el viaje de Tiago   1 comment

(publicado el 28 de julio de 2010)

En los tochos que he dedicado al draft durante estas últimas semanas, más de una vez y más de dos han salido a la palestra los San Antonio Spurs. Y no por casualidad precisamente, sino porque no puedo evitar la sensación de que acostumbran a tener un gusto exquisito a la hora de escoger jugadores. O quizá (dado que no soy yo quién para juzgar que haya gustos mejores o peores) debería decir que acostumbran a tener un gusto muy parecido al mío (o más bien el mío muy parecido al suyo): muy a menudo suelen escoger lo mismo que yo escogería si estuviera en su lugar. Claro está, no es que yo sepa mucho de esto así que me reconforta sobremanera que coincidamos, y aún más me reconforta que les salgan tan bien nuestras coincidencias. Y así viene siendo desde la noche de los tiempos, desde que les tocó la lotería (literalmente) con Tim Duncan hasta este mismo año con James Anderson, quién sabe si también con ese otro Ryan Richards, británico trasplantado a Gran Canaria y ligeramente curtido en sabradiós qué insospechadas ligas europeas pero de cuyo talento hablan maravillas (de cuya cabeza, no tanto). Una vez más, otro típico ejemplo sanantoniano de drafteado internacional sin prisa, para que vaya poco a poco macerándose y poniéndose en sazón…

Porque esa parece ser la especialidad de la casa: lo fue con Ginóbili, a quien mantuvieron sin ningún reparo en la cosa aquella del pallacanestro hasta que alcanzó su grado óptimo de maduración; cuando estuvo en su punto lo recolectaron y no hará falta que les explique el resultado, a estas alturas (como ocho o nueve años después) aún continúan paladeándolo, y lo que te rondaré morena. Lo fue con Scola, si bien aquí se les fue un poco la mano, si se descuidan casi se les pasa, al menos en el último segundo se les aparecieron los Rockets y algo bueno les sacaron también a cambio. Y lo ha sido con Splitter, que al fin y al cabo (acaso lo hayan deducido ya, en base al título) es el objeto final de todo este rollo que les estoy soltando desde hace un rato.

Splitter fue escogido por los Spurs en 2007, puesto 28 de dicho draft, y cuentan quienes pueden contarlo que al chaval aquello no le hizo precisamente mucha gracia. Sobre todo por la posición, porque casi todas las quinielas le daban en puestos de lotería (o casi) y al verse al final de la primera ronda se le cayó el alma a los pies. Pero un poco también por el equipo: evidentemente la mayoría de franquicias se habían asustado al ver su relación contractual, temiéndose que no podrían tenerle a corto plazo, que habrían de esperarle hasta sabe dios cuándo. Los Spurs no, los sanantonianos saben esperar, estas cosas no suelen asustarles, véase el párrafo anterior. Pero sospecho que tampoco le hizo mucha gracia el equipo, acaso se mirara en el espejo de Scola y se viera poco menos que hasta el 2020 esperando que los texanos le dieran una oportunidad, acaso esperando la jubilación de Duncan, qué sé yo. Todo eso y más debió pensar entonces pero pasó el tiempo, suele pasar, y hoy bien sabe ya que nada tiene de qué preocuparse. Duncan se jubilará más pronto que tarde, por desgracia, y en tanto en cuanto se jubile su compañía no le habrá de reportar más que ventajas: por aprendidaje, por contagio de su forma de moverse y de entender este juego; por la liberación que le supondrán los eternos dos contra uno al de las Islas Vírgenes, por tantos espacios como le regalarán para hacer su juego en el centro de la zona; y porque sus estilos de juego, sus maneras en cancha no tienen por qué ser precisamente incompatibles: más bien todo lo contrario.

Llega Tiago a un equipo que, más allá de Duncan, reúne a día de hoy a un atípico juego interior: Antonio McDyess, que anda ya más cascado que mi madre, que apenas te da ya para un puñadillo de minutos, para tirarse apenas sus tiritos de tres o cuatro metros, hay que ver, con lo que ha sido este chico en sus años mozos, quién lo diría; Matt Bonner, pelirrojo que no es irlandés pero que por su apellido y su aspecto merecería serlo, y que tiene de pívot lo que yo de monje cisterciense poco más o menos: si se adentra en la zona le salen herpes, lo suyo es apostarse más allá del arco para clavar sus tiritos con pasmosa fluidez; DeJuan Blair, que saben que me gusta porque ya les he hablado de él demasiadas veces, pero que no deja de ser un magnífico jugador interior de apenas dos metritos pelados y mondados: un suplente de lujo para muchos años, difícilmente un titular de futuro; y ya está, y pare usted de contar, que el francés Ian Mahinmi (a quien solían sacar muy poco a pasear, si acaso algún que otro minutillo de la basura) parece que ha ido a parar a sus (peculiares) vecinos Mavs de Dallas. Así que salvo error u omisión y parafraseando al gran Porky,eso es todo amigos

Este es el panorama que se va a encontrar Tiago, y no quiero decir con ello que todo vaya a ser llegar y besar el santo porque en la NBA las cosas no suelen ser así. No, a corto plazo lo habrá de pasar mal, le pondrán toda clase de pegas, sufrirá los cabreos de su encantador coach, tendrá que abrirse su espacio, que pelearse los minutos con meritorios mucho peores que él pero no menos sedientos de gloria; pero no me cabe la menor duda de que a medio plazo será titular junto a Duncan, ni de que a muy largo plazo será titularen vez de Duncan. Lo que no significará que vaya a sustituirle, un jugador como Duncan es en sí mismo insustituible, por favor absténganse de hacer comparaciones; significará simplemente que lo habrá logrado, que para entonces Tiago Splitter se habrá convertido en uno de los mejores jugadores de uno de los mejores equipos de la mejor Liga del mundo. Será otro más de los nuestros (sí, de los nuestros, no nacido pero sí criado acá, tan nuestro como tantos otros, déjese de mirarle el carnet) triunfando en aquellas tierras, otra razón más para sentirnos legítimamente, manifiestamente orgullosos.

Anuncios

Publicado octubre 29, 2012 por zaid en NBA, preHistoria

Una respuesta a “el viaje de Tiago

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Pingback: EL BALONCESTO SEGÚN SAN ANTONIO (edición 2014) | ZAID ARENA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: