Selectionary   Leave a comment

(publicado el 10 de junio de 2010)

Señoras, señores, niños y niñas, bienvenidos todos un año más a nuestro gran juego de la Selección, elSELECTIONARY, el único entretenimiento que le permitirá ser Scariolo por un día (o por dos, o por los que hagan falta), y ello sin necesidad alguna de adquirir costosísimos trajes de Armani ni de embadurnarse el pelo de grasa, que hasta freir un huevo podría con sólo poner a escurrir lo que lleve ahí puesto, no, nuestro Selectionary es mucho más sencillo, un juego de mesa (de pantalla, más bien) para chicos y grandes, el entretenimiento definitivo, diversión asegurada para toda la familia, como algún día a alguna empresa le dé por sacarlo en una caja bellamente presentado seguro que se forra y si lo saca en versión fútbol ya no digamos, mejor no sigo no vaya a ser que le esté dando ideas a alguien del ramo que luego no me habrá de dar ni un miserable céntimo por mi ocurrencia, faltaría más. Pero eso sí, nuestro exclusivo Selectionary es sólo de baloncesto, rechace imitaciones, recuerde que los frutos Del Bosque no son de nuestra incumbencia, nosotros a lo nuestro, juguemos al Selectionary, juguemos a escariolar.

A ver: así de entrada, los medios de comunicación difundieron hace días una una especie de pre-lista, tampoco muy diferente a la que habríamos hecho usted y yo a poco que nos hubiéramos puesto: de un lado los doce campeones de Europa, a saber Ricky, Cabezas, Raül, Navarro, Rudy, Llull, Mumbrú, Claver, Garbajosa, Felipe, Pau y Marc, y del otro los aspirantes, es decir, aquellos que por unas u otras causas no formaron parte de dicho equipo pero que reúnen también méritos más que sobrados para integrarlo, a saber Calderón, Sergio, Sada, Berni, Saúl, San Emeterio, Rafa Martínez, Suárez, Aguilar, Gabriel y Fran Vázquez. Total, veintitrés tíos, número baloncestístico donde los haya, que ya puestos hasta podría haber añadido otro más para así juntar las dos docenas pero se ve que eso ya se le salía del presupuesto. Tachemos con gran dolor de corazón a nuestro Pau, que necesitará todo el verano (y más si cabe) para recuperarse de los restriegues que anda pegándose noche sí noche no con el malo maloso de Kevin Garnett, y si Pitágoras no miente (que no parece) nos habrán de quedar veintidós. Y claro está, es ahora cuando comienza el juego, que consiste (lo mismo ya lo habrán adivinado) en ejercer de escariolos nosotros también (de momento yo, que soy el que escribe). En tres fases, bases, aleros y pívots (podría haberlo complicado aún más, hacerlo del uno al cinco, pero no están ya mis neuronas para semejantes excesos); y en dos versiones para cada puesto, que se resumen en: 1) qué llevaríamos nosotros, y 2) qué creemos que llevará Scariolo. No se trata en ningún caso de influir en nuestro egregio Seleccionador, no se trata entre otras cosas porque sabemos que jamás se pasará por aquí ni en el mejor de sus sueños, resultaría baldío cualquier intento en ese sentido y es bien sabido que el esfuerzo inútil conduce a la melancolía, así que no nos compliquemos, dejemos que él tome sus siempre acertadas decisiones que para eso le pagan, nosotros limitémonos a jugar:


Unos

Seis nombres a cuál más imponente, Carlos Cabezas, Raül López, Ricky Rubio, José Manuel Calderón, Sergio Rodríguez, Víctor Sada (nótese que no incluyo a Llull, que irá directamente al siguiente lote ya que ni Scariolo le utilizó de base en Polonia ni Messina le utiliza ya apenas de base en el Madrid). Y de ahí habremos de escoger a tres, marrón de considerables proporciones tanto más cuanto a alguno de ellos les hemos visto más bien poco: a Cabezas y López sólo cuando el destino quiso que su Khimki se cruzara con alguno de los nuestros en Euroliga, y a Sergio sólo cuando el destino quiso que la órbita de Neptuno entrara en conjunción con la de Plutón, o dicho de otra manera, cuando la decisión de Westphal o D’Antoni de darle bola entró en conjunción con la decisión de la NBA y/o el Plus de que viéramos televisado precisamente ese partido y no otro. Aún así, y dado que sólo se trata de jugar, habremos de aceptar las reglas del juego, así que allá vamos: yo llevaría a Calderón, Ricky y Sergio.

Y claro, ahora querrán que lo explique, como si eso fuera tan fácil, yo que me había quedado ya tan a gusto con mi decisión, como para ahora tener que argumentarla… Lo de Calderón es evidente: a día de hoy sigue siendo indiscutiblemente nuestro mejor base, lo sigue siendo aunque las lesiones le hayan tenido machacado una y otra vez, aunque ya no ejerza de titular nominal en los Raptors (de titular real sí, que para mí esos son los que acaban los partidos y Calde podía no empezarlos pero acabarlos bien que los acababa, tanto más cuanto más igualados estuvieran), aunque ya no esté a su nivel de hace doce meses, tanto da. Nos quedamos sin él el pasado verano (y bien que lo echamos de menos) pero en éste no se me pasa por la cabeza prescindir de sus servicios, ni por asomo. Lo de Ricky no es menos evidente: en estos dos años anteriores llegó como segundo o tercer base, en ambas ocasiones por unas u otras causas acabó siendo el primero. Y desde entonces no ha ido precisamente a menos, aunque en alguna fase de la temporada haya podido parecerlo ligeramente. Qué quieren que les diga, a día de hoy me resulta ya completamente inimaginable una selección sin Ricky.

Lo de Sergio ya me va a resultar más difícil explicarlo: ¿por qué precisamente Sergio y no Raül, no Cabezas, no el mismísimo Sada? Pues porque es diferente, porque en cualquier momento puede aparecer y montarte de un plumazo esa revolución que difícilmente te la podría montar cualquier otro, porque (aún con sus riesgos, aún con sus excesos) ha mejorado sustancialmente desde la última vez que le vimos por estos pagos, porque sigue siendo más creativo que ningún otro en su posición, y porque además está deseando ir, anda repitiendo por activa y por pasiva a todo aquel que quiera escucharle que su gran deseo es volver a la selección, quizá para compensar así el verano sabático que se tomó hace doce meses. Y porque sigue siendo mi debilidad, qué demonios, aunque me esté mal reconocerlo.

Ya, pero… ¿qué hará Scariolo? Pues yo diría que acabará decantándose por Calderón, Ricky… y Cabezas. Si algo caracteriza al transalpino es la fidelidad a sus clásicos, que en este caso vendrían a ser esos Cabezas y López a quienes conoce ya desde tiempo inmemorial y a quienes ha tenido a sus órdenes durante todo el año, no lo olvidemos. De buena gana se llevaría a ambos, pero con Calde y Ricky fuera de concurso(inimaginable que cualquiera de ellos dos se quede fuera, en mi opinión), pues como que no le quedará más remedio que escoger entre Carlos o Raül para ese sufrido papel de tercer base (ni Sergio ni Víctor entrarán finalmente en la quiniela, me temo). ¿A cuál? Fidelidad por fidelidad, me da que la de Cabezas es más fuerte y está más consolidada. Veremos si me equivoco.


Doses y treses

Hay para hartarse a escoger, y a cuál mejor: Navarro, Rudy, Llull, Mumbrú, Claver, Berni, San Emeterio, Martínez, Suárez. Nueve sujetos para (pongamos) cinco plazas, que habrán de estar repartidas entre escoltas y aleros en la medida de lo posible. Pues bien, tras arduos, denodados e ímprobos esfuerzos he decidido quedarme con Navarro, Rudy, Llull, San Emeterio y Suárez, y que salga el sol por Antequera si fuera menester…

Navarro está fuera de duda, sólo dejaría de estarlo si algún verano de éstos dijera que no va (zeus no lo quiera), quizá por aquello de reponerse de algún achaque. Asimismo lo está Rudy, aún a pesar de esa pre-depresión que se le intuyó durante sus últimos meses en Portland. Y asimismo lo está Llull, qué quieren que les diga: ya el año pasado se ganó sobradamente el puesto y de entonces a acá no es que haya mantenido el nivel sino que lo ha elevado sustancialmente: los madridistas aún se preguntan dónde andarían de no haber sido por él, los Rockets aún suspiran (cada vez más ruidosamente) por sus huesitos… Lo siento en el alma por el gran Rafa Martínez, por Saúl (que este año no está para la selección, ni de lejos) y aún más por Berni (que ha acabado la temporada muchísimo mejor de como la empezó, confirmando una vez más aquello de que lo importante es tener salud) pero es que ya no me caben más doses, mire usted.

O sí. Puedo hacer trampas, meter a un dos como si fuera un tres con la excusa de que su entrenador también le pone de tres y aquí paz y después gloria, al fin y al cabo es mi selección y me la monto como quiero, faltaría más. Acaso ya habrá usted adivinado que estoy hablando de SanEme, un dos y medio(apañémoslo así) a quien yo esta vez no dejaría fuera por nada del mundo, cueste lo que cueste, caiga quien caiga. Como tampoco dejaría fuera por nada del mundo a mi Chimpa, es decir a Carlos Suárez, éste sí trespuro y duro, ya a día de hoy el segundo mejor (tras Mickeal) de toda la ACB, aún por encima del mismísimo Jiménez, aún por encima de esos Mumbrú y Claver que se me van a quedar fuera, vaya por dios. A Mumbrú ya no le veo para la selección, lo siento, no digo que no haya hecho una buena temporada en Bilbao pero tampoco creo que haya marcado las diferencias que allí esperaban cuando le ficharon. Y a Claver… ¿es sólo impresión mía, o hay por ahí más gente que piensa que se ha estancado en su progresión? No sé, lo mismo es sólo cosa mía, tampoco he podido ver al Power tanto como me habría gustado. En cualquier caso, no me cabe.

¿Scariolo? Scariolo va a ser más conservador que yo. Scariolo llevará a Navarro, Rudy, Llull (hasta ahí vamos iguales), Claver… y yo quiero pensar que finalmente descartará a Mumbrú y se inclinará por Suárez. Eso es lo que quiero pensar, otra cosa ya es que realmente lo piense…

Cuatros y cincos

Este Selectionary me está ya quedando un poco largo, así que al grano: me llevaría a Marc, Felipe, Fran Vázquez y Germán Gabriel. Marc es incuestionable e imprescindible, tanto más este año sin su hermano; como lo es Felipe, mal que le pese a Messina. ¿Fran? Fran es una caja de sorpresas evidentemente, yo hasta que no lo vea no me lo creeré pero al menos de momento concedámosle el beneficio de la duda: hace doce meses alegó motivos personales, ahora dice que este año sí, a saber si mañana no saldrá diciendo otra cosa pero a día de hoy aún sigue siendo de la partida, mejor así, que no se le cruce ninguna otra vena porque este tiene que ser su año, tanto más sin Pau.

Germán Gabriel merece párrafo aparte: hace apenas diez meses, recién descartado por Unicaja, aún andaba el pobre entrenando casi de prestado en el vinculado de la Axarquía a la espera de una oportunidad cual si de un maletilla cualquiera se tratara. La oportunidad le pudo llegar desde Galicia (Obra) pero la cosa no prosperó, finalmente se la dio Estudiantes a cala y a prueba por aquello de que tenían enfermo a Iturbe, de no haber sido por eso sabe dios qué habría pasado este año con el pobre Yogui. Entró tímidamente, a los dos días fue necesario, más tarde fue importante y finalmente acabó siendo imprescindible. Un temporadón en toda regla, ejerciendo indistintamente de cuatro y de cinco, metiéndolas así de fuera como de dentro, clavando triples pero recordándonos también aquel juego de pies que un día hizo afirmar a Charly Sáenz de Aja que él era el mejor de entre aquellos juniors de oro de Lisboa. Un temporadón que habrá puesto a la gerencia estudiantil en un brete, ahí haciendo números a ver si encuentran la manera de que se quede (va a estar difícil, me temo). Un temporadón muy por encima de lo que aún puede dar Pablo Aguilar (ya vendrán tiempos mejores), muy por encima de lo que ya pueda ofrecer Garbajosa. Un Garbajosa que aún no está tan mal como algún furibundo sector del madridismo se empeña en vender con saña a cada rato, pero que (no nos engañemos) ya anda muy lejos de ser el jugador que fue.

Pero Scariolo sí llevará a Garbajosa, de otra cosa podré dudar pero de ésta no me cabe la menor duda. Scariolo llevará a Garbajosa, a Marc, a Felipe y a Fran porque a la fuerza ahorcan, porque sin Pau tampoco le queda otra. Y Germán lo verá como yo, por la tele, me temo…

Vayamos cerrando ya el juego que por hoy ya está bien, que de estas cosas tampoco conviene abusar no vayamos a incurrir en alguna ludopatía. A mi lista le salen seis cambios (Calde, Sergio, SanEme, Suárez, Germán y Fran) con relación a la del pasado año, a la de Scariolo (es decir, a la que yo pienso que hará Scariolo) tan sólo le saldrían tres (Calde, Suárez, Fran). Y aún puede que me esté excediendo, de hecho hay quien piensa que habrá menos cambios todavía, léanlo aquí si les place y comprobarán que no parece que ande yo tan desencaminado, supongo que meterá a Calde y Fran porque no le quede más remedio y pare usted de contar, será que en el fondo es lo normal, al fin y al cabo son sus chicos, sus campeones, los mismos que le ganaron el trono de Europa…

Y ahora señores (si han aguantado hasta aquí, cosa que dudo), su turno. Hagan sus apuestas…

Anuncios

Publicado octubre 28, 2012 por zaid en preHistoria, selecciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: