Destroyer (bis)   Leave a comment

(publicado el 15 de abril de 2009)

 

Finalizada ya la temporada de baloncesto universitario, el protagonismo en dicha competición va a parar una vez más a quienes realmente son sus verdaderas estrellas, es decir (lo mismo usted ya había caído), a sus entrenadores. Comienza el coaching carousel, el baile de los banquillos como si dijéramos, y así hoy ya sabemos que Calipari deja Memphis para irse a Kentucky, que Sean Miller deja Xavier para remplazar al eterno Lute Olson en Arizona…

Cambios varios, que otro día habrá que comentar más despacio (o intentarlo, al menos), porque hoy nos habremos de ocupar de otra universidad de menor alcurnia y prosapia, la Florida International University, FIU para los amigos, modesto (en términos baloncestísticos) centro encuadrado a su vez en la no menos modesta conferencia Sun Belt (la que vendría a ser la Liga del Cinturón Soleado, poco más o menos), y que hasta ahora sólo nos sonaba porque en sus aulas y en sus canchas se aplicaron con denodado empeño el puertorriqueño Carlos Arroyo y el islavirgeño (no sé yo si este gentilicio será muy correcto) Raja Bell, haciendo así honor a esa internacionalidad que proclama su nombre.

Pues bien, dicha universidad, como tantas otras, en estos días ha tenido a bien contratar a un nuevo entrenador cuyo nombre, éste sí, sin duda les resultará familiar, un tal Isiah Thomas, que el hombre andaba engrosando las listas del paro últimamente y que, si bien no nos consta que tuviera excesivos problemas para llegar a fin de mes, pues se ve que tampoco están los tiempos como para rechazar un puesto de trabajo, sospecho que no muy mal pagado además…

Imagino que los rectores de la FIU habrán justificado el fichaje en la necesidad de dar un nuevo impulso al programa baloncestístico de dicho centro (lo imagino, más que nada, porque es lo que todo rector de toda universidad suele decir en similares circunstancias). Un nuevo impulso, qué duda cabe. Un impulso tan grande que habrán de tener cuidado no vaya a ser que se les haya ido la mano, no vaya a ser que con tanto impulso al final acaben saliéndose del cuadro.

¿Qué puede significar para Florida International (y por extensión, para toda la NCAA) la llegada de Isiah Thomas, del mismo Destroyer Thomas que acabó con la CBA, que acabó con todo el buen trabajo de Larry Bird en los Pacers, que casi acabó con unos Knicks que aún tardarán siglo y medio en recuperarse de su paso por la Gran Manzana? ¿Cuánto tardará en atraer hacia su seno a todos esos chavales que tantos otros rechazaron por su carácter conflictivo, ésos que acaso en otros lugares no aprueben su examen de ingreso pero lo mismo aquí sí, ya ve usted qué casualidad? ¿Cuánto tardará en incumplir alguna de las doscientosmil millones de normas de la NCAA (o todas a la vez, ya puestos)? ¿Cuánto tardará en nombrar como asistente a Mark Aguirre (si no lo ha hecho ya)?

Es, una vez más, la refundación del Principio de Peter. Es mi ídolo, definitivamente, para siempre jamás.

Anuncios

Publicado octubre 23, 2012 por zaid en NCAA, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: