa misma frase cada vez que veo a los Lakers. Los Lakers juegan así, a ráfagas. Tan pronto parecen una orquesta bien afinada como una panda de amigos que se vistieran de amarillo durante un rato para echar una pachanguita. Alternan momentos sublimes con momentos de sublime espesor, momentos de primoroso juego colectivo con otros de estricto reparto de papeles, esos momentos en los que queda muy claro que allí existen dos clases de roles: los que se la tiran, y los que les miran tirársela; al primer grupo pertenecería Kobe, al otro todos los demás.

Y así pasa, que cuando la criatura se ha tirado diez seguidos, uno detrás de otro con desigual fortuna, lo mismo al undécimo decide pasarla y ya no se la espera ni dios. Penetra hasta la cocina, se dispone a dejar una bandeja similar a las anteriores y de repente va y le dobla el balón a un Pau (por ejemplo) que ya ni se lo imagina, y que allí se queda, con sus manos blandas y sus esquemas rotos, viendo como la bola se le va por la línea de fondo. A ver, si ya casi se nos había olvidado que estábamos jugando un partido, si creíamos ser cuatro aficionados presenciando el Kobe-show desde la mejor localidad de todo el pabellón y de repente vas y nos invitas a participar en tu fiesta exclusiva, hombre por dios, esas cosas se avisan, dinos algo un rato antes, qué sé yo, hacia la mitad del tercer cuarto os voy a pasar una, por ejemplo, algo así, que al menos no nos pille desprevenidos…

Los Lakers, qué duda cabe, son un equipo de contrastes. Que una cosa es jugar a ráfagas, y otra la abismal diferencia existente entre unas y otras ráfagas. Cuando los Lakers juegan bien juegan como los ángeles (lógicamente), de hecho parece imposible pensar que se pueda jugar mejor a este deporte. Pero cuando juegan mal juegan infame, como un equipo impropio de la NBA, impropio hasta de la liga de mi barrio. Todo lo cual no tendría nada de particular si ellos fueran unos días una cosa y otros la otra, al fin y al cabo todos los equipos tienen días buenos y malos. Pero ellos no: ellos no tienen días sino ratos buenos y malos, a cada momento pueden pasar de Jekyll a Hyde (o viceversa) sin saber ni cómo ni por qué. Y así les pasa, que tan pronto remontan partidos viniendo de –25 como los pierden partiendo de +30, sin término medio. Así eran el año pasado, así en temporada regular como en playoffs, así siguieron siendo esta pretemporada (contra el Barça, sin ir más lejos), así fueron ayer mismo (o anteayer, no sé) contra los Blazers.

Y mientras tantos analistas se empeñan en dárnoslos una y otra vez como máximos candidatos al anillo, yo no puedo evitar pensar que a estos Lakers les falta algo, acaso un poco de equilibrio, quizás un mucho de continuidad. Que no fueran a ratos extraordinarios y a ratos mediocres, que no intentaran ser sublimes para acabar siendo un desastre. Que fueran tan solo un buen equipo, sin grandilocuencias, sin personalismos, sin excesos, sin picos, sin caídas en picado. Un equipo, un buen equipo, sencillamente. Nada más y nada menos que eso.

Anuncios

Publicado octubre 22, 2012 por zaid en NBA, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: