la tentación   Leave a comment

(publicado el 28 de enero de 2010)

 

Al final no he podido resistir la tentación. Dice el dicho que si Mahoma no va a la montaña la montaña viene a Mahoma, siendo en este caso Mahoma la NCAA (confío en que esta torpe analogía no me acarree problemas con ningún fundamentalismo, más que nada porque no creo que a ningún fundamentalista se le ocurra pasarse por aquí) y siendo yo la montaña, nada menos. Pues eso, que dado que ni el Plus ni ningún otro canal tienen a bien ofrecernos partido alguno de la temporada regular universitaria, y hastiado ya como me hallo de pelearme con rojadirectasjustinos y otras hierbas de dudosa legalidad, total para dejarme los ojos y/o las neuronas en el empeño, finalmente he acabado por tomar una decisión.

He descubierto una cosa llamada ESPN360º (o algo así), sumamente fácil de localizar en la página web de la susodicha ESPN, y que por otra parte tampoco es que tenga nada de particular, al fin y al cabo quien más quien menos conoce otras soluciones similares en NBA, ACB, Euroliga, etc. La ESPN comercializa su paquetecolegial, claramente destinado al público europeo (hasta los precios vienen ya puestos en euros), en tres modalidades: anual, que te cuesta cien eurazos y te da acceso durante 365 días a todo el deporte universitario; mensual, que son quince euros y te ofrece exactamente lo mismo, pero durante un mes (lógicamente), y diaria, que son diez euros pero sólo dura veinticuatro horas, algo así como una especie de ppv, quizá para ver justo ese partido que no te puedes perder bajo ningún concepto. ¿Conclusión? La anual no compensa, que esto al fin y al cabo dura apenas cuatro meses (y aún menos en mi caso, que acabo de descubrirlo ahora) y la diaria aún menos, si la pillas varios días menudo palo… Pero la mensual, pagar 14,99 (sí, como si fuera un precio de escaparate, son así) y poder ver todo aquello que quieras durante un mes, pues como que era una tentación demasiado tentadora como para no dejarme tentar.

Así que llevo apenas tres días con mi nuevo juguete (lástima no haberlo conocido antes), que además funciona en vivo u on demand, vamos, que no hace falta que te levantes a ver un partido a las tres de la mañana porque te lo puedes poner tranquilamente el día siguiente a la hora de la sobremesa (y sin saber el resultado, que aquí sí que no corres el riesgo de que te lo destripe ningún canal). Por ahora llevo ya vistos un Kentucky-Arkansas, un Syracuse-Georgetown, un Kansas-Missouri (comentado por Bobby Knight, lástima de mi nivel de inglés) y un Michigan-Michigan State, próximamente caerán el North Carolina-North Carolina State (será por derbis), el Notre Dame-Villanova… Puro vicio, oiga, y con una calidad de imagen inmejorable, aún a pantalla completa. Supongo que luego me pillaré otra mensualidad para que así el capricho me dure hasta mediados de marzo, es decir, hasta que empiece el Torneo Final (es decir, la March Madness propiamente dicha), que ése ya no lo da la ESPN sino la CBS (si no estoy mal informado ESPN es a CBS lo que Teledeporte es a TVE, poco más o menos; vamos, que al fin y al cabo todo queda en casa), que ése ya no es de pago sino gratis total (a través de esa cosa maravillosa llamada March Madness On Demand, ya mencionada aquí en temporadas anteriores…) De todo lo cual, y dado que mi tiempo sigue siendo el mismo tiempo escaso de siempre, supongo que habrán de resentirse otros baloncestos, básicamente la NBA en estas fechas inocuas, que a la ACB no voy a renunciar y a la Euroliga aún menos (que ya bastante renuncia supone tener que perseguirla por la parrilla de Teledeporte), justo ahora que empieza el Top16…

Y como llegados a este punto usted se estará preguntando a ver para qué demonios le cuento yo todo esto, pues permítame que se lo explique: de un lado, para informarle, por si usted estuviera casi tan enfermo de esto como yo, por si a usted también le apeteciera dejarse tentar (que sí, que ya lo sé, que apenas sigue la NCAA, si acaso la Final Four y punto; créame, hace usted muy bien, no vaya a ser que un día la eche un ojo y le entusiasme de tal manera que luego ya no pueda quitarse el vicio de encima); y del otro, para curarme en salud: para que si yo un día de estos empiezo a contarle más o menos maravillas de unos tipos llamados Wall, Bledsoe, Cousins, Rautins, Wesley Johnson, Cole Aldrich, Xavier Henry, Manny Harris, Kalin Lucas, etc etc, no vaya usted a creerse que he caído víctima de alguna enajenación mental transitoria (o tal vez sí, no sé) sino más bien que todo ello, por muy extraño que resulte, tiene también una razón de ser.

Anuncios

Publicado octubre 27, 2012 por zaid en medios, NCAA, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: