Pascualic (bis)   Leave a comment

(publicado el 18 de junio de 2009)

 

Lo repetiré una vez más: si este hombre se llamara PascualovicPascualic o simplemente Pasquale, hoy todo dios bebería los vientos por él. Quien más quien menos le ensalzaría, le colmaría de elogios, le agradecería esta Liga y aquella Final Four, le reconocería el haber sido capaz de engrasar a esta plantilla hasta acabar convirtiéndola en un verdadero equipo. Y los grandes se lo rifarían, y el Barça le pondría sobre la mesa un montón de ceros, cuantas renovaciones y extensiones de contrato fueran menester para evitar que se les escape…

Pero resulta que no, que el tipo se llama Pascual, simplemente Pascual. Un apellido que es casi nombre (como Casimiro, vamos), un apellido que podrá vender mucho en otros ámbitos de la vida (productos lácteos, mismamente) pero que no vende nada en términos meramente baloncestísticos. Ahí le tienes, con sus orígenes humildes, sus ojos azules, su traje a rayas, su perfil bajo, su cara de bueno, su nombre de leche, a ver cómo no iba a estar bajo sospecha desde el mismo momento en que llegó como un simple interino, que lo era entonces y al parecer lo seguirá siendo siempre, así se infle a ganar títulos, así Creus le confirme una vez tras otra todo dará igual porque todo dios le seguirá viendo exactamente así, como al puto interino incapaz de sacarse de encima esa eterna sensación de provisionalidad.

Y cualquier día, en cuanto pierdan un par de partidos consecutivos o tal vez ni eso siquiera, al dirigente de turno me le dará un ataque de messinitis aguda, recurrirá otra vez a aquello de que éste es demasiado ferrari para tan poco piloto, o quizás a aquello otro tan manido de que una institución como el Barça precisa de un técnico más mediático (el síndrome Del Bosque, como si dijéramos), alguien con mayor caché y mejor pedigrí, de palmarés epatante, carácter agrio, cara de mala hostia y apellido medianamente impronunciable pero que no suene a cordero, ni a jugador de voleibol ni aún menos a leche, faltaría más. Y su cabeza rodará sin que ni Creus ni San Creus puedan ya impedirlo, y ahí nos tendremos al bueno de Pascual volviendo a las catacumbas o acaso esperando ofertas de quién sabe qué otro equipo ACB, cualquier club de grado medio que priorice la sensatez, que no considere imprescindible (o no pueda permitirse) viajar necesariamente hasta el Adriático para encontrar un buen entrenador…

Amigo Pascual, hoy es usted campeón de Liga, uno de los muy pocos técnicos de por aquí que puede decir lo mismo. Disfrútelo hoy, hágame el favor, porque mañana llegará el día en que ya no se acuerde ni dios. Y si alguien se acuerda será aún peor, si es que era lo menos que podía hacer con aquel equipazo que le dieron, como si unos buenos mimbres ya te garantizasen un buen cesto, como si las ligas no se ganaran gracias asino a pesar de. Disfrútelo hoy, pero mañana cuando vengan mal dadas no se me sorprenda, recuerde que yo ya le avisé… o aún mejor, vaya cambiándose de nacionalidad, o al menos de apellido: por lo que pueda pasar.

Anuncios

Publicado octubre 24, 2012 por zaid en ACB, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: