primitivismo   Leave a comment

(publicado el 19 de junio de 2009)

 

Mira que el jueves 11, con ocasión del primer partido de la Final, pensé yo en mi tierna ingenuidad que ahora ya por fin las cosas serían diferentes. Mira que hasta respetaron el partido íntegro, que por no interrumpir ni tan siquiera interrumpieron el triple definitivo de Basile, aún menos el posterior intento fallido de Lucas, hay que ver, con el gusto que debe dar interrumpir eso, apretar el botón y joderles a los baloncesteros el fin de fiesta pero aún así los tíos hicieron un esfuerzo y se aguantaron las ganas, unos machotes es lo que son. Y luego ya sí, una vez despedida la conexión, una vez puesto el anuncio de la 0,0 y el de Fiat y hasta la cortinilla del tiempo de magia, entonces ya por fin les metemos la Primitiva, hoy en diferido, que a estas horas estarán ya los pobres apostantes ansiosos, desesperados por comprobar que esta semana tampoco llevan la combinación ganadora…

Mi tierna ingenuidad sufrió ya un duro revés el pasado martes, con ocasión del tercer partido. Dejamos pasar el descanso entre el tercer y el último cuarto para que se confíen y cuando ya esté acabando… ¡¡¡ZAS!!!, les clavamos el bombo de la bonoloto, ya verás tú como se ponen los del baloncesto, ya verás qué descojone. El susodicho descojone se comió los dos primeros minutos del último cuarto, mira tú que gracia, pero al menos me quedó el consuelo de pensar (una vez más mi ingenuidad, que no conoce límites) que se ve que estasputadas sólo nos las hacen con la bonoloto, será que la primitiva no les importa tanto, qué curioso, así que si el pasado jueves nos respetaron el primer partido está claro que este jueves también nos respetarán el cuarto…

Craso error. Será que desde la ONLAE se debieron quejar, a ver desde cuándo una mierda de partido decisivo de la Final de la ACB va a ser más importante que un sorteo cualquiera de los nuestros, sólo faltaba, hasta ahí podíamos llegar. Al menos esta vez hicieron el esfuerzo supremo de conectar con el salón de loterías en el mismo momento en que acababa el tercer cuarto, pero a la larga dio igual porque si no quieres caldo pues toma dos tazas, resulta que hoy además de Primitiva tenemos Lotería Nacional, un dos por unocomo si dijéramos. Total, otros dos minutos y medio del último cuarto echados a perder en el limbo de esa infame a la par que minúscula ventanita de la esquina inferior izquierda, ésa que tanto bien está haciendo a las ópticas de este país, todo sea por luchar contra la crisis en el sector. Y gracias, no vaya a ser que cualquier día la ONLAE se queje de que a ver por qué demonios tienen ellos que renunciar a esa esquina, que luego sus parroquianos les dirán con toda razón que si les quitan un trocito de pantalla no ven bien las bolas…

En fin… Ayer, antes de comenzar el encuentro, Arsenio Cañada pidió disculpas a la audiencia. Al parecer nos había prometido que en este cuarto encuentro los árbitros llevarían micrófonos, pero se ve que en el último instante los susodichos no estuvieron por la labor, razón por la cual él, Arsenio, aún no teniendo la culpa de nada, decidió pedir disculpas a los espectadores en un gesto que le honra, porque para mí vosotros, los que estáis ahí al otro lado, sois siempre lo más importante… Y yo, en mi ingenuidad cada vez más tierna, pensé que cuánto mejor nos iría si sus jefes fueran también de esa misma opinión, si no se les cayeran los anillos por pedirnos alguna qué otra vez disculpas, qué sé yo, cada vez que un sorteo nos roba un buen trozo de partido, cada vez que meten tarde la publicidad en los tiempos muertos de tal manera que luego nos perdemos indefectiblemente la primera canasta de la reanudación, cada vez que una repetición no nos deja ver la jugada siguiente (esto sucede cada vez menos, pero aún sigue sucediendo)… Cuánto mejor nos iría si sus jefes tuvieran siquiera un diez por ciento de la dignidad que tiene Arsenio Cañada.

O cuánto mejor nos iría si tuvieran siquiera un poco de delicadeza, si fueran un poco menos primitivos que la lotería ésa que tanto les importa. Ayer, sin ir más lejos, al final cortaron por lo sano. Será que no les funcionaba la línea de órdenes (o como demonios llamen a eso), o que pasaron de dar la orden, o que con el guirigay no pudieron oírla (aunque para entonces, una vez acabados los festejos, el guirigay ya era mucho menor), sería lo que fuera, que fue que sin cortarse un pelo dejaron a Cañada, Comas y Romay con la palabra en la boca. Lo cual queda mal siempre pero aún más ayer por la sencilla razón de que ésta no iba a ser una despedida cualquiera, ésta era la despedida tras el último partido de la temporada: habría sido interesante leer entre líneas a Comas para interpretar si piensa volver el año que viene, y habría sido aún más interesante ver hasta cuándo se despedía Arsenio, intentar deducir a partir de sus palabras cómo ydónde volveremos a ver ACB (que tengo fundadas sospechas de que no volverá a La2: otro día intentaré explicar el porqué)…

O tal vez no hubiéramos averiguado nada, pero da igual: vale que una despedida es una mera cuestión de cortesía, pero a algunos aún nos hubiera apetecido despedirnos de aquellos que nos vienen contando la ACB semana tras semana, tanto más si no te despides hasta dentro de siete días sino hasta dentro de cuatro meses. Todo lo cual a los amables rectores del Ente Público Radio Televisión Española se les da una higa, como se la sudamos nosotros o les traen al fresco tantas otras cosas. Es así, qué le vamos a hacer.

Anuncios

Publicado octubre 24, 2012 por zaid en ACB, medios, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: