que hablen   Leave a comment

(publicado el 9 de febrero de 2010)

Decía el sábado Arsenio Cañada que esta semana (refiriéndose a la pasada, obviamente) se ha hablado mucho de baloncesto, y eso siempre es bueno para el baloncesto… He ahí precisamente una de las grandes virtudes de Arsenio, ese talante siempre positifo, nunca negatifo como habría dicho (al revés) aquel desabrido Van Gaal, hoy diríamos casi mejor que Arsenio viene siendo un optimista antropológico (sea ello lo que fuere), de hecho yo de mayor quiero ser como él (como él de joven, quiero decir). Quiero ser como él pero no me sale, vaya por dios, no logro ser positivo por más que lo intento, será que el gen del optimismo no me lo pusieron y a estas alturas parece ya un poco tarde para implantármelo, qué le vamos a hacer.

O acaso todo se reduzca a una mera cuestión geográfica. Si la no-canasta de marras, más el posterior y eterno (a la par que inútil) debate a tres bandas, no hubieran sucedido en la Sala Pionir sino en la Mano de Elías, sobre la bocina de un (hipotéticamente igualado) Maccabi-Real Madrid, entonces tal vez tendría yo otra sensación. Pero no la tengo, como tampoco tengo yo la sensación de que el retorno de Ricky a Badalona haya hecho correr los ríos de tinta que en su día hicieron correr los sucesivos retornos de Alberto Herreros o Felipe Reyes al feudo estudiantil, todo vestiditos de blanco. Seguramente éstos tampoco tuvieron la misma repercusión en Barcelona y es perfectamente lógico que así fuera, así que no puedo yo por menos que congratularme de que en la esquina noreste del mapa sí que se haya hablado largo y tendido de nuestro deporte en estos días, aunque algunos apenas nos hayamos enterado un poco más abajo. Y eso que los carruseles estuvieron esta vez en su papel, que hasta conectaron en los minutos previos para retransmitir en directo el abucheo a Ricky cuando se anunciara su nombre por megafonía, que acaso nos refiramos a este tipo de cosas cuando decimos lo de hablar de baloncesto… aunque en realidad importe una mierda el baloncesto, aunque lo único que en verdad importe sea lo otro, la bronca, el lío que tantas veces parece rodear al baloncesto.

Si de hablar de baloncesto se trata, las próximas semanas van a ser sumamente prolíficas (¿existirá realmente esta palabra o me la habré inventado?) en acontecimientos de toda índole, así que oportunidades diría yo que no nos van a faltar: empezando por la cosa del Top16 euroliguero (que en apenas un par de días nos regalará auténticos partidazos, Barça-Panathinaikos, Montepaschi-Madrid, Baskonia-Khimki, la de dios), siguiendo por el All Star Weekend (que demasiadas veces acaba a la larga resultando un coñazo, pero que al menos genera suficientes expectativas en las horas previas como para andar de boca en boca) y acabando por la cosa más grande que suele pasarle a nuestro deporte año tras año, es decir, la Copa del Rey. Baloncesto en estado puro como para dar y tomar, pero otra cosa ya será que nos interese hablar de eso, que eso venda, que no echemos en falta un buen escándalo más o menos extradeportivo a nuestro alrededor para poder llevárnoslo a la boca, qué cosas. O como habría dicho algún famoso (de los de antaño, que los de hoy son un poquito más prosaicos), que hablen de nosotros, aunque sea bien. Pues eso.

Anuncios

Publicado octubre 27, 2012 por zaid en ACB, Euroliga, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: