el show de Flo   Leave a comment

(publicado el 5 de junio de 2009)

A veces, llegar tarde a casa y esperar a ver el partido grabado tiene su aquél. A veces ves las noticias en otro canal, pongamos el Cuatro (pero vamos, que en los demás pasaría tres cuartos de lo mismo), ves hasta la información deportiva y de repente se te aparecen imágenes de Vistalegre, quién podía siquiera imaginarlo, éstos hablando de baloncesto, de repente te acohonas, te abalanzas sobre el mando, quitas el sonido no vaya a ser que te enteres de cómo van… Falsa alarma: Cuatro no mandó sus cámaras para mostrar el baloncesto sino para mostrar al re-presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, acudiendo al baloncesto. Lo que suceda sobre la cancha se nos da una higa, total si es sólo una semifinal de la ACB, a qué clase de mente enferma podría interesar eso, no por dios, aquí se trata sólo de seguir a Don Florentino en todos sus movimientos, desde que se levanta hasta que se acuesta así vaya a su ACS, al Bernabéu, a Vistalegre o a cagar incluso, olvídese de todo lo demás que aquí lo único verdaderamente importante está en el palco, verle sentándose allí al lado de aquel hombre tan alto (¿Querequééé?) que ni dios sabrá quién es ni tampoco nos importa… No nos engañemos: aquello en realidad no era un partido de baloncesto, aquello era el show de Flo.

 

Y allí le seguimos viendo durante el partido, las cámaras de La2 también nos lo mostraron en alguna que otra ocasión (en cualquier caso muchas menos de lo que habría sido razonable, vergonzosa la actitud del realizador dando prioridad al parquet sobre el palco, ese realizador debería ser inmediatamente expedientado, qué digo expedientado, fulminantemente cesado), allí se le vio departiendo amigablemente con Querejeta, que uno desde la distancia habría pagado lo que fuera por poder escuchar esas impagables conversaciones, ese Florentino preguntando a su interlocutor, oye, por cierto, ¿cómo dijiste que te llamabas? / Perdona, Josemi, ¿este partido cuál es, el de ida o el de vuelta? / ¿Y entonces, Joserra, en caso de empate gana el que más puntos haya marcado fuera de casa? / Caramba, Josechu, qué cambiado veo a Boza, si hasta se ha dejado barba… / Oye, Josele, ¿tú sabrías decirme cuál de los nuestros es Kambala? / Por cierto, Joseja, ¿vosotros qué equipo sois?

Pero claro, ha sido producirse el segundo advenimiento de Don Florentino y de inmediato se nos han hecho los dedos huéspedes, se nos han empezado a llenar las portadas de nombres a cual más rimbombante, que si kakás (con mucho acento), que si cristianos (ronaldos) pero mientras tanto a ver qué les podemos ir vendiendo a los del baloncesto, no, a éstos no les podemos engañar con kobes ni con lebrones porque no cuela, saben que los americanos no los sueltan ni aún estando Don Florentino de por medio, hay que ver cómo son, por ahora podemos entretenerles con Messina pero eso se nos acabará en un rato, habrá que darles algo más fuerte, algo como aquella vieja historia de… Y de inmediato los medios de (presunta) información deportiva que acuden raudos a desempolvar aquellos titulares, con el retorno de Florentino al Madrid vuelven a abrírsele las puertas de la NBA, cosas así, que uno ya hasta se imagina al pobre Stern acohonadito en su despacho neoyorquino, tiembla Déivid que llega Flo, a ver qué hacemos, no vamos a tener una Liga de 31 así que habrá que echar a alguna franquicia, qué sé yo, a los Celtics mismamente… Pero resulta que algunos compran la idea y otros hasta se asustan y sacan aquellas viejas pancartas, NBA no thanks, never never, como si esto no fuera a largísimo (eterno, más bien) sino a corto o medio plazo, como si esto no fuera una imposibilidad sino una probabilidad, como si la prevista visita de los Jazz fuera ya de competición oficial, como si ya estuviéramos ante un hecho consumado. Madre mía, y todo esto en apenas dos días, ni pensar quiero en lo que aún nos quedará por ver.

Ahora que funcionar funciona, vaya si funciona. Fue sentarse este hombre en el palco y ahí me tienen a ese Madrid, al mismo Madrid ciclotímico de todo el año, el de las caídas libres y las remontadas imposibles, ahora de repente reconvertido en una máquina infernal, un huracán capaz de arrollar, qué digo arrollar, de aplastar al mismísimo Tau y a quien se le pusiera por delante, treinta arriba ya mediado el tercer cuarto, lo nunca visto, lo que ya no recordaban ni los más viejos del lugar, y ese partido que se nos va en un suspiro, que ni tiempo le da al del botón a jodérnoslo metiéndonos la Primitiva, vaya por dios, con la ilusión que le hacía al hombre… Y todo esto con los mismos jugadores de siempre, con el mismo cuerpo técnico de siempre, con el mismo público de siempre, sin otra novedad que no sea la erección (por haber sido erigido, entiéndase) de su nuevo viejo Presidente. Definitivamente, es un ser superior.

Anuncios

Publicado octubre 24, 2012 por zaid en ACB, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: