de bajón   Leave a comment

(publicado el 7 de septiembre de 2009)

 

Qué quieren que les diga, hoy ando un poco de bajón. Será tal vez el SPV, síndrome post-vacacional, eufemística manera de definir la ilusión que me hace ver a todas horas la cara de mi jefe, sí, qué duda cabe, va a ser eso. O será también (vamos a lo nuestro) la sensación que me ha dejado la selección en lo poco que he podido entrever de estos últimos amistosos, algo así como un sí pero, como si en ataque fuéramos cada vez más sobraos pero en defensa aún no hubiéramos hecho los deberes, menos mal que aún tendremos seis partidos hasta el cruce de cuartos para ir haciéndolos.

O será acaso mi infructuosa búsqueda en unas y otras webs (qué tiempos aquellos en los que una sola Plataforma te lo resolvía todo), intentando encontrar dónde demonios puede verse el resto del Eurobasket, es decir, el de los partidos sin España: recuerdo que allá por 2006 laSexta irrumpió en este mundillo con el acertado reclamo de que por primera vez los aficionados podríamos ver una competición al completo, es decir, todos los partidos y no sólo los de nuestra selección. Tiempos aquellos, 2006 y 2007, en los que laSexta apenas tenía audiencia ni nada que perder; hoy, septiembre de 2009, tampoco es que tengan mucha audiencia pero algo que perder ya van teniendo, que si sé lo que hicisteis, que si la tira… ¿la competición al completo? Sí, claro, cómo no, faltaría más, todo el Eurobasket podrá verse en laSexta… pero según y como: los partidos de España en lo más alto de la parrilla, por supuesto, con enorme despliegue técnico y humano, con todo lujo de detalles, hasta ahí podíamos llegar. ¿El resto? Pues también por laSexta, es decir, por la web de laSexta, no me los busque usted en el televisor porque no los va a encontrar, mejor váyase al ordenador y rece lo que sepa, si no va a estar en casa olvídese de grabarlos, si va a estar en el trabajo olvídese de verlos, septiembre no es agosto, a ver quién se pone a mirar un Croacia-Macedonia con el jefe enfrente… No sé, digo yo que si al menos tuvieran un segundo canal deportivo en el que poder echar estas cosas, algo así como TDP para TVE… Anda, es verdad, si lo tienen, una cosa que antes llamaban Hogar 10 y ahora llaman Gol tv, qué bonito nombre, pero que se ve que lo quieren para otras cosas. En fin…

O será más bien la sensación que me están dejando (la mayoría de) los medios de comunicación, en los días y las horas previos a este Eurobasket, como si el oro ya lo lleváramos de serie, como si ganarlo no fuese una posibilidad sino una obligación, como si el título estuviera tan claro que ya ni siquiera pudiera alegrarnos, como si quedar segundo fuera ya fracasar, de ahí p’abajo ya no digamos. Vale, sí, jamás en la vida hemos sido tan favoritos, ni en 2006, ni siquiera en 2007, que se ve que hace apenas un año nos codeamos de tú a tú con kobes lebrones y ya parece que todo dios tuviera que rendirse a nuestros pies. Favoritos, sí, pero ser favoritos es una cosa y otra muy distinta es colgar el cartel de fracaso absoluto a todo lo que no sea esa misma cosa: por desgracia tengo ya demasiados años, he vivido demasiados quintos, sextos, octavos, décimos y hasta duodécimos puestos como para admitir que quedar segundos o terceros vaya a ser nunca un fracaso. Que tenemos mejor equipo que nunca, pues sí; y que estamos muy mal acostumbrados, pues también; pero que resulta que esto es un Eurobasket, mire usted, que si habláramos de (supuesto absurdo) una liga de todos contra todos, 16 equipos, 30 jornadas, pues (casi) no tendría ninguna duda de quiénes serían los campeones, como no la tendría si (supuesto aún más absurdo) esto fuera por el sistema de playoffs, cuartos, semifinales y final al mejor de 3, de 5 ó de 7; pero que si hablamos de eliminatorias a partido único, un día tonto (para bien o para mal) lo tiene cualquiera, y antes de que te des cuenta lo mismo te ves en la calle sin saber ni por dónde te has ido… Así pues, favoritos, sí, todo lo que se quiera, no existen razones objetivas para no serlo, sería absurdo negar la evidencia; pero no nos colguemos el oro todavía, hágame el favor, y aún menos nos pongamos ya el cartel de fracaso sólo con imaginarnos colgándonos la plata o el bronce.

Pues eso, que aquí sigo, de bajón. Pero vamos, que tampoco se me vayan a preocupar (como si no tuvieran otra cosa de qué preocuparse), que se me pasará en unas horas, lo que tarde en llegar a casa y plantarme ante el televisor para ver el España-Serbia; ganemos o perdamos tanto dará (al menos hoy), que con ver rodar de nuevo un balón en competición oficial, después de tantos meses, habré tenido ya más que suficiente.

Anuncios

Publicado octubre 25, 2012 por zaid en preHistoria, selecciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: