cuestión de magnitudes   Leave a comment

(publicado el 28 de abril de 2010)

Los del baloncesto tenemos un grave problema, que es que acostumbrarnos a movernos en magnitudes muy altas y luego claro, así nos va; estamos cada dos por tres que si setenta puntos, que si ochenta, que si cien, que si más incluso, a ver en qué otro deporte sobre la faz de la tierra pueden alcanzarse tanteos semejantes (¿fútbol australiano, tal vez?), pero un día de repente llega el Tío Paco con las rebajas (¿por qué se dirá esto?), te quedas en cincuenta y para qué quieres más, sales en los papeles, en las radios y en las televisiones (esas mismas en las que de otra manera jamás saldrías), de repente todo dios se hace cruces,míralos a los del baloncesto con tanteos de balonmano, hay que ver, con lo que ha sido ese deporte, aquellos tiempos de Brabender o Epi y mírales ahora, tanta táctica y tanta defensa lo están matando, es que ya ni al medio centenar de puntos llegan, qué digo ni a cincuenta, que es que a veces ni a cuarenta (véase la muestra) y entonces ya no es que nos crucifiquen, ya es que hasta nos sacan coplas para certificar nuestra definitiva decadencia, nuestra pronta desaparición.

Si fuéramos como el fútbol no tendríamos estos problemas. Cada semana cientos, miles de equipos en todo el mundo mundial se quedan a cero, cero patatero y punto pelota (o cero pelotero y punto patata), ahí no hay récord que valga, ahi no existen magnitudes negativas, que si menos uno, menos dos o menos equis, ni tampoco admite matices, no hay un cero bajo ni un cero alto, no, cero es cero y punto, te quedas a cero y a lo peor ni siquiera pierdes, hasta puede que empates contra otro cero igual de gordo que el tuyo, tanto da, diga usted que un equipo de fútbol se quedó a cero y a todo dios le resultará de lo más normal, diga usted que un equipo de baloncesto se quedó en cincuenta y a todo dios se le erizará el vello, qué le vamos a hacer, debe ser nuestro sino.

Qué duda cabe, a las masas les resultaría mucho más manejable nuestro deporte si tuviéramos a bien funcionar con otras magnitudes. Deberíamos inventar el baloncesto en sets, por ejemplo: imaginen, partidos al mejor de cinco mangas (al mejor de siete en NBA) a la manera del tenis o del voley, quien gane tres (cuatro en NBA) gana el partido, sets de diez minutos (de doce en NBA)… o aún mejor, ni cronómetro ni leches, simplifiquemos todavía más las cosas, el primero que llegue a 21 (con 2 de diferencia) gana el set, como en las antiguas pachangas callejeras. Los partidos ya sólo podrían acabar de tres maneras, 3-0, 3-1 ó 3-2, los primeros tal vez se nos quedarían un poco cortos, los del medio vendrían a ser más o menos como ahora, los últimos serían como si ahora nos dieran un par de prórrogas de propina. Ya, pero ¿qué ventajas obtendríamos con esto? Pues nosotros los del baloncesto más bien ninguna, de hecho nos tocaría sobremanera las pelotas si algo así se hiciera, pero al común de los mortales de repente nuestro deporte le resultaría hasta asequible, figúrense, en las noticias escucharíamos Barça ganó a Unicaja tres a uno, Power apalizó a Xacobeo por tres sets a cero, el Madrid se impuso en Granada por un ajustado tres a dos, ya ni dios se preocuparía por el resultado parcial de cada set, ya nadie se rasgaría las vestiduras por si éste o aquél anotó mucho o poco, el baloncesto finalmente liberado de complejas magnitudes de dos cifras, por fin al alcance de todos aquellos que para contar sólo se apañan con los dedos de una mano…

En fin, que supongo que se habrán enterado, que lo habrán escuchado aunque no sean aficionados al baloncesto porque debieron decirlo hasta en el Tomate, la Noria o el Sálvame, programas que no tengo el gusto de conocer (de hecho ni siquiera sé si siguen existiendo) pero que decirlo seguro que lo dijeron, qué demonios, si hasta ha debido de aparecer la noticia en la Voz del Taxi, en la hoja parroquial de su barrio de usted, en los folletos publicitarios del Carreflús: el pasado domingo el Lagun Aro GBC sólo anotó 39 puntos en su visita al Blancos de Rueda Valladolid, batiendo así el récord histórico negativo de la ACB (el récord histórico positivo está en 147 puntos, por cierto; difícil será que alguien lo bata pero si algún día sucediera no estaría de más ver si los medios le dan la misma bola, no vaya a ser que sólo sea noticia que el hombre muerda al perro). Y afortunadamente sucedió en abril, porque si esto llega a ocurrir en navidades, en plena campaña de Encesta su Juguete, no quiero ni pensar lo que podría haber pasado…

Anuncios

Publicado octubre 28, 2012 por zaid en ACB, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: