46-3   Leave a comment

(publicado el 22 de marzo de 2010)

 

El pasado sábado, mientras presenciaba la enésima exhibición blaugrana, esta vez en el (no menos azulgrana) feudo baskonista, en un momento dado mi mente se me fue a hacer números. A ver, no son precisamente los números mi especialidad pero de vez en cuando tampoco está de más hacerlos, siquiera sea por mantener aún la neurona ligeramente activa. Y así, haciendo números, llegué a la conclusión de que el Barça lleva en Liga ACB un espectacular récord de 24 victorias y dos derrotas, de que en Euroliga lleva (sumando las dos fases disputadas) 15 victorias y una sola derrota, y de que si a todo ello le añadimos sus dos triunfos en la Lliga Catalana, otros dos en la Supercopa y los tres de la Copa, el resultado final nos arroja un escalofriante resultado de 46-3, 46 victorias y sólo tres derrotas en los 49 partidos oficiales disputados hasta la fecha, una derrota (de promedio) cada dos meses, una derrota por cada (más de) quince victorias, casi un 94 por ciento de efectividad, que a ver qué otro equipo del mundo mundial (en una liga medianamente seria, se entiende) puede a día de hoy presentar un balance siquiera un poco semejante.

Y qué tres derrotas, oiga, que esa es otra, que casi más parecieron empates técnicos, en Gran Canaria, Valencia y Belgrado, la primera por dos, las otras por un solo punto de diferencia. Y de la de Las Palmas no puedo opinar porque no la vi, pero no estará de más recordar que la de Valencia vino por un triple literalmente sobre la bocina de Rafa Martínez y que la de Belgrado vino por lo que vino, esa interpretación arbitral al filo de la ley, como si dijéramos. Es decir, estamos ante un equipo que no tiene por costumbre perder, que de hecho a día de hoy aún no sabe lo que es perder ni tan siquiera por más de una canasta de margen, un equipo que si alguna rara vez muerde el polvo lo hace por la mínima y eso sí, mediando casi siempre algún extraño suceso paranormal a su alrededor. Hasta aquí los datos, fríos, implacables, demoledores. Y ahora, la pregunta: con todos esos datos en la mano, ¿existe realmente alguna posibilidad, por pequeña que sea, de que el Madrid (o quien fuera) pueda ganarle tres partidos, nada menos que tres, al Barça, en una eliminatoria de playoffs al mejor de cinco?

Existir existe, claro que existe, si no todo esto no tendría sentido, no podría llamarse deporte si no existiera. Al Barça le puede sobrevenir un repentino exceso de confianza, o incluso una crisis en toda regla, qué duda cabe, hasta ahora se va librando pero nadie es sublime sin interrupción, nadie está exento de malas rachas. O al Madrid le puede sobrevenir un pico, un estado de forma superlativo, un momento de inspiración sin igual. Puede suceder, por supuesto que sí… pero no me negarán que no parece muy probable que suceda. Si esto fuera a partido único, pues oye, quién sabe, al fin y a cabo un día tonto lo tiene cualquiera, palizas pasadas no presuponen palizas futuras, el Madrid no vio al Barça en sus tres citas anteriores pero eso no implica que el día menos pensado no se la pueda liar; pero eso, un día. ¿Tres?

No es un problema del Madrid: sinceramente, no creo que ahora mismo haya un solo equipo sobre la faz de la Tierra (a este lado del Atlántico, se entiende) capaz de ganarle tres partidos al Barça en una serie al mejor de cinco. El Madrid le ganará uno, eso en el mejor de los casos, acaso ese tercero en Vistalegre para darle un gusto a su afición, y aquí paz y después gloria. Y claro, luego vendrá el mesarse los cabellos, el llanto y crujir de dientes, la crucifixión mediática (tanto más siendo Semana Santa), ese llenarse unos y otros la boca hablando de fracaso sin paliativos, ya se sabe, está en la propia naturaleza de la Entidad, el Madrid es el Madrid, no ganar ya es fracasar, no digamos ya si es encima el eterno rival el que te destroza. No deberían ponerse tan trágicos, creo yo: si buscan fracasos quédense casi mejor en aquella cagada frente al Maccabi, esta otra no, esta del Barça no habrá de ser más que la cruda realidad de la vida. Que ya lo dijo aquél, que lo que no puede ser no puede ser y además es imposible (o al menos, muy improbable…).

Anuncios

Publicado octubre 28, 2012 por zaid en ACB, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: