HASTA SIEMPRE   Leave a comment

(publicado el 27 de mayo de 2009)

 

Hasta aquí hemos llegado. En apenas veinte días caerá el telón de esta Liga ACB 2008/2009; en apenas esos mismos días caerá también el telón de esta Plataforma. Lo primero no habrá de ser muy grave, de hecho antes de cinco meses ya tendremos en marcha la Liga ACB 2009/2010. Lo segundo no habrá de serlo tampoco: a estas alturas, la desaparición de otra web de baloncesto ya no importará a casi nadie… aunque a algunos aún nos siga poniendo un poco (o un mucho) tristes, qué le vamos a hacer.

Este es el final de un hermoso sueño, de una bella historia que comenzó allá por 2004 (tal vez antes incluso) cuando unos locos de esto, Paco Navarro y Salva Navarro, Unicajero y NBA+, malagueño y valenciano sin relación alguna de parentesco entre ambos, decidieron dar un paso adelante. Decidieron que algo había que hacer, que webs que hablaran de baloncesto había muchas pero webs que defendieran al baloncesto, que reivindicaran su presencia (en los medios, en la vida), realmente no había ninguna. Para llenar ese vació nació esta Plataforma SEDENA a la que luego tantos otros locos nos fuimos sumando, fuimos compartiendo este sueño, fuimos poco a poco logrando formar parte de él. Pero ya dijo Calderón (no el de los Raptors sino el De La Barca) que los sueños sueños son: en cuanto te descuidas te despiertas.

Este sueño me permitió conocer personalmente a dos grandes tipos a quienes de otra manera jamás habría conocido: Paulo y Paco, Cadoi y Unicajero. Con cada uno de ellos compartí sólo una tarde (de baloncesto en el primer caso, de cañas en el segundo), de cada uno de ellos me llevé la sensación de que podría compartir otros muchísimos ratos de conversación alrededor de este deporte, de esta web, de la vida.

Este sueño me permitió conocer virtualmente a un montón de buena gente, tantos baloncesteros con quienes compartí tantos buenos ratos de lecturas y escrituras acerca de este juego: NBA+, Iceland Ice, Fénix, Sarunas, El Buey Almizclero, El Jinete, Juanralvaro, Decopas, Davidzaz, Halohubama, Koudelin, Gomezbodego, Mirza Delibasic, Sibaris, Txapu, BaskonistaAtope, Ruymanfm, Kanon tfe, Salade, Rubicundo, Jacobinos, Ralm1977, Geboren, Yovaisha, R7k0/Rico, Tonikukoc, Pepelu, Dick Vitale, Lokrum, Marcus Stern, Skip to my Lou, Luisja, Laia, Tina, Carmen, Dani55555, Disi+, Main, Xurxogg, Trikitixa, Paqpaloukas, Sunnset, Tilin, Berdi, El Viajero, G1n0bili, Toine Walker, Corderista, Gardan… y tantos otros cuyo nick ya no recuerdo y que si aún pasan por aquí (cosa improbable) jamás me perdonarán no haberles incluido en esta lista, por lo que de antemano les pido disculpas.

Juntos creamos y mantuvimos este sueño, desde aquellos primeros tiempos, aquel foro que crecía día a día, aquellos artículos iniciales de El Viajero, Toine Walker o G1n0bili, las crónicas estadísticas de Gomezbodego, las impagables joyas que nos iba dejando El Jinete. Y un día de repente resultó que teníamos una web que daba gloria verla y un foro que era nuestro gran orgullo, que nada tenía que ver con otros foros al uso, que recogió debates acerca de nuestro deporte (y de otros temas también, a veces) con una profundidad, una riqueza y un respeto mutuo que habrían sido la envidia de cualquier otra página que se precie. Y montamos campañas, y hasta pusimos nerviosos a organismos, autoridades y televisiones varias, y hasta llegamos a creernos la utopía de que otro mundo (alrededor del baloncesto) era posible. Y quién sabe, tal vez incluso consiguiéramos algo, tal vez más de lo que hoy mismo imaginemos, más desde luego de lo que creímos en su día. Éramos felices, de alguna manera, aunque entonces no lo supiéramos.

Pero como cantaba aquella insigne a la par que recordada tonadillera,se nos rompió el amor de tanto usarlo. Fuimos creciendo, rebosamos el primer servidor, llegaron las primeras reformas, obras y más obras, diseños y más diseños que obligaban a nuevos foros en los que volver a empezar de cero, y el paso del tiempo que nos fue debilitando, y los de toda la vida que se fueron (nos fuimos) cansando, y los nuevos que apenas fueron llegando… Empezó la cuesta abajo y no nos dimos cuenta, o tal vez fue que no quisimos dárnosla. Un día ya fue demasiado tarde. Un día quisimos revivir sin comprender que quizá ya estábamos muertos. Esta web morirá oficialmente en unos pocos días, aunque tal vez murió ya, de algún modo, hace ya unos cuantos meses.

En unos días se acabará esta web y con ella morirá también este blog, esta misma bitácora que usted está leyendo ahora. Este blog nació, creció y se reprodujo en SEDENA, por lo que no tendría sentido que siguiera viviendo lejos de SEDENA. No lo destruiré porque no quiero hacerlo (y además, porque tampoco sabría cómo hacerlo), porque me apetece que siga aún en esa extraña cosa llamada ciberespacio, por si acaso diera la casualidad de que algún día algún incauto aterrizara aquí por puro azar y hasta le interesara lo que aquí hay escrito, por más que ello estuviera ya más obsoleto (desactualizado, dícese ahora) que el vestuario de mi difunta abuela. Así pues este blog aún seguirá vagando en el ciberespacio por los siglos de los siglos (amén)… pero no volverá a registrar ninguna entrada desde este mismo día de hoy.

Ahora bien, mucho me temo que los amables señores de Blogspot (sean éstos quienes sean) no estarán por la labor de mantener hasta la eternidad, ocupándoles espacio, un blog permanentemente inactivo (o tal vez sí, no sé). Así que yo, qué quieren que les diga, me he curado en salud. Todos estos escritos no son gran cosa, lo sé yo mejor que nadie, pero por extraño que resulte les he tomado cariño y no me apetece que se pierdan. Así que he hecho una de esas cosas que jamás pensé que haría: he recopilado buena parte de ellos en un (llamémoslo así) libro virtual, un tocho, juntado en word y pasado posteriormente a pedeefe, en el que se recogen casi todas las tonterías que tuve la ocurrencia de escribir durante estos cinco últimos años. Hace tiempo solía decirse que un ser humano, para sentirse plenamente realizado, tenía que haber tenido un hijo, haber plantado un árbol y haber escrito un libro; no es que esté yo muy de acuerdo con semejante chorrada, pero en fin: hijo tengo, alguna vez (aún sin querer) habré metido una semilla en un montón de tierra y en cuanto al libro, francamente no sé si esto puntuará como tal, pero ahí quedará para lo que sea menester.

En unos días, cuando consiga averiguar cómo se hace, intentaré colgarlo en una afamada web llamada Bubok, que tiene el maravilloso don de permitir a juntaletras amateurs publicar gratuitamente sus creaciones, pudiendo incluso ponerles precio y hasta obtener algún beneficio a cambio (siempre y cuando, claro está, logren vender algún ejemplar). Allí irá a parar (o eso intentaré, al menos) este ladrillo, al que he puesto el bello a la par que descriptivo título de Delirios Sedeneros, y en el que queda recogido buena parte de lo que un día escribí (unas cuantas cosas me las he cargado, por infumables): desde alguno de los posts que publiqué en aquel primer foro (y que he podido recuperar gracias a que antes los escribí en word, y a que asombrosamente aún estaban en el disco duro del ordenador de mi trabajo) hasta este último, este mismo que usted está leyendo ahora, éste que acaso sea el que más me habrá costado escribir de entre todos los aquí reunidos.

¿El precio? Pues después de pensármelo durante un par de segundos, he tomado la decisión de que éste sea exactamente 0 €, es decir, cero euros (siempre y cuando dicha web lo permita, por supuesto; y si no lo permitiera, pues sería en todo caso un precio absolutamente simbólico, el más bajo posible, qué sé yo, diez céntimos, algo así). ¿Por qué? Pues por dos razones fundamentales: primera, porque no me parece ético cobrar ahora por algo que llevo años publicando completamente gratis; y segunda, porque no creo que haya nadie en su sano juicio que esté dispuesto a pagar por las cosas que yo escribo. En realidad sólo pretendo que aquellos que así lo quieran puedan tener, no sólo en su memoria sino también en su ordenador, un pequeño recuerdo de lo que fue SEDENA. No de toda la web, lógicamente, qué más quisiera yo, pero sí al menos de la cuota de pantalla que a mí me corresponde, de esta pequeña parte de web de la que pude sentirme (más o menos) responsable.

De todos modos, y ya que estamos en confianza (y en familia, me temo), aquellos interesados (si alguno hubiere) ni siquiera necesitarán esperar al Bubok para luego perderse en sus procelosas aguas: desde ya mismo me lo pueden pedir, si así lo prefieren, a zhahihd@yahoo.es, y estaré encantado de remitírselo a vuelta de correo (lógicamente, por el mismo precio; o por el mismo no-precio, para ser más exactos).

Así pues, hasta aquí SEDENA, hasta aquí Zaid en SEDENA… pero no teman (o no se alegren, según) porque aún seguiré incordiando, aún me quedará otro lugar donde escribir: antes dije que este blog nació, creció y se reprodujo… y de dicha reproducción nació ese otro blog al que puse el absurdo nombre de CORRECALLES, y que muy pronto cumplirá ya sus dos primeros años de edad, hay que ver, cómo pasa el tiempo. Fue a nacer en los días previos al Eurobasket de 2007, un periodo en el que preveía tener muchas cosas que contar y en el que temía no poder contarlas aquí, por encontrarse esta web (una vez más) en obras. Durante todo este tiempo convivieron ambos blogs (y hasta compartieron contenidos, en una primera etapa); a partir de ahora el hijo habrá ya de apañárselas solo (en realidad lleva apañándose solo desde hace unos cuantos meses).

Tampoco sé cuánto durará, cuánto aguantaré. Me encamino peligrosamente hacia el medio siglo, una edad que quieras o no te obliga a replantearte muchas cosas: por ejemplo, qué demonios pinto yo aquí escribiendo para presuntos lectores a quienes a menudo doblo (y a veces casi triplico) la edad, gentes a quienes Martín, Petrovic, Sabonis, Magic o Bird les suenan a fantasmas, a quienes cualquier cosa que no esté absolutamente pegada a la actualidad les hará exclamar que ya está aquí otra vez el Abuelo Cebolleta con sus batallitas. Y qué demonios pinto yo aún en un medio como éste del blog que parece estar quedándose obsoleto (perdón, desactualizado) por momentos, arrasado por los tuíter, los féisbuc y demás universos paralelos que aún me siento incapaz de controlar (cualquiera de estos días tendré que pedirle a mi hijo, aún en la pre-preadolescencia, que me dé unas cuantas clases).

Y hasta habré de asumir además que mi número de lectores, ya de por sí escaso, ahora disminuirá aún más con la desaparición de esta web, ya que (según me chiva puntualmente aquella aplicación) la mayoría de la gente que enlaza al CORRECALLES desde otras páginas lo hace precisamente desde esta web de SEDENA, con lo cual ahora perderán esa rutina cotidiana de pinchar allí, desde aquí, para ver qué nueva tontería he escrito. Pero en fin, como no tengo remedio (y como esto de juntar letras me gusta, a qué negarlo) supongo que allí seguiré dando la brasa mientras las ganas y las fuerzas me aguanten, aunque apenas me quede tiempo, aunque me lean cuatro gatos, aunque casi no me lea ni yo mismo.

Así que esta historia mía aún continuará de algún modo lejos de SEDENA, pero ése ya no será el caso de otras historias: ya nunca volveremos a rellenar nuestra Quiniela Sedenera, maravilloso invento de esta web, que nos tuvo entretenidos semana a semana durante estos últimos años y que cualquier día alguien nos copiará en cualquier otra web, sin que (me temo) ninguno de nosotros podamos hacer ya nada por evitarlo. Ya no volveremos a acudir a nuestra Guía Sedenera, hoy de Juanralvaro y que antes fue de NBA+, quizá el lugar más demandado y valorado de la página, quizá el único lugar en el que un aficionado al baloncesto podía encontrar allí reunidas todas las retransmisiones de su deporte, sin tener que ir (como habremos de volver a hacer a partir de ahora) de romería por otras webs, que si la de la ACB o la de la Euroliga, que si la de TVE, la de Teledeporte, la del Plus o las de todas las Autonómicas habidas y por haber. Ya no volveremos a encontrar el Audímetro, esos estudios de audiencia que durante tantas semanas nos dejó Sarunas y que tanto nos ayudaron a saber quiénes éramos, dónde estábamos exactamente (dónde estaba nuestro deporte, para ser más exactos). No sé si aún tendremos el Blog de Ice, ni sé si aún podremos encontrar en algún lugar al Sedenator, las más/menos y demás innovadoras estadísticas que un día creara Unicajero. Ya no tendremos ese foro (nuestro foro) donde desahogarnos cuando fuera menester (de hecho ya era como si no lo tuviéramos), ya no jugaremos al Trivial ni abriremos el clásico post veraniego de fichajes y rumores para la temporada 2009/2010. Ya nunca podremos recrearnos con aquel imprescindible artículo fundacional de Gonzalo Vázquez, ni sabremos ya dónde encontrar todas aquellas maravillas que un día dejó aquí El Jinete. Ya nada será igual.

Todo tiene un principio y un final. Y aunque hoy nos pueda parecer que quizás este final nos llegó demasiado pronto, tal vez sea mejor así. Como ya alguien dijo por aquí hace algunos meses, mejor morir así, de eutanasia, en lugar de seguir muriendo poco a poco, indefinidamente, en lenta y dolorosa agonía. Dentro de unos días Plataforma SEDENA será ya tan sólo un recuerdo: procuremos al menos que sea un recuerdo grato, quedémonos preferiblemente con todos aquellos buenos ratos, con tantos segundos o minutos diarios (y hasta horas, a veces) como pasamos aquí, leyéndonos unos a otros, soltando nuestras parrafadas, montando campañas, festejando victorias o consolándonos tras las derrotas, sufriendo con las audiencias, imaginando como nuestro deporte (más bien, la atención que recibe nuestro deporte) podría ser, tendría que ser de otra manera. De algún modo, fuimos felices. O como suele decirse en estos casos, fue muy bello mientras duró.

También suele decirse aquello de que esto no es un adiós, es un…Francamente, no sé lo que es. Sé que a algunos aún me los encontraré en ese mi otro blog (y allí tendrán siempre su casa), o en esa LigaYajúque aún intentaremos conservar (y puede que hasta lo consigamos) en la que ya habrá de ser su sexta edición (insisto, hay que ver, como pasa el tiempo). Otros tal vez nos volvamos a encontrar en cualquier otra web, en cualquier otro momento, en cualquier otro lugar, quién sabe. Otros ya sólo pertenecerán a nuestra memoria, a ese rincón de los buenos recuerdos al que me referí antes… Sea como fuere, fue, en todos los casos, un verdadero placer. Hasta siempre, amigos.

Anuncios

Publicado octubre 23, 2012 por zaid en preHistoria, varios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: