TeleDesPrecio   Leave a comment

(publicado el 12 de febrero de 2010)

 

Un viernes cualquiera te levantas como tantos otros, te tomas el café, te duchas, te vistes pero eso sí, antes de salir para el trabajo te acuerdas (cómo no habrías de acordarte) que tienes que poner a grabar tus dos partidos de Euroliga, justo esos dos que ayer casualmente no echaron en directo, ni en semidirecto siquiera. No tienes tiempo de mirarlo en Internet, mejor lo miras en Digital +, según su guía el Baskonia-Khimki va de 14:30 a 16:25 y el Barça-Panathinaikos de 16:25 a 18:10, un poco tarde para sus costumbres, piensas, pero en fin, será así, tendrán algún compromiso previo, estas cosas ya se sabe… Lo programas, te vas para el trabajo, sales, sin apenas comer te vas al híper a hacer la compra semanal, vuelves, lo recoges todo y por fin, ya a media tarde, te desmoronas frente al televisor, le das al play y en lugar de unos tíos en camiseta de tirantes y pantalón corto se te aparecen un par de barquitos echando carreras por la mar salada, más de tres horas de carreras que digo yo si no acabará mareada esta pobre gente, y luego ya para acabar de arreglarlo un Arsenal-Liverpool que muy en directo no sería, que no creo yo que en Londres anochezca tan temprano ni que tengan por costumbre jugar al fútbol los viernes a la hora del té. Entonces te desesperas, te cagas en todo lo cagable, sueltas unos cuantos exabruptos absolutamente irreproducibles, vuelves a mirar la programación que te vuelve a mostrar esos mismos horarios y finalmente acudes a Internet que, vaya por dios, te cuenta ahora otra cosa completamente distinta (y actualizada ese mismo viernes a las 11:00, que a ver cómo demonios ibas tú a saberlo antes de salir de casa), te anuncia el Barça-PAO por la mañana (a buenas horas) pero sin mencionar siquiera la hora de comienzo (claro, así no corren el riesgo de que la gente la sepa), del Baskonia-Khimki nunca más se supo, del otro redifusiones tampoco hay, quizá el mejor partido de baloncesto que se pueda ver ahora mismo en Europa y de repente ya te lo has perdido, ya no hay más vuelta atrás que buscarte la vida en Internet, pagando probablemente pero para entonces ya sabes el resultado, ya te da igual todo, ya sólo te quedan fuerzas (pocas) para desahogarte aporreando estas teclas, para trasladar tus exabruptos a este blog aunque en el fondo sabes perfectamente que no te los va a leer ni dios, que desde luego no te los va a leer el único dios que querrías que te los leyera, ése cuyo nombre y cargo desconoces pero en quien ahora mismo estás pensando…

Que a ver, que ya lo sé, que no me lo tomen a mal, que está muy bonita la cosa esa de los barquitos veleros, esa Copa América o Copa del América o Copa de la Madre que Parió al América o como demonios se llame, que bien sé yo que es una competición que arrastra a las masas, que la Champions League y hasta el Mundial de Fútbol andarán ya temblando por el bocado que puede darles a sus delicadas audiencias, esas multitudes enfervorizadas y enfervorecidas vibrando con la lucha cuerpo a cuerpo (casco a casco, más bien) entre un barco norteamericano y otro suizo, ¡¡¡suizo!!!, que ya les vale, que dónde hará esta pobre gente los entrenamientos, en el Lago Leman… Pues eso, que muy bien y muy bonito todo, pero que no sé yo si la cosa no les acaba quedando un poquito larga, tres horas de riguroso directo (más las que ya llevaran antes de empezar yo a grabar), que a lo mejor algún ratillo podrían apañarlo dando luego un amplio resumen, la repetición de las ceñidas y las empopadas (¡!) más interesantes de la jornada, qué sé yo. Que sin negar la capital importancia de esta megacompetición a escala planetaria, digo yo que de vez en cuando tampoco vendría mal meter durante un ratillo algún deporte de secano siquiera para variar, mismamente esa cosa de los canastos con la que tantas veces dicen que se vuelcan… Que si esto es así con un par de barcos, casi mejor prefiero no pensar qué pasará cuando empiece esa otra cosa de las nieves (o sea, ya mismo…) Que Neptuno nos coja confesados.

Su mosca muestra en pantalla las siglas tdp, y tú en tu inmensa ingenuidad siempre creíste imaginar que ese logo identificaba a TeleDePorte pero ahora sabes ya que no es así, por fin entiendes que en verdad esTeleDesPrecio, desprecio profundo que es lo único que al parecer les merecemos todos aquellos que tenemos por costumbre sentarnos al otro lado del televisor. Desprecio profundo hacia nosotros y aún peor, hacia sus profesionales, esos Ronrás, Alzueta y tantos otros que se lo curran durante la semana, que hasta se montan complejos tinglados en Facebook y en Tweeter y en donde haga falta para intentar fidelizar al espectador, total para que al final todos sus esfuerzos se vayan a tomar por el sumidero de algún preboste que, no pareciéndole bastante dártelo ya con todo un día de diferido, decide además ponerse a jugar al escondite con su programación. Así que ya lo sabes: la próxima vez, cuando salgas por la mañana para el trabajo, no se te ocurra mirar la guía ni la web que eso al fin y al cabo lo puede hacer cualquiera, no, directamente pon a grabar todo, desde que salgas y hasta que vuelvas, así revienten todos tus aparatos de grabación. Eso sí, siempre sabiendo que en el fondo dará igual, que justo ese día te lo habrán puesto a las cinco de la mañana o que te lo pondrán cinco días después cuando ya ni te acuerdes, todo dará lo mismo, volverá a quedársete la misma cara de gilipollas, puedes estar seguro, pero al menos tu conciencia se habrá quedado un poco más tranquila.

Anuncios

Publicado octubre 27, 2012 por zaid en medios, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: