cazafantasmas   Leave a comment

(publicado el 13 de enero de 2010)

Hasta donde yo alcanzo a recordar, la Copa del Rey se compone de tres fases, a saber, cuartos de final, semifinales y final. Es decir, que puestos a pensar en un hipotético enfrentamiento Madrid-Barça (para variar), todo sorteo que se precie podría arrojar hasta tres resultados posibles, a saber, A) que se enfrenten en cuartos de final (este año no, dado que ambos eran cabezas de serie), B) que no se enfrenten en cuartos pero vayan por la misma parte del cuadro, por lo que podrían enfrentarse en semis, y C) que vayan por distinta parte del cuadro, por lo que sólo podrían coincidir en la final. La posibilidad A, dada en repetidas ocasiones, siempre ha hecho sospechar a los cazafantasmas profesionales, claro, ya se sabe, lo habrá preparado la ACB para que se enfrenten a las primeras de cambio y así aumentar el interés de la competición; pero este mismo argumento les vale también para la posibilidad B y no digamos ya para la C, a las pruebas me remito, la ACB lo habría preparado todo para una final Madrid-Barça, faltaría más. Acaso a los cazafantasmas profesionales sólo les dejaría tranquilos (o tampoco, quién sabe) la posibilidad D (aún no contemplada), es decir, que el sorteo arroje un resultado según el cual Madrid y Barça no puedan enfrentarse bajo ningún concepto, nunca, jamás; posibilidad ésta muy poco probable, dada la propia naturaleza de la competición.

Todo esto viene a cuento del artículo publicado en Marca por Quique Peinado (periodista de-baloncesto-de-toda-la-vida, a quien admiré en el pasado y espero poder seguir admirando en el futuro), bajo el sugestivo título de el (vergonzoso) sorteo de Copa y la mujer del César. Peinado (les cuento, por si no les apetece pinchar en el enlace), empieza diciéndonos que especialmente en Madrid, esta ceremonia es vista con muchas reticencias. Con razón o no, se acusa a la ACB de dirigir el sorteo para que haya un Madrid-Barça siempre y si puede ser en la final, mejor. La sombra del ‘bolas frías-bolas calientes’ que decía José María García lleva años planeando. Y se queda tan ancho. O dicho de otra manera (a mi manera), salga como salga el sorteo yo voy a tener razón, si sale con barba será San Antón y si no será la Purísima Concepción: siempre podrá haber un Madrid-Barça, por lo que yo siempre voy a poder insinuar que el sorteo está amañado para que pueda haber un Madrid-Barça. Señor Peinado, tenga la bondad de explicarme qué posible resultado del sorteo no le habría hecho a usted pensar mal; ¿acaso un cuadro en el que ambos no pudieran encontrarse de ningún modo? Dados mis limitados conocimientos en la materia reconozco que no alcanzo a imaginar esa posibilidad, seguro que usted sí, explíquemela, ilumíneme, hágame el favor.

 

Pero nos habíamos quedado en la cosa de las bolas, y ahora resulta que este año ni siquiera ha habido bolas que calentar, porque la ACB se ha sacado de la manga un sospechoso sistema informático, opaco a más no poder, que va a dar que hablar. O sea, si hay bolas malo, porque las achicharran, y si hay ordenador peor, porque lo manipulan. Pues vaya, estamos perdidos, pase lo que pase no tenemos escapatoria. No lo sé, no vi el sorteo, los lunes por la mañana tengo la funesta costumbre de trabajar, tal vez podría haberlo puesto a grabar pero la verdad, no se me ocurrió, esto de los sorteos ya se sabe, con enterarte del resultado tienes ya más que suficiente. Pero hoy bien sé ya que el espectáculo debió merecer la pena así que a mí esto ya no me vuelve a pasar, otro año no me pierdo yo eso de que el ordenador parecía un Spectrum de 48k de sospechosamente lento que iba, faltaría más. A ver si viéndolo se me activa el gen de la sospecha, a ver si a mí también se me empiezan a aparecer fantasmas por doquier.

Hay más: el sorteo favorece una vez más al Regal Barcelona, que tiene el camino bastante expedito hacia la final: Cajasol en cuartos y Valencia o Estu en la teórica semifinal. Y ya huele. Acabáramos. He ahí la madre del cordero (la oveja), que ahora resulta que al Barça le han limpiado el camino poniéndole en semifinales al presuntamente fácil, mientras que al Madrid le han colocado al presuntamente difícil, osease el Baskonia. Que claro, digo yo que esto cuando había cuatro equipos más o menos igual de fuertes no nos preocupaba, pero hete aquí que este año el Unicaja se nos ha caído del cartel, y se ve que a la cosa del Power todavía no nos acostumbramos a ponerla en ese mismo nivel, vaya por dios. Pero claro, partiendo de esa (supuesta) base de que a Madrid y Barça ya les habían hecho el apaño para que fueran por distinto lado del cuadro, pues como que sólo les cabían dos posibilidades, la fácil y la difícil, cada una al cincuenta por ciento. Parece una probabilidad razonable, pero no, nosotros no vayamos a pensar que esto ha sido meramente aleatorio, claro que no, eso sería demasiado fácil, donde esté un buen complot judeo-masónico que se quite toda esa mierda del puro azar.

Y ahora que lo pienso (y quién me mandará a mí pensar nada), ¿no serían ambos amaños manifiestamente contradictorios? Es decir, si lo que quieres a toda costa es una final Madrid-Barça, ¿qué sentido tiene colocarle el difícil al Madrid y el fácil al Barça, cuando es evidente que el Barça anda como un tiro y el Madrid un tanto renqueante en estas últimas semanas? ¿No sería mucho más probable una (presunta) final Madrid-Barça si las (presuntas) semifinales fueran Madrid-Valencia y Barça-Baskonia? Reconozco que llegado a este punto ya me pierdo… o no: o va a resultar que el amaño, en versión Peinado, no es tanto el preparar una final Madrid-Barça como el preparar que el título sea para el Barça, eso sí, si puede ser tras una final contra el Madrid mejor que mejor. Lo dicho, acabáramos. Ahora ya sí que nos vamos conociendo todos. (Y por cierto, que si no me traiciona la memoria juraría yo que el pasado año Barça, Madrid y Baskonia fueron los tres por la misma parte del cuadro, qué cosas, por dios qué barbaridad, como pudo ser ello posible, en qué demonios estaría pensando la ACB, dónde andaría por aquel entonces Quique Peinado…)

Concluye Peinado (por dos veces, será que la frase le gustó y le apeteció repetirla) que ni el mayor biempensante sobre la faz de la tierra se cree este sorteo. Y yo no sé si seré bienpensante, ingenuo o simplemente gilipollas, pero no creo tener razón alguna para dejar de creérmelo. Y no trato de poner una mano en el fuego por la ACB, que me la trae bastante al pairo como que a estas alturas tenga yo que ocuparme de defender causas perdidas. Trato sólo de no buscar fantasmas donde no los hay, donde a mí al menos no me parece que los haya. Que bastantes fantasmas se le aparecen a uno ya en la vida cotidiana como para que tener que andar todavía buscándose más.

Concluyo yo: hace algunos (ya demasiados) años, en Madrid solíamos ver a la prensa deportiva de Barcelona como prensa de partido, entregada en cuerpo y alma al barcelonismo como única y verdadera religión; en cambio aquí las cosas parecían diferentes, como si estos medios, por ser de difusión nacional, intentaran (aún entonces, por increíble que hoy nos pueda parecer) mantener una cierta imparcialidad. Tiempos pasados que ya nunca más han de volver, me temo; hoy, aquí y allá, no parece haber ya otra religión que la de vender ejemplares, cuantos más mejor; y en lo tocante a ventas aquí bien sabemos lo que vende. O dicho de otra manera, que la culpa es mía, sólo mía, simplemente por leer lo que no debo.

Anuncios

Publicado octubre 27, 2012 por zaid en ACB, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: