Skita   Leave a comment

(publicado el 6 de noviembre de 2008)

 

Como Pau Gasol, pero con tiro exterior”. Siempre recordaré aquella portentosa definición, pronunciada hace ya unos cuantos años por un no menos portentoso ojeador norteamericano, y referida a un entonces prometedor alero georgiano llamado Nikoloz Tskitishvili (habré bailado alguna consonante, seguro), Skitapara los amigos. Basándose en esa afirmación y en otras parecidas, los Nuggets de Denver pusieron sus ojos en él y le escogieron en el puesto número 5 del draft de 2002 (muy por delante de Amare Stoudemire o Caron Butler, por ejemplo).

Y para allá que se fue perdiendo el culo el amigo Skita, sin un hervor de más, más verde que una lechuga, convencido tal vez de que allí atarían los perros con longaniza o algo similar. Llegó, vio, le vieron, le sentaron en un banquillo y luego en otro y más tarde en otro más, cobrando sus buenos dólares sin apenas oportunidad de merecerlos y acaso preguntándose qué habría fallado, dónde se había detenido su supuesta evolución.

Lo que no puede ser no puede ser y además es imposible, dicen: vuelta a Europa, cuatro largos años después, convertido en un jugador desde luego no mejor del que se fue, si acaso algo (no mucho) más experto: paso fantasmagórico por Sevilla, paso discretísimo por Italia, ya jamás será lo que apuntaba, ya nunca será nadie, una de tantas (eternas) promesas que acaban echándose a perder…

O no. Porque al técnico del Fuenla, Luis Guil, qué duda cabe, le gustan los retos. No teniendo bastante, al parecer, con Peter John Ramos, ahora acoge también en su seno a nuestro Skita, y por si nos parecía poco una resurrección ahora intentaremos el más difícil todavía, dos por el precio de una; que ante tal alarde cabe preguntarse qué podría ser lo próximo, Martynas Andriuskevicius, el brasileño Rafael Araujo, Michael Olowokandi incluso… No hay reto que se le resista, al parecer.

Pero hay retos y retos. Skita, llegado como temporero puro y duro, para cubrir eventualmente (y relativamente, porque no se parecen en nada) la baja de Vidaurreta (quién lo hubiera imaginado hace apenas unos años), ya nunca será una estrella, ya jamás volverá a la NBA, ya no verá atar perros con longaniza en ningún sitio. Pero Skita tiene aún mucho baloncesto en su interior. Mucho menos del que habría podido llegar a tener con otra formación y otras prioridades, cierto, pero mucho más del que cabría imaginar viéndole pasar en plan juguete roto por la vida. Sabiéndole llevar, utilizándole cuando, donde y como es debido, acabará por resultar un jugador mucho más aprovechable de lo que pueda parecer.

Y si alguien tiene dudas, por favor, que eche una mínima ojeada al vídeo de su debut fuenlabreño, el pasado domingo: seis triples convertidos de siete intentados, y no al Villarriba ni al Villabajo sino a un tal Regal Barça, dicen que el mejor equipo de Europa en este preciso momento. Tan solo para dejar claro que aquel ojeador, si bien la cagó bien cagada en la primera parte de la frase, al menos sí acertó en la segunda: Skita ya nunca será como Gasol, apenas se le parecerá un poco en su estatura, pero algo sí es cierto: tiene, sobre todo, un extraordinario tiro exterior; y sería una auténtica herejía no intentar aprovecharlo.

Anuncios

Publicado octubre 22, 2012 por zaid en ACB, NBA, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: