bajo presión   Leave a comment

(publicado el 7 de junio de 2010)

Antes de nada me curaré en salud: Dusko Ivanovic me parece un magnífico entrenador. Magnífico en cuanto a motivación, magnífico en lo que se refiere a mantener siempre el máximo grado de exigencia e intensidad en sus jugadores, magnífico en la preparación de su juego de ataque: pocos parecen tener el picanrol (opicanpop, en su caso) tan trabajado como ellos, muy pocos (por poner algún ejemplo) parecen sacar más partido que ellos de esa típica jugada de saque de fondo cuando apenas te quedan un segundo o dos de posesión. Eso sí, acaso yo prefiera entrenadores con mayor repertorio táctico especialmente en defensa (supongo que él será de la opinión de que mejor hacer tres cosas y hacerlas bien a querer hacer trescientas y que te salgan regular), acaso yo prefiera entrenadores cuyo elevado nivel de exigencia resulte un poco menos excluyente (pero ése no es un mal sólo suyo, sino bastante fácil de encontrar en los técnicos de hoy en día), es decir, entrenadores capaces de adaptarse a lo que les dan (y sacarle partido), sin que sea lo que les dan lo que tenga que adaptarse necesariamente a ellos una y otra vez, me vales si estás hecho a mi imagen y semejanza, si no puerta y que me traigan a otro. Manías mías sin la menor importancia, claro está, por lo que una vez más insisto, repito, reitero: aún a pesar de mis particulares obsesiones Dusko Ivanovic aún me sigue pareciendo un gran entrenador.

Pero hay un pequeño aspecto suyo que me ha generado dudas desde siempre, y que aún a riesgo de que procedan a lincharme me veo en la penosa obligación de compartirlo con todos ustedes: creo sinceramente que Dusko Ivanovic se maneja particularmente mal en las situaciones bajo presión extrema. Es decir, intuyo que se desenvuelve extraordinariamente bien en el día a día, en sus durísimos entrenamientos cotidianos de cada semana; y sé positivamente que se desenvuelve no menos bien en la inmensa mayoría de partidos de mayor o menor importancia que su equipo viene a disputar temporada tras temporada. Pero en los choques a cara o cruz a veces se descompone (o eso percibo yo desde fuera, al menos), a veces aún sin quererlo transmite a sus jugadores esa misma descomposición.

No es algo que se me haya ocurrido hoy (hoy menos que nunca, claro), es algo que llevo pensando (llamémoslo así) desde hace ya algunos años; no es que estuviera yo al cabo de la calle de ese dato que se manejaba estos días atrás (ya saben, su maldición del quinto partido) pero sí tenía en la memoria algunos casos concretos, puntuales derrotas en partidos decisivos siendo éstos además en su propia casa: como aquel quinto partido de la semifinal de 2004 contra el Estu o como aquel quinto partido de la Final de 2005 ante el Madrid, ya saben, el de la imposible remontada en aquel último minuto, el del triple postrero de Alberto Herreros; mérito (en lo que se refiere a banquillos) de un Maljkovic que nunca fue santo de mi devoción, pero sobre todo demérito de un Ivanovic desquiciado como jamás le había visto antes (ni después) y que de algún modo acabó contagiando ese mismo desquicie a sus jugadores. Así lo percibí, así lo escribí yo entonces y mi buen disgusto me costó, por cierto, que ni los unos ni los otros lo entendieron, los unos pordenostar a Dusko, los otros por poner más el acento en los deméritos baskonistas que en los aciertos blancos. Pero entonces lo pensé y hoy lo sigo pensando (o algo así), aquella Final la ganó el Madrid, qué duda cabe, pero mucho más la perdió el Baskonia por su mala cabeza, siendo muy significativa la cuota de responsabilidad de Ivanovic en dicho descabezamiento.

Y hete aquí que todas estas historias reaparecieron en mi memoria, no ayer en el quinto partido (que no hubo lugar) sino el pasado viernes, durante la disputa del cuarto. A ver: es normal que a Dusko no le guste que le metan el micro en los tiempos muertos, a casi ningún técnico le gusta; otra cosa ya es que algunos (tipo Aíto) lo exterioricen constantemente mientras que otros simplemente se aguanten. Hasta ahora Ivanovic pertenecía a esta úttima categoría (y bien que se lo agradecíamos) pero el viernes en un momento dado montó en cólera, ¡¡¡quita eso!!!, ¡¡¡QUITA ESO!!! (manotazo incluido), ya no paró hasta que le quitaron eso. Acaso en su cabreo pudiera tener algo que ver la metedura de pata previa de Telemadrid, que ya les vale, que en el tiempo muerto anterior (pedido claramente por Messina) le pusieron la cámara a Ettore y el micro a Dusko en un prodigioso alarde de sincronización; tuvo que decir tres o cuatro veces Felipe Galán estamos viendo a Messina pero estamos oyendo a Ivanovic para que finalmente reaccionaran… cuando ya era demasiado tarde, cuando ya se acababa el tiempo muerto. Claro, aquello le le debió sentar a Dusko a cuerno quemado y hasta puede que hasta le hiciera desarrollar una cierta paranoia, pero cómo, pide el tiempo Messina y me plantan a mí el micro, pues ahora en el próximo se van a enterar de quién soy yo… No sé, tal vez fuera eso, no digo yo que no pero qué quieren que les diga, como que me parece muy poca acción para tamaña reacción, muy poquito pecado como para tanta penitencia.

Y sacado de quicio como estaba, la siguiente fue protestar airadamente las airadas protestas de Messina. No diré que era lo que nos quedaba por ver porque alguna que otra vez ya lo habíamos visto, pero reconozco que estas cosas me resquebrajan los esquemas. Quien más quien menos, todo técnico que se precie (incluido Ivanovic) acostumbra a pasarse buena parte del partido protestando decisiones arbitrales, a veces hasta el aburrimiento, hasta el hartazgo, hasta la técnica. Ahora bien, ponerte a protestar que el técnico rival está protestando sólo conduce a que el susodicho te diga casi mejor métete en tus asuntos (como así sucedió), o bien a que los árbitros se crezcan y les coloquen una técnica a cada uno (como así no sucedió, pero pudo perfectamente haber sucedido). Cuentan que andaba Ivanovic obsesionado por la supuesta bula arbitral hacia Ante Tomic (cielo santo, como se enteren en Telemadrid, tan convencidos como están todos ellos de que el que tiene bula arbitral es Splitter), que vale, que si él lo cree así puede ser hasta legítimo que lo suelte en rueda de prensa para así informar a los árbitros (que esto al fin y al cabo lo hace todo dios, que lo hace hasta Phil Jackson), pero una cosa es eso y otra montarle el pollo al de enfrente como diciéndole a ver qué demonios haces protestando tú cuando aquí el único que tendría motivos para protestar soy yo. De toda de la serie casualmente fue éste el partido que se resolvió con más claridad, como casualmente algunos jugadores baskonistas lo fueron a acabar bastante más fuera que dentro del mismo…

Pero claro, ahora usted pensará con toda la razón que hay que ver qué magnífica oportunidad he perdido de callarme. Al fin y al cabo el Baskonia se llevó el quinto, rompió la maldición de su técnico y de paso se ganó el derecho a ser el equipo que pierda la final contra el Barça (no me malinterpreten, esto no tiene que ver ni con Dusko ni con nadie, es simplemente que no creo que haya equipo alguno en toda Europa capaz de ganarle al Barça una eliminatoria, tanto menos si es al mejor de cinco, tanto menos si es con ventaja de campo blaugrana). Qué duda cabe, todo este rollo habría tenido mucho más sentido (o algo de sentido, al menos) si el Madrid se hubiera llevado finalmente el gato al agua. No fue así, y hoy tenía dos opciones: o bien guardarme para otra ocasión esta idea que llevaba ya un par de días rondando por mi cabeza (y apuntar si acaso hacia Messina… pero es que ya habrían sido demasiadas veces), o bien soltarla pese a todo, ir (una vez más) a contracorriente, apostar contra el ganador y que sea lo que dios quiera. Bien soltada está, ahora ya sólo cabe esperar que no me linchen demasiado.

Anuncios

Publicado octubre 28, 2012 por zaid en ACB, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: