usted mismo   Leave a comment

(publicado el 15 de junio de 2009)

 

Si usted, aficionado al baloncesto, resulta ser, qué sé yo, pongamos del Madrid, o del Unicaja, o del Pamesa, o de la Penya o del Estu o del Lucentum o del Balneario de Archena, tanto da, y tiene usted la insana costumbre de mirar sólo los partidos de su equipo, a esos otros que les den que es que yo sólo miro básquet cuando juegan los míos, faltaría más, hasta ahí podíamos llegar, en ese caso permítame que me meta en su vida y le informe de que no tiene usted ni la menor idea de lo que se está perdiendo.

Hace algunos meses, con ocasión de otro de tantos Barça-Baskonia, el de semifinal de Copa por más señas, el diario Marca tituló con su ampulosidad habitual que probablemente estábamos ante el mejor enfrentamiento que pueda verse en estos momentos en Europa. Sí, en principio parecía un poco exagerado, sonaba a vano intento de que el madridismo (abrumadoramente mayoritario entre sus lectores), aún estando eliminado, no diese la espalda a dicha competición. Pero hoy, mirándolo ya con cierta perspectiva, tal vez estaremos de acuerdo en que aquel titular tampoco era tan descabellado: vale, Tau y Barça tal vez no sean los dos mejores equipos de Europa, a los resultados euroligueros me remito, pero sí estarán a día de hoy entre los cinco mejores equipos del Continente. A ver qué otra liga (no siendo la griega, aunque su habitual derbi ateniense siempre acabe siendo más espectacular sobre la grada que sobre el parquet) puede lucir una final como ésta.

Así que la cosa ya traía buena pinta, y ello aún a pesar de estos playoffs deslavazados, empeñados semana tras semana en que apenas recordemos su existencia. Tau y Barça, por fin a cinco partidos, por fin distribuidos con una cadencia mínimamente lógica, por fin algo que nos ilusionara no de pascuas a ramossino con una cierta continuidad. Habría de ser una buena final pero hete aquí que la final no es que esté siendo buena, es que está saliendo sencillamente extraordinaria. Me dirán que no es para tanto, me dirán que a estas alturas se les notan ya demasiado los cansancios (aunque oficialmente no existan) y hasta los achaques, me dirán que unos y otros no andan escasos de imperfecciones… lógicamente, faltaría más, qué sería de este juego sin ellas: tantos errores, tantísimos aciertos que han convertido estos dos partidos en dos auténticas gozadas.

Y aún nos quedan al menos otras dos dosis (martes y jueves a las 20:15) que muy probablemente serán tres, que esta final bien que se merece ese quinto partido (sábado a las 18:15), también para redimirnos de tanto desparrame en las dos rondas anteriores. Así que usted verá lo que hace, yo no digo nada, pero si se lo pierde luego no me venga lamentándose de habérselo perdido. Que conste que yo ya le avisé.

Anuncios

Publicado octubre 24, 2012 por zaid en ACB, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: