lugares comunes   Leave a comment

(publicado el 26 de enero de 2010)

 

Ante la avalancha de peticiones (una, exactamente) recibidas en el seno de este humilde blog, para que haga un somero repaso de lo que dio de sí la primera mitad de temporada ACB, procederé de inmediato a la tarea (eso sí, con evidente retraso debido a causas de fuerza mayor, espero que ustedes me lo disculpen) dejando aquí unas cuantas impresiones a vuelatecla, que en el fondo no pasarán de ser un montón de lugares comunes pero qué quieren, no doy más de sí (y aún menos en estos días), al fin y al cabo ustedes lo han querido…

Primera obviedad: el Barça está que se sale, tal vez ya se hayan dado cuenta, no se dejen engañar por aquel fascinante triple postrero de Rafa Martínez, sigue estando que se sale por más que intente disimularlo, y sin que le parezca afectarle en absoluto aquel extraño virus del que solía quejarse a menudo el madridismo,cuando va bien el equipo de fútbol va mal el de baloncesto, cuando va bien el de baloncesto va mal el de fútbol… Bueno, pues allí no, el Barça parece ser inmune a esa bipolaridad: resulta evidente que susguardiolets nunca jamás estuvieron mejor de lo que están ahora, y resulta no menos evidente que de suspascualets cabría decir casi tres cuartos de lo mismo: que se salen, oiga.

Por cierto, hablando del Barça, que no me negarán (tras tanto culebrón, tras tantos duelos y quebrantos) que la decisión de Ricky al final fue todo un acierto; ello no quiere decir que cualquier otra decisión, Madrid, Wolves, quedarse en la Penya, la que fuera, hubiese sido necesariamente un desacierto, en absoluto. Nunca sabremos lo que pudo haber sido y no fue, sólo sabemos lo que es; y a día de hoy, Ricky es mejor jugador de lo que era hace apenas unos meses: con sus mismas virtudes (corregidas y aumentadas), pero cada vez con menos defectos. Y con un gen competitivo que tira de espaldas, tanto más cuanto más especial sea el momento, revísese aquel navideño Madrid-Barça para comprobarlo…

Pero nada sería más injusto que juzgar al Madrid por aquella infausta y ya lejana visita blaugrana. Hoy resulta ya evidente que Messina tiene un plan, que para ejecutarlo no le vale cualquiera, que cuando se pone a fichar (mano a mano con Maceiras) busca una tipología muy concreta de jugador, tipos que no sólo sepan jugar sino que también entiendan el juego (parece lo mismo, pero no necesariamente lo es). En resumidas cuentas, que resulta que el Madrid, cuando juega bien (cosa que le suele suceder bastante a menudo), juegaque te cagas. No, todavía no está al nivel del Barça, pero denle tiempo…

Y denle salud, también. Con todo lo que se trajeron los M&M, con todo lo engrasada que estaba la máquina, con todo lo secundarios que parecían los que aún permanecían del año pasado, y fue lesionarse Llull y caérseles de un soplido todo el castillo de naipes (excepción hecha de aquel partidazo en Atenas), y fue volver Llull y recomponérseles el castillo como por arte de magia. Quién se lo iba a decir a Messina, que el menorquín, su intensidad, su energía contagiosa, acabaría resultándole aún mucho más importante que toda esa pléyade de brillantes treintañeros recién llegados del exterior.

¿Otro ejemplo perfecto de jugador que no sólo sabe jugar sino que además entiende el juego? Marko Jaric, precisamente. Algunos incautos alucinamos con su fichaje, pero de qué va éste ahora trayéndose a un jubilata, cosas así. Al fin y al cabo el hombre, tras buena carrera en NBA, llevaba ya un par de años rascándose gustosamente el ombligo en aquella Liga, y dando ya más que hablar por sus asuntos sentimentales que por los meramente baloncestísticos, razón por la cual su fichaje acabó siendo más celebrado por el presunto advenimiento de su cónyuge que por sí mismo. Pero hete aquí que su señora aún no está ni se la espera, mientras que él sí está muy por encima de lo que cabía esperar. Como si tuviese diez o doce años menos, como si volviese a ser aquel mismo base (así juegue de dos o de tres, tanto da) que en los albores del presente siglo ganaba euroligas en Bolonia… a las órdenes de Messina, casualmente.

Más allá del bipartidismo, así a lo tonto a lo tonto, así a la sombra de los dos grandes como si dijéramos, este año el Baskonia (perdón, Caja Laboral) está como si no estuviera. Pero está, vaya que si está. Pasando desapercibido, haciéndose el loco, capeando el temporal, permaneciendo en un discreto segundo plano y en un menos discreto segundo puesto. Ha puesto el equipo patas arriba, ha fichado bases a cala y a prueba, ha tapado agujeros y ahí sigue, como cada año, sin ser favorito para nada pero aspirando legítimamente a todo. Casi mejor no se le ocurra descartarlo antes de tiempo.

E imponiendo moda, marcando tendencia, exportando ideología al resto de la Liga. Aquello de laquerejetización, filosofía mirada con recelo en tantas otras latitudes, es hoy moneda de curso legal en casi toda la ACB. Miremos por ejemplo mil kilómetros hacia el sur, hacia la Costa del Sol, y descubriremos que allá por Málaga han catado ya tres unos y dos doses, y vale que en este último puesto parezcan haber acabado por fin la búsqueda (véase dos posts más abajo) pero en el base como que no hay manera, por más postizos que le pongan a C00k ninguno resulta ser un clon de Cabezas, vaya por dios. Y mientras Rai López en tierras donostiarras, y mientras Rafa Freire yendo y viniendo a la Axarquía…

Al hilo de la querejetización, este año hemos conocido un asombroso caso de querejetización inversa: tantos equipos cambiando cromos por doquier, trayéndose dieciocho americanos al año para que al final no acabe de gustarles ninguno, y resulta que ha habido un equipo que ha tenido que cambiar al suyo no por placer sino por necesidad, y encima le ha salido bien. Resultó que Blake Ahearn no se adaptó a la vida en las colonias, resultó que tuvo la honestidad de decirlo públicamente y salir por la puerta grande en lugar de (como tantos otros) escaparse por la de atrás, resultó que la afición le despidió a duras penas, Bombillo quédate, Bombillo quédate, Bombillo queedatéééé, resultó que el Estu, a la fuerza ahorcan, tuvo que volver a pensar en aquel Lofton que ya estuvo en sus planes durante el verano, resultó que el ex de Tennessee entendió que aquí sí podría ser lo que es y no lo que otros querrían que fuera (acaso alguien en Baskonia se dé por aludido), resultó que por una vez fue mejor el remedio que la enfermedad. Qué cosas.

Pero hablábamos hace dos párrafos de Rafa Freire, y hete aquí que el susodicho es una de las cosas más luminosas (no por más deseada menos luminosa) que han pasado lo que llevamos de temporada, como lo es también su compañero a la par que paisano Augusto Lima (que no nos consta que tenga parentesco alguno con la mujer de Jaric, ni aún compartiendo apellido y origen). Como lo es, en otra orilla del Mediterráneo, ese José Simeón que nos tiene locos desde que Spahija tuvo la brillante ocurrencia de sacárselo de la manga. Que estas criaturas emerjan en la Penya o (antes) el Estu nos resulta de lo más normal, que lo hagan en estructuras con tal nivel de exigencia no deja de ser una maravillosa noticia.

Sí, precisamente allá en Valencia pasan cosas asombrosas este invierno: mira que ese nombre nos sigue sonando a cachondeo, digo a videojuego, mira que no son Austin Power ni Power Rangers sino más bienElectronics, pero como si lo fueran, justo cuando menos papeletas habían comprado para serlo. Tantas veces como dijeron aquest any sí, tantas veces como se ilusionaron con proyectos milmillonarios que luego no había por dónde cogerlos, tantos entrenadores como pagaron tantos patos y al final fue a resultar que, más allá de mercadonas, iluminados y mecenas varios, en realidad lo único que necesitaban eran unas cuantas gotas de sentido común.

Pero el sentido común es el menos común de los sentidos, la realidad nos lo demuestra a cada rato, el baloncesto no habría de ser una excepción. Y la paciencia es un bien aún más escaso que el sentido común, y la moda de decapitar técnicos no sólo no mengua sino que crece año tras año, así sean tiempos de bonanza o de crisis como es el caso, tanto da. Un revulsivo, dicen, y vale, ya lo sé, a veces funciona, pero demasiadas veces la mejora a corto plazo acaba degenerando en descomposición general a medio/largo plazo. Sí, por si se lo están preguntando estoy pensando ahora mismo en Fuenlabrada, pero podría también estar pensando en otros cuantos sitios. Al tiempo.

Por lo demás, la vida sigue más o menos igual: los ricos arriba, los pobres abajo, el Manresa haciendo milagros, en fin, lo de siempre. Más allá de la crisis malagueña (ya sobradamente glosada en éste y otros posts), del hundimiento bilbaíno, del flojo año grancanario (que va recuperándose, poco a poco), del hecho asombroso de que Cajasol parezca haber encontrado al fin su alma (con Plaza, qué cosas) y de que el Apóstol se aparezca puntualmente en su Obradoiro (aunque ha sido empezar su Año Xacobeo y retraerse, será que ya no da abasto con tanta tarea), más allá de todas éstas y otras rarezas (ya glosadas sobradamente en los párrafos anteriores) digamos que el año transcurre de lo más normal. Demasiado normal, demasiado previsible todo, tal vez…

Y sí, ya lo sé, que no he contado nada nuevo pero no venga a quejárseme ahora, recuerde que yo al principio ya se lo advertí… Más lugares comunes próximamente en estas pantallas (y siempre y cuando la vida me lo permita, que últimamente no ha estado muy por la labor).

Anuncios

Publicado octubre 27, 2012 por zaid en preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: