una gaviota en (el) Madrid   1 comment

(publicado el 9 de junio de 2010)

Mojo picón, mojo picón, la rica salsa canaria se llama mojo picón… Allá por Tokio 2006 ó Madrid 2007, cada vez que Sergio Rodríguez la tocaba, Montes (siempre Montes) tenía a bien tararearnos aquella tonada del enorme (en varios sentidos) cantautor canario Caco Senante. Mooojo Piii-cón… Pero a mí anteayer, mientras leía la noticia de que Sergio será el primer fichaje madridista para la próxima temporada (sólo a falta de que se desvincule contractualmente de los Knicks, al parecer), fue curiosamente otra coplilla del mismo autor la que se me vino a la mente, justo aquella cuyo estribillo se preguntaba qué es lo que haces tú aquí, una gaviota en Madrid…

Habré de aclarar antes de nada que en este caso la gaviota no tiene connotaciones políticas de ningún tipo, que nada tiene que ver tampoco con Juan Salvador ni aún menos con ponérsela a usted a güevo para que me formule alguna rima malévola, no, nada de eso. La canción, en el sentido original de Senante, venía a ser un hermoso homenaje a sus paisanos emigrados a la capital (acaso incluso a sí mismo), a ver qué demonios pintaban los pobres aquí, tantos y tantos kilómetros tierra adentro, tan lejos de su olor a mar, de su pescado, de sus palmeras. ¿Qué es lo que haces tú aquí, una gaviota en Madrid? Buena pregunta…

A ver si me explico (que entrando ya en el tercer párrafo, digo yo que ya va siendo hora): (casi) nada me alegraría más que el poder ver a Sergio Rodríguez triunfando en el Madrid. O mejor dicho: (casi) nada me alegraría más que el poder ver a Sergio Rodríguez triunfando, punto. En el Madrid, en los Knicks o en el Socas Canarias Ciudad de La Laguna que es su pueblo, donde sea (tanto mejor cuanto mejor equipo fuere) pero TRIUNFANDO, por fin. Así pues debería colmarme de dicha y regocijo la culminación de su largo y tortuoso camino, ese extraño viaje Madrid-Madrid, de Serrano a Concha Espina haciendo escala en Oregón, California y Nueva York. Y sin embargo por más vueltas que le doy no acaba de colmarme, quizá porque entiendo que Messina va a seguir siendo el entrenador del Madrid (¿estaré equivocado?), quizá porque no me cabe en la cabeza que el técnico italiano haya podido dar el visto bueno al fichaje del base tinerfeño. Le habrán dicho que son lentejas, que si quieres las tomas y si no las dejas, mira Ettore, tenemos contrita a la par que cariacontecida a la afición, parecía que este año íbamos a ganarlo todo porque teníamos por fin al técnico que lo ganaba todo, pero todo todo, quizá ya imagines a quién nos estamos refiriendo, y no sé si te habrás dado cuenta pero resulta que no hemos ganado nada, pero nada de nada, vamos que es que ni acercarnos siquiera, y encima para colmo de males va el archienemigo y gana la Copa, la Supercopa, la Minicopa, la Recontracopa, todas las Copas habidas y por haber y hasta la Euroliga, ¡¡¡la Euroliga!!!, tres telediarios le quedan para ganar también la Liga así que a ver, tú dirás qué hacemos, con algo tendremos que engolosinar a la gente, no me vengas ahora con remilgos, si no te gusta Sergio te lo comes que a nosotros tampoco nos gustó que largaras a Hervelle y bien que nos lo tuvimos que comer

Hace ahora un año que Sergio Rodríguez salió de Málaga (McMillan) y hoy ahí le tenemos a punto de meterse en Malagón (Messina, al fin y al cabo todo empieza en eme). No se interprete como elogio al uno ni como crítica al otro, nada más lejos de la realidad, es sólo que Ettore y Sergio me chirrían juntos en la misma frase (no digamos ya en el mismo equipo), que me resultan tan difíciles de mezclar como el agua y el aceite poco más o menos. El baloncesto de Messina es orden y concierto, fuerte defensa y paciencia en ataque, buena circulación de balón con tantos pases extra como sean menester, tantos como quepan en una posesión hasta encontrar finalmente a ese hombre abierto que te asegure el tiro cómodo; el baloncesto de Sergio es creatividad y riesgo, ver esa asistencia que nadie más ve, dar ese pase que nadie más da, si es en el segundo seis tanto mejor que en el veintitrés y si sale con barbas será San Antón y si no será la Purísima Concepción, extraño proverbio que que más o menos vendría a querer decir que si sale bien será canasta segura y si sale mal se irá a la grada con la consiguiente desesperación de su entrenador. Y si hay en el mundo un entrenador proclive a no tolerar el más mínimo error ése es precisamente Messina, pregúntenle a Velickovic si les queda alguna duda. Otro técnico tal vez vería en Sergio el complemento perfecto a Prigioni (reubicando ya definitivamente a Llull en el dos), Messina sólo verá una fuente de problemas. No, por más que lo intento no consigo imaginarme a Sergio con Messina como tampoco me lo imaginaría con Ivanovic u Obradovic, como sí me lo podría imaginar (pongamos por caso) con Pascual, Aíto, Spahija (donde quiera que esté), Hussein, Plaza, incluso Casimiro, no digamos ya Pepu. El fichaje de Sergio por el Madrid puede ser una cuestión de marketing, una cuestión política si ustedes quieren, pero (Messina mediante) difícilmente podrá obedecer a una adecuada planificación deportiva. Y algunos ingenuos aún pensamos que en un club deportivo la planificación deportiva debería primar sobre cualesquiera otras planificaciones, aún por muy Real Madrid que se llamen, aún por muchas camisetas que vendan, aún por muy superior que sea el ser que lo presida.

¿Qué es lo que haces tú aquí, una gaviota en (el) Madrid? Sergio Rodríguez es un espíritu libre. Necesita volar, acaso más que ninguna otra cosa, acaso más que ningún otro jugador; y demasiadas veces, a lo largo de su aún breve carrera deportiva, han intentado ya cortarle las alas. No sé qué alternativas tenía, no sé qué otras posibilidades le ofrecía el mercado, a éste o al otro lado del charco. Sólo creo saber que se está metiendo en una jaula, jaula de oro tal vez pero jaula al fin y al cabo. Y ya bastante enjaulado le tuvimos todos estos años como para tener que seguir viendo ahora cómo se nos encierra, por más que esta vez la jaula nos pille mucho más cerca de casa. Para este viaje no sé yo si hacían falta alforjas.

Anuncios

Publicado octubre 28, 2012 por zaid en ACB, NBA, preHistoria

Una respuesta a “una gaviota en (el) Madrid

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Pingback: estado de gracia | zaid Arena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: