trincheras   Leave a comment

(publicado el 20 de enero de 2009)

 

Cada año, en cuanto llegan estas fechas, solemos escuchar la misma cantinela. Cada temporada los apologistas del Frente Anti-Playoffs reaparecen, recién acabada la primera vuelta, para recordarnos que, una vez adjudicadas las plazas para la Copa, toda esta segunda fase carece ya por completo de sentido. Total qué más da lo que pase, total si los equipos grandes ya saben de sobra que jugarán playoffs, total a quién le importa que ganen o pierdan, total para qué se van a molestar en ser segundos mejor que terceros, cuartos mejor que quintos, total si luego serán las eliminatorias las que pondrán a cada uno en su sitio, así pues queda totalmente confirmado que toda esta fase así montada no sirve absolutamente para nada, sólo suprimiendo los playoffs recobraría esta segunda vuelta todo su sentido, etc etc. Sí, si aún no lo han escuchado no tardarán en escucharlo, si aún no lo han leído no tardarán en leerlo, si aún no han aparecido no tardarán en aparecer, en acudir puntualmente a su agorera cita de cada año.

Y sin embargo, este pasado fin de semana, se enfrentaron entre sí cuatro de los cinco mejores equipos de la ACB. Es decir, cuatro equipos que al parecer deberían languidecer, dejarse llevar, jugar al trantrán, limitarse a cubrir el expediente hasta que acabe la temporada regular, y todo ello ante la indiferencia general, por supuesto. Pero contra todo pronóstico (es decir, contra esos pronósticos), Joventut y Barça, Madrid y Unicaja, eligieron bajar a las trincheras, regalarnos un baloncesto quizá no extraordinario de calidad pero sí sublime en términos de intensidad. Dos partidos tensos, físicos, plenos de dureza, no exentos de polémica, dificilísimos de pitar. Dos partidos plagados de detalles, ricos en emociones. Dos partidos, aún con sus imperfecciones (o quizá también gracias a ellas), maravillosos, en suma: el uno resuelto sobre la bocina, el otro resuelto aparentemente antes pero como si no, que allí aún siguieron peleando como si tal cosa por un quítame allá ese basket-average, luchando por ganar o perder por más o menos de 17. Pero vamos a ver ¿no habíamos quedado que esto no servía para nada, que daba igual ser cuartos o quintos? Pues estos no parecen haberse enterado, vaya por dios.

Y claro, como esta fase al parecer no tiene interés ni emoción ni sustancia ni enjundia ni nadená, pues ya se sabe, las asistencias (de público, me refiero) se resienten, las buenas gentes dan la espalda al espectáculo, las aficiones huyen, las audiencias se hunden, los pabellones se vacían… ¿Se vacían? El Olimpic y el Vistalegre llenos a rebosar, en el coso carabanchelero casi 15.000 almas, en el badalonés hasta tuvieron que destapar el voladizo de arriba para meter a todos los que querían asistir. Y vaya que si asistieron, y sufrieron y gozaron y vibraron con toda la pasión que este deporte pueda proporcionar… Eso sí, claro está, todos ellos (todos nosotros) sumidos en la ignorancia, en la inconsciencia, en la ingenua creencia de que esto sirve para algo, de que hasta merece la pena disfrutarlo. Por favor, señores del Frente Anti-Playoffs, no nos dejen así: acudan puntuales a su cita, raudos a cumplir con su misión apocalíptica, a recordarnos lo que importa y lo que no, lo que nos tiene que gustar y lo que no. Bájennos de nuevo a la tierra, desengáñennos, no vaya a ser que en un descuido le cojamos (aún más) el gusto, nos enviciemos y quién sabe, lo mismo para cuando ustedes quieran llegar la cosa ya no tenga remedio.

Anuncios

Publicado octubre 22, 2012 por zaid en ACB, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: