Mizzou!!!   Leave a comment

(publicado el 6 de abril de 2009)

Me van a permitir que, aún en medio de los berenjenales propios de la Final Four, rinda un pequeño (espero) homenaje a un equipo que no llegó a ella, pero que fue el que más me entretuvo durante aquellos locos días de Locura de Marzo: la Universidad de Missouri, Mizzou para los amigos.

Empecemos con las presentaciones. Missouri tiene, para empezar, un extraordinario entrenador, un tipo llamado Mike Anderson a quien los enfermos que verano tras verano solemos tragarnos (con sólo cuatro meses de diferido) la NCAA en Canal + tuvimos el placer de descubrir hace ya años, por aquel entonces en el banquillo de la modesta Universidad de Alabama-Birmingham, UAB para los amigos. Aquella UAB sorprendió a propios y extraños metiéndose durante varias temporadas consecutivas en el Gran Baile; y una vez allí no se limitó a cubrir el expediente, no se conformó con bailar: más bien al contrario, danzó con extraordinario éxito de crítica y público, con magníficos resultados que resultaron ser fruto de un no menos magnífico baloncesto.

Y por cierto que, antes de continuar, no me queda más remedio que hacer un inciso: este Mike Anderson no es Michael Anderson, por más que el nombre parezca indicar lo contrario; este Mike Anderson entrenador nada tiene que ver con aquel otro Michael Anderson que jugó a comienzos/mediados de los 90 en (entre otros) Real Madrid, León, Murcia o (sobre todo) Caja San Fernando. Aclaro cosa tan obvia porque, durante aquellos tiempos de la UAB, el presunto analista plusero Ramón Fernández no tuvo ningún reparo en proclamar una y otra vez exactamente todo lo contrario, sosteniendo sin ningún pudor que ambos Anderson eran la misma persona. Fernández, con el atrevimiento que sólo da la ignorancia, pasó del “no sabemos si será…” al “probablemente sí que sea…”, luego al “sí que va a ser…”, y finalmente al “está claro, sí es él, seguro…” Y no en un partido sino en varios, y no en una temporada sino en varias, reincidiendo una y otra vez en el error con total impudicia, sin tomarse jamás la molestia de comprobarlo; le habría bastado con echar una ojeada a uno u otro palmarés, quizá medio minuto de gúguel, tal vez otro par de minutos en cualquier otra página; o con fijarse en que ambos Anderson en realidad no se parecen en nada, más allá del color de su piel (y tampoco mucho, que la del ex ACB era un poco menos oscura); o con escuchar a su compañero Antonio Rodríguez, que en otro partido dejó meridianamente claro el tema. Pero no, para qué, ya saben, nunca permitas que la cruda realidad te estropee una información…

Pues eso, que mientras aquel base llamado Michael Anderson apuraba aún sus últimos años como profesional, este otro Mike Anderson dirigía ya desde el banquillo el juego de la UAB; no sin antes haber aprendido el oficio a la vera del gran Nolan Richardson, ejerciendo de asistente en aquella maravillosa Arkansas campeona en el 94 y finalista en el 95. Allí mamó aquella presión en toda la cancha, aquella altísima exigencia defensiva, aquellos cuarenta minutos de baloncesto en el infierno de los Razorbacks. El mismo sistema que desarrolló luego, corregido y aumentado, en Alabama-Birmingham; el mismo sistema que, cuando aquella Universidad se le quedó pequeña, se llevó a la Big 12, a estos Tigers de Missouri allá por la primavera de 2006.

Si usted tuvo la suerte de ver la Semifinal Regional Memphis-Missouri, entenderá perfectamente de qué le estoy hablando. Estos Tigers de Anderson se cargaron a aquellos otros Tigers de Calipari (en el que a la postre fue su último partido en esa Universidad), que llevaban sin perder desde sabediós cuándo, y no lo hicieron de cualquier manera sino volviéndoles locos: con presión agobiante por momentos, con dos contra unos encerrándoles contra las líneas en cualquier lugar de la cancha, con fijación casi enfermiza por cortar todas las líneas de pase. Recuperaciones constantes pero que luego no daban lugar a un baloncesto premioso ni pausado sino más bien a todo lo contrario: contraataques vertiginosos, movimiento muy rápido del balón, pase inmediato al hombre abierto o al que llegaba con ventaja, numerosísimas canastas en superioridad. Como dice el propio Anderson, “lo llaman Run-and-Gun, pero realmente es Run-and-execute”. No en balde son de los que más balones roban, no en balde hasta un treinta por ciento de sus canastas llegan tras propiciar una pérdida de balón al contrario, cifra que por sí sola resultaría ya una auténtica barbaridad; pero no en balde son, también, los que más asistencias reparten de toda la NCAA.

Así se la liaron a Memphis (aún a pesar del partidazo de su freshman-maravilla Tyreke Evans, una verdadera gozada de jugador), así anduvieron también cerca de liársela a los Huskies de UConn. Todo ello sin (aparentes) estrellas, sin un base puro, sin nada que recuerde ni por asomo a un pívot, con jugadores buenos pero no grandes (en ningún sentido), tipos como J.T. Tiller, Zaire Taylor, DeMarre Carroll o Leo Lyons (curioso nombre para jugar en los Tigers), de los que difícilmente escucharemos hablar cuando dejen la Universidad.

Da igual. En un año o en dos nos los volveremos a encontrar, con los restos de esta generación y/o con retazos de la siguiente; pero siempre con sus particulares cuarenta minutos de baloncesto en el infierno, su inmenso despliegue, su intensidad, su plasticidad. Volveremos a ver a estos Mizzou Tigers, a este Mike Anderson (recientemente renovado por siete años, tras rechazar sustanciosas ofertas de la propia Memphis y de Georgia), y volveremos a recordar que son precisamente estos equipos de nivel medio (medio-alto, en este caso), estos entrenadores acaso menos conocidos que las vacas sagradas (pero no por ello peores, en absoluto), los que, en el fondo, hacen aún más grande a esta cosa maravillosa llamada NCAA.

Anuncios

Publicado octubre 23, 2012 por zaid en NCAA, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: