cansancios   Leave a comment

(publicado el 26 de febrero de 2009)

 

Los jugadores del Tau tienen una ventaja: saben que el cansancio no existe. Lo saben porque se lo están repitiendo cada lunes y cada martes (y sobre todo este lunes y este martes, y hasta este mismo domingo lo escuchábamos de boca de su creador). Que se lo crean o no ya es otro cantar. Pero saberlo lo saben, vaya que si lo saben.

No así los de Unicaja. No lo saben porque probablemente nadie se lo haya dicho, nadie se haya atrevido siquiera a insinuárselo, que lo mismo llegas a (pongamos) Haislip y le dices, oye Marcus, que tu cansancio no es físico sino mental, que sólo estás cansado si crees que estás cansado, y corres serio riesgo de que el susodicho te mande a freír espárragos o a otra cosa peor. Que no está el horno para bollos, casi mejor no les toquemos los cansancios, no la vayamos a liar…

Y luego hay cansancios y cansancios: el cansancio del vencedor nada tiene que ver con el del vencido. El del vencido es más consistente, no hay forma de sacárselo de encima, está ahí durante unos días pesando cual plomo en las piernas. El del vencedor, en cambio, sólo es peligroso si se mezcla con resaca, temible compañera de viaje. Pero no hay problema, en el Tau están absolutamente vacunados contra dicho mal: ya no les volverá a pasar lo de aquel año, aquel buen resacón post-copero que les generó severas complicaciones euroligueras. Celebraciones las justas pues, que a la Virgen Blanca no le importará esperar unos días más.

Unicaja, no nos engañemos, llegó ya muy cascado a la Copa. Malas sensaciones, derrotas consecutivas, alguna tan sonora como aquella en su propia casa contra el Murcia. A duras penas sobrevivió a Granca y Estu, a punto estuvo de sobrevivir incluso al inasequible Tau. 125 minutos de juego extenuante, de baloncesto al límite, en un lapso de tiempo de apenas 48 horas. Luego sí, dos días de ¿descanso? y al tercero ponte a ganar al Partizan, que sí, que también tuvo su Copa pero con un nivel de exigencia muy distinto, y que además la ganó (ya saben, otro cansancio); y que son jóvenes y frescos, que a poco que te descuides te juegan que te cagas… Lo que no puede ser no puede ser, y además es imposible. Tal vez allá en el Norte el cansancio no exista. Pero en el Sur lo tienen por arrobas, mire usted…

Anuncios

Publicado octubre 23, 2012 por zaid en ACB, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: