ni por todo el oro del mundo   Leave a comment

(publicado el 8 de mayo de 2010)

Es bien sabido que el dinero no da la felicidad, pero produce una sensación tan increíblemente parecida que sólo un auténtico experto podría apreciar la diferencia. O dicho de otra manera, el dinero no da la felicidad, pero permite comprarla. Dígaselo si no a esa ingente multitud de sufridos atenienses (versión El Pireo): les bajarán la pensión, les quitarán las pagas extras, les pondrán incluso en la calle pero ahí les tienen, toda unaselección del mundo FIBA (más un par o tres de incrustaciones NBA) puesta a su entera disposición para dar en las narices desde hace meses a esa otra ingente multitud de aún más sufridos atenienses (versión PAO) a los que este año ni tan siquiera les queda un consuelo euroliguero que llevarse a la boca. Decía Galilea queel dinero no lo es todo, probablemente así sea (o así debería ser) pero vaya usted ahora a decírselo a todas esas gentes de Belgrado, partisanos sedientos de gloria para quienes sólo vale el triunfo, vaya usted y dígales que merecieron ganar, que fueron los vencedores morales (expresión aborrecible donde las haya), cuénteles que hicieron una hazaña, que por presupuesto tendrían que estar siempre treinta puntos abajo, explíqueselo por ejemplo a ese Vujosevic que allí se quedó petrificado en la banda cual estatua de sal, sin fuerzas apenas para apretar la mano de los técnicos rivales, mirando y no viendo cómo había podido pasar, cómo se había podido escapar cuando habían llegado a tocarlo con la punta de los dedos… Explíqueselo a todos ellos, dígales que su derrota fue una victoria y verá dónde le mandan.

Y sin embargo aún hay cosas que el dinero no puede comprar. Sí, ya lo sé, suena a culebrón, a anuncio publicitario o a copla de los sesenta, ni se compra ni se vende el cariño verdadero, así lo cantaba ya Manolo Escobar mucho antes de que empezaran sus problemas con el colesterol. Nuestro deporte, cualquier deporte, no entiende tanto de cariños como de otras circunstancias que tampoco pueden encontrarse en el mercado: bienes inmateriales, no por imperceptibles menos imprescindibles, qué sé yo, pongamoscompromisosentido comúnequilibrioquímica incluso. A ver, no nos engañemos, tampoco vendamos pobrezas inexistentes, más bien al contrario, si buscáramos al Barça en la línea continua entre la economía del Partizán y la de Olympiacos habríamos de encontrarlo mucho más cerca de griegos que de serbios, eso es un hecho, pero no lo es menos que el dinero no basta con gastarlo, además hay que saberlo gastar. Usted puede llenar su casa de infinidad de valiosos cachivaches, a cuál más espectacular, para luego no saber dónde colocarlos porque resulta que no le pegan ni con cola en ningún sitio; o usted puede comprar precisamente ese mueble, justo el que necesita para llenar ese espacio, justo el que sabe que le va a armonizar perfectamente con el resto del salón. Usted ve jugar a Olympiacos y piensa qué barbaridad, qué plantillón, qué inagotable fondo de armario, qué maravilla. Usted ve jugar al Barça y piensa más o menos lo mismo, pero antes y después pensará también (y sobre todo), qué equipazo, madre mía qué equipazo. Mañana podrá ganar o perder, a un partido te la puede liar cualquiera, si ya te la lió el Lagun Aro cómo no van a poder liártela mil veces más estos archimillonarios de El Pireo, pasar claro que puede pasar, qué duda cabe. Pero a día de hoy yo no puedo evitar tener la sensación de que el Barça, aún a pesar de esa ligerísima desventaja presupuestaria, juega con ventaja: porque cuenta con algo que muy pocos tienen, ese algo etéreo que no está en venta, que otros jamás lo conseguirán por más que lo intenten, que jamás lo podrán comprar ni por todo el oro del mundo.

Anuncios

Publicado octubre 28, 2012 por zaid en Euroliga, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: