medio Madrid   Leave a comment

(publicado el 3 de mayo de 2010)

 

– Rimantas Kaukenas, es bien sabido, cayó en desgracia para siempre durante la eliminatoria euroliguera contra el Barça. Se anunció su despido, por anunciarse se anunció hasta su supuesto traspaso a la cosamilanesa del señor Armani pero no, se ve que la lesión de Hansen precipitó su readmisión así que ahí sigue, pelándose el culo en el banquillo todo vestidito de blanco, contemplando con delectación cómo su presunto sustituto Almond cumple escrupulosamente los sistemas, al parecer. Que eso le sirva para sumar puntos está por ver pero cumplirlos los cumple, vaya si los cumple, Messina no le mantendría eternamente en cancha si no los cumpliera. Al menos al lituano esto le servirá de aprendizaje, a ver qué es eso de saltarse el guión, dividir la zona cual cuchillo en mantequilla y clavar la canasta sin que te hayan dado permiso para ello, válgame dios. A ver si así escarmienta de una vez por todas.

– Se ve que Louis Bullock anda achacoso el hombre, qué le vamos a hacer. Lesiones, deslesiones, crujidos varios, un sinvivir de convalecencias un año tras otro, pero que raras veces le han impedido vestirse de corto y sacar la cara por su equipo tanto más cuanto éste más necesitado estuviera, tanto más cuanto el partido más se aproximara a esos últimos minutos que son su hábitat natural. El pasado sábado Bullock se vistió de corto como tantas otras veces, total para deambular como un fantasma durante algún segundo, total para que luego se le tragara la tierra (el banquillo, más bien) durante el resto del encuentro, allí desmoronado viendo el partido pasar, su muñeca pudriéndose en vez de sirviendo a la causa como en tantas otras (supuestas) remontadas…

– No les quepa la menor duda, de no haber mediado aquella inoportuna avería Sergi Vidal habría acudido a Polonia el pasado verano, y no precisamente de vacaciones sino vestido de rojo para la ocasión. La lesión truncó su internacionalidad pero no su llegada a la Casa Blanca, aquel fichaje que a tantos pareció la merecida culminación de su carrera. Y sin embargo hoy el bueno de Sergi andará preguntándose quién demonios le mandaba meterse en estos berenjenales, quién demonios le mandaba venirse a la Villa y Corte estando tan feliz como él estaba a la vera de Ivanovic en tierras alavesas. Ya ven, como han sido pocos los años enteros echados a perder por las lesiones, ahora ya sólo le faltaba echar a perder otro por (supuestas) cuestiones técnicas o tácticas, pues qué bien, para este viaje no sé yo si le hacían falta alforjas.

– Los años no pasan en balde, las lesiones tampoco, que Jorge Garbajosa ya no es el que era no es un secreto para nadie. Ahora bien, que no sea el que era no significa que no sea aún mucho mejor de lo que cree buena parte de su afición, esa misma parte (sector ultramontano, más bien) que le puso la cruz ya desde antes de que llegara, esa misma que se dedica a insultarle mes tras mes en los foros por cosas tantrascendentales como su supuesta filiación atlética. Que ya no sea el que era tampoco tendría por qué significar que ya sólo sirva para empezar partidos pero rara vez para terminarlos, al parecer, como si su muñeca y su experiencia no pudieran ser aún sumamente útiles (como siempre lo fueron) en esos últimos minutos, o como si tuviera prohibido jugarlos por prescripción facultativa, vaya usted a saber.

– El pasado sábado, en un momento dado, Arsenio Cañada se refirió al Trío Maravilla que estaba posibilitando el primer atisbo de remontada blanca, a saber, Prigioni, Llull y Felipe Reyes. Pero Felipe duró en cancha menos que un caramelo a la puerta de un colegio, toda la confianza de Messina depositada en Lavrinovic, cuando éste hizo la quinta la confianza pasó a Tomic, que éste anduviera perdido cual alambre del pan de molde en mitad de la defensa baskonista tanto daba, y el otro puesto interior mejor ni mentarlo, la confianza en Velickovic repentinamente recuperada, quién se lo iba a decir hace apenas un mes, como para andar quitándole ahora… Total, que todo el último cuarto se lo pasó Felipe viendo los toros desde la barrera, su garra y su clase bajo control no vaya a ser que afloren en detrimento del sistema, hasta ahí podíamos llegar, confirmando así una vez más esa somera impresión de no ser santo de la devoción de Messina, probablemente nunca lo fue por más que éste intentara disimularlo quizá por aquello del qué dirán… Se acabaron los disimulos, al parecer.

¿Suena bien, verdad? Kaukenas, Bullock, Vidal, Garbajosa y Reyes, cuántos entrenadores no darían un ojo de la cara (y la yema del otro) por poder disponer de un quinteto así, aún por descompensado que éste sea, aún por anárquicos que sean algunos, aún por achacosos o (supuestamente) acabados que estén otros.Kaukenas, Bullock, Vidal, Garbajosa y Reyes, quinteto en desgracia, medio Madrid como si dijéramos tirado a la papelera que ahora ya sólo nos vale el otro medio, mire usted: confianza ciega en Almond, que lo mismo un día de estos empieza a cascar nueces pero que por ahora no nos consta que se casque nada, al menos en público. Confianza ciega en Velickovic, Lavrinovic y Tomic, que no tendría nada de particular de no ser por la desconfianza (no menos ciega) en esos Jorge o Felipe que han debido romper algo, al parecer. Confianza ciega en Prigioni, Llull y Jaric, que no tendría nada de particular si no fuera porque los tres son (o algún día fueron) bases; o si no fuera porque el serbio, pasado el inicial efecto champán, parece ya reconvertido en el jugador acomodado que siempre fue durante sus últimas temporadas NBA, con o sin su Adriana Lima de por medio; o si no fuera porque Prigioni y Llull, que bien merecida tienen esa y todas las confianzas, ciegas y no ciegas, resultan ser seres humanos al fin y al cabo: es decir, que por muy bien que jueguen, por mucho que rindan, si no les das una tregua llega un momento en que revientan, hay que ver cómo son. Nada de particular si al menos tuvieras algo a lo que poder recurrir desde el banquillo, pero claro, no es el caso, en ese banquillo sólo hay una panda de defenestrados, vaya por dios. Así no hay manera.

Total, que el año pasado nos pasamos media vida metiéndonos con aquel Madrid de Plaza que no jugaba a nada pero al final resolvía sus partidos recurriendo a la épica, y ahora hete aquí que este otro Madridmessiniano, prodigio del cientifismo y la planificación al parecer, cuando la cosa se le pone cruda acaba actuando exactamente de la misma manera. Eso sí, con alguna sutil diferencia, tal vez: aquel Madrid había costado bastantes menos euros que éste, para empezar; en aquel Madrid unos jugaban más y otros menos pero más o menos acababan jugando casi todos, en este Madrid sólo juegan un puñado, el otro puñado se lo mira y se pregunta qué he hecho yo para merecer esto, sin encontrar respuesta, me temo; y lo más importante, aquel Madrid de las remontadas generalmente remontaba, a este otro Madrid le cuesta más, será que no está en su naturaleza. Total, que el madridismo que abrazó gustoso la fe del messinismo anda ahora pelín desconcertado, acudiendo aún fielmente a Vistalegre sin saber ya en qué creer, por no saber muy pronto ni siquiera sabrán ya ni a dónde acudir, les quitarán esa vista suya tan alegre y les meterán a cambio en una caja que dicen mágica, qué cosas, lo que aún les quedará por ver… (pero esta ya es otra historia, que habrá de ser comentada en otra ocasión).

Anuncios

Publicado octubre 28, 2012 por zaid en ACB, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: