dignidad   Leave a comment

(publicado el 25 de marzo de 2009)

 

Es difícil tener un parcial favorable de 27-1 y aún así no ganar el partido. Es difícil no aprovechar la generosidad de un anfitrión que decidió motu proprio duplicar su periodo de descanso, retirarse (mentalmente) a sus aposentos más de cinco minutos antes de que acabara el segundo cuarto, retornar más de cinco minutos después de que empezara el tercero. Es difícil pasar de un 46-28 a un 47-55, silenciar el Palacio de la Paz y la Amistad hasta extremos inverosímiles (o acaso aún estuvieran con el bocata), poner el partido del revés para al final acabar mandando a hacer puñetas todos esos logros.

Resulta imposible no caer en la tentación de jugar con los números, de manipularlos de algún modo. Pensar que este Olympiacos, en sólo treinta minutos, es mejor que el Madrid en cuarenta; pensar que cuando sólo jugó un equipo (y muy bien, por cierto) el resultado fue 1-27, pero cuando jugaron los dos (o lo intentaron, al menos) el resultado fue 87-52; pensar si no será ésta la diferencia real entre uno y otro a día de hoy…

Ayer el Madrid hizo un partido digno, lo que no es poca cosa viniendo de donde se venía, y aún más si pensamos que allá por el 46-28 algunos dijeron (y muchos pensamos) aquello de la crónica de una muerte anunciada. Ésa, que el Madrid hizo un partido digno, sería la buena noticia. La mala noticia es que la dignidad, a efectos clasificatorios, no parece que sirva absolutamente para nada.

Anuncios

Publicado octubre 23, 2012 por zaid en preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: