cuatrocerismo   Leave a comment

(publicado el 24 de mayo de 2010)

 

¿Por qué será que estos playoffs NBA 2010 me están pareciendo los menos competidos de la historia (es decir, los menos competidos de mi historia)? ¿Será acaso que estoy atravesando una fase de profunda negatividad? (siempre negatifo, nunca positifo, ya lo decía el cabeza de ladrillo aquél, que por cierto estos días pasados reapareció ante nuestros ojos) ¿O será más bien que números cantan? Sálvese acaso la primera ronda, sólo una eliminatoria llegó al séptimo partido pero al menos hubo alguna que otra de 4-2, y a partir de ahí el diluvio o más bien todo lo contrario, sequía total y absoluta, semifinales y finales de conferencia de repente convertidas en un secarral difícilmente digerible. Tres tremendas barridas por 4-0 en semis, sólo la campanada de Boston en Cleveland encontró ligera resistencia. Y las finales parecen ir por el mismo camino: aún no sé ni quiero saber (hasta que no me siente a verlo, claro) el resultado del Phoenix-Lakers de esta pasada madrugada, pero sí sé que en los dos primeros encuentros los angelinos les clavaron como ciento veintitantos puntos por noche a esos Suns de los yo el otro día me atreví a decir (en qué hora) que volvían a correr como en tiempos de D’Antoni pero ahora ya no descuidaban la defensa, capaces son de todo con tal de dejarme mal, hay que ver; y de la Final del Este ya ni hablemos, claro, 3-0 de Boston a Orlando, a los Magic (que no habían perdido ni un partido en las dos rondas anteriores, no estará de más recordarlo) en el tercer partido ya sólo les faltó enarbolar la bandera blanca, implorar clemencia y finalmente salir huyendo despavoridos por las calles de Boston, única manera posible de acabar con la somanta de baloncesto que los Celtics les estaban metiendo. Sospecho que los orlandeses darían cualquier cosa por no tener que ¿jugar? el cuarto ¿partido?, irse de ya de vacaciones cada mochuelo a su olivo y aquí paz y después gloria, pero mucho me temo que el señor Stern no va estar por la labor, que el hombre es muy suyo para sus cosas. Esta misma noche los Magic volverán a saltar a la cancha del Noséqué Garden, volverán a preguntarse quién demonios serán esos tíos que están suplantando a los verdaderos Vince Carter y Rashard Lewis (con asombroso parecido físico, ciértamente), volverán otra vez a abrirse de piernas (ustedes perdonen la vulgaridad), sentirán de nuevo en sus carnes una nueva humillación, ya la última por esta vez… Hay que ver, con lo felices que se las prometían hace sólo una semana y ahí les tienen, padeciendo ellos también ese mismo virus del cuatrocerismo que antes se ocuparon de inocular a Bobcats y Hawks.

 

Ya, pero, ¿qué está pasando? (no a los Magic, sino en general). Lo fácil ahora sería poner voz cascada y decir que es que ya no hay playoffs como los de antes, aquellos tiempos de Magic Johnson, de Larry Bird, aquellos sí que eran playoffs y no esta cosa de ahora… Pues tampoco. Ya saben que yo creo firmemente quecualquier tiempo pasado fue anterior, que no necesariamente mejor. Hace tan solo cuatro años proclamamos todos unánimemente haber asistido a los mejores playoffs de la historia, afirmación que entonces me pareció arriesgada pero que tal vez no estuviera muy lejos de la realidad. Y hace tan solo un año, en 2009 por más señas, tuvimos ocasión de asistir a otras series francamente extraordinarias con mención especial para aquella inolvidable eliminatoria de primera ronda, Celtics-Bulls, siete partidos con otras tantas prórrogas desigualmente repartidas a lo largo de toda la serie. Sucedió hace sólo doce meses, luego no debería haber razones como para no pensar que dentro de otros doce o veinticuatro no pueda volver a suceder algo similar. Ahora bien, preparémonos, porque entre tanto no habrán de faltar sesudas teorías de contumaces apólogos del apocalipsis vendiéndonos, qué sé yo, que el gen de la competitividad está dando paso al gen del conformismo, de paso atribuyendo dicho mal a la legión extranjera que puebla la Liga y que resulta siempre muy socorrida para echarle la culpa de todo. No le busquen tres ni cinco pies al gato, háganme el favor, y si quieren buscar uno solo pongan casi mejor su énfasis en el agotamiento tras otra eterna e interminable temporada regular. Que sí, que ya lo sé, que todas las temporadas acostumbran a durar lo mismo luego a priori todas agotan lo mismo, pero que me reconcerán también que la exigencia física que se estilaba a finales del siglo XX nada tenía que ver con la que se estila a finales de la primera década del XXI. ¿Es sólo casualidad que los dos equipos que se perfilan como finalistas, Celtics y Lakers, ambos sobradamente entrados en años por cierto, hayan hecho una temporada regular muy por debajo de lo que se esperaba de ellos? Es sólo un factor, muy útil para tapar la boca a los agoreros de turno, tampoco sé si muy determinante en realidad. Porque al final la única conclusión posible es que no hay conclusión posible, que esto son rachas, mire usted, hay cosechas buenas y otras malas, esto es así, qué le vamos a hacer. No parece que esta añada de 2010 vaya precisamente a dejarnos una huella indeleble en el paladar, pero tampoco nos demos por vencidos todavía…

Porque queda (o debería quedar) lo mejor. Años hubo (verbigracia 1989) en los que unos playoffs absolutamente sublimes fueron a desembocar en una Final de barrida total. ¿Por qué no puede suceder esta vez justo al contrario? Lakers y Celtics (démoslo por hecho) poseen argumentos más que suficientes para ofrecernos su enésima reedición de la Guerra de los Mundos. No lo pronosticaré más que nada para no cagarla, pero sí dejaré caer que los aficionados del mundo entero, un poco de bajón en estos días tras todos estos pleitos deslavazados, bien que nos merecemos, esta vez sí, una verdadera Final. Que así sea.

Anuncios

Publicado octubre 28, 2012 por zaid en NBA, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: