2014   Leave a comment

(publicado el 25 de mayo de 2009)

 

En el verano de 2014 tal vez seremos todos cinco años más viejos (menuda obviedad para empezar); usted, yo, pero también Pau, Calde, Rudy, Ricky. En 2014 nuestra Generación de Oro estará ya en trance de cumplir los 34, 33 en algún caso. Algunos ya habrán aprovechado los Juegos de Londres, celebrados dos años antes, para anunciar su retirada definitiva de la Selección, mientras que otros aún habrán apurado hasta esta fecha en la medida en que sus cuerpos se lo permitan. Pero en 2014 Rudy, Marc, incluso Sergio, probablemente se reconocerán en plenitud, aún se sentirán en la mejor edad posible para jugar a esto. Y en el verano de 2014 Ricky, por increíble que parezca, aún andará en los 23, aún le quedarán un par de meses para cumplir los 24… En 2014 tendremos otra selección, difícilmente mejor pero no necesariamente peor. Simplemente distinta.

En 2014 seremos cinco años más viejos, pero no por ello menos ingenuos. Algunos, los que somos pardillos por naturaleza, los que jamás escarmentamos, nos abalanzaremos de nuevo, como siete años antes, a intentar pillar cacho del mísero puñadito de entradas que la Organización del certamen pondrá a la venta una vez descontadas las destinadas a otros compromisos: autoridades, medios de comunicación, federaciones participantes, asociaciones, colegios u organismos varios, patrocinadores, proveedores de los patrocinadores, patrocinadores de los proveedores, gentes de la farándula (qué será eso), famosos, famosillos o famosetes de medio pelo y demás profundas o superficiales amistades del señor Sáez, el cual en 2014 aún continuará al frente de la Federación, de eso no le quepa a usted la menor duda. Y sin embargo yo, y tantos otros como yo, ignorantes de que el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra (aunque a mí esa cifra se me queda muy corta), volveremos a intentarlo, volveremos a darnos de bruces contra la aplicación informática y contra la cruda realidad, volveremos pese a todo a soñar con esa entrada que, quién sabe, tal vez nos abra incluso las puertas de la fase final…

A saber dónde estaremos, cómo estaremos en 2014. Saber, lo que se dice saber, hoy sólo sabemos que el gran circo (en el sentido más lúdico y menos peyorativo de la palabra) del baloncesto mundial volverá a montar su carpa aquí al ladito de casa, que vendrá de nuevo a llamar a nuestra puerta. Y que aquellos que aún vivimos de ilusiones (como el tonto de los cojones) volveremos a acogerlo con los brazos abiertos; y que hasta entonces, así que pasen cinco años, tendremos ya otra cosa con la que soñar, somos así, qué le vamos a hacer. Habemus Mundobasket. Bienvenido sea.

Anuncios

Publicado octubre 23, 2012 por zaid en preHistoria, selecciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: