elogio de la sencillez   Leave a comment

(publicado el 13 de julio de 2010)

 

Lo habré de reconocer, aún a pesar de mi yo baloncestero (o quizá precisamente gracias a mi yo baloncestero), hay varios tipos que me fascinan en la selección de fútbol campeona del mundo, y hay especialmente tres por los que siento una debilidad total y absoluta, que no viene de ahora, que no nace anteayer ni hace un mes sino que data ya de unos cuantos años atrás. Y que tampoco es que tenga demasiado mérito, diría yo que es algo que le puede pasar a cualquera (aunque acaso mis razones no sean iguales a las de cualquiera) porque esos tres tipos (sospecho que su nombre les resultará familiar) se llaman Iker Casillas, Andrés Iniesta y Vicente Del Bosque.

Hace algunos años, tras otra de aquellas portentosas exhibiciones salvando a su equipo, le preguntaron a Casillas si acaso no sería él el más galáctico de entre todos los galácticos que había en su galaxia. El susodicho podría haber contestado con el típico tópico, no, yo soy uno más, todos somos igualmente importantes, todo lo que soy se lo debo a mis compañeros, el fútbol es así, son cosas del fútbol, no hay rival pequeño, los partidos duran noventa minutos, etc etc. Podría pero no lo hizo, y en su lugar descolocó a toda la prensa con aquella frase que quedará para la historia, yo no soy galáctico, soy de Móstoles. Sólo por aquella respuesta, aún sin entrar en consideraciones deportivas, merecería ya más de que sobra la consideración de crack. Un crack que anteayer soltó lágrimas a chorros aún antes de que acabara el partido, aún recién marcado el gol de Iniesta, toda esa catarata de emociones desbordándose sin esperar ya ni un segundo más, ya estaba bien, todo un mes aguantándose tanta tocada de huevos sólo por haberse ennoviado precisamente con ella, todo un mes asistiendo impasible a que a su chica le tocaran las gónadas (hasta en la prensa internacional incluso; hasta en su propia empresa incluso) exactamente por lo mismo, todo un mes aguantándose sin poder reaccionar, tanto más profesional cuantos más indocumentados aparecían para cuestionar su profesionalidad, y todo ello justo en el momento más importante de su carrera… Luego de las lágrimas la copa, luego de la copa el beso, el beso más famoso de nuestra historia, un beso que más bien fue un desahogo (en todos los sentidos), una declaración de intenciones, un directo a la mandíbula de toda esa panda de tocapelotas que acostumbra a ir derramando babas por los medios, especialmente por ese mismo medio… Él ya estaba de celebración, técnicamente ya estaba hasta de vacaciones y podía permitírselo, ella todavía no, ellá aún estaba trabajando y allí se quedó, tan atribulada como (sospecho) inmensamente feliz. Ojalá sólo fuera una bella historia de amor, una más, como tantas otras…

Hoy ya no solemos hablar de galácticos, pero mucho me temo que aún perdura y perdurará para siempre la estética galáctica: tipos que son más ruido que nueces, en los que parece importar mucho menos lo que haces en el campo que lo que representas fuera del campo; antes muertos que sencillos, diamantes en las orejas, pedrería por doquier, pelo engominado hasta la náusea, vestuario (tanto mejor cuanto más ajustado) de las mejores marcas, esa chulería innata en el gesto y el Ferrari a la puerta, uno para cada día de la semana a ser posible; y claro está, una presencia constante en los residuos televisivos y las revistas intestinales, famoseo a tutiplén, que hablen de uno aunque sea bien, esa web siempre a su disposición para desmentir maledicencias o para crearlas cuando no haya nada para desmentir… Frente a tanta repulsión, tipos como Andrés Iniesta (o como Xavi, o como Messi, que ahora no viene a cuento pero tampoco estará de más mencionarlo) emergen como un verdadero soplo de aire fresco: nadie tendría más derecho que él a ir de sobrado por el mundo, cuántos que apenas tienen ni la mitad de fútbol en sus botas acostumbran a ir por ahí perdonándote la vida a cada rato. Y en cambio a él ahí le tienen, el chaval manchego de alopecia incipiente y palidez casi transparente, ese al que no le quitan el balón ni aunque le cosan a patadas, ese al que jamás conseguirán cabrear ni aunque le cosan igualmente a patadas. Sabes quién es porque estás harto de verlo, pero si no existieran los medios y te lo cruzaras por la calle jamás podrías imaginar que detrás de esa cara de no haber roto nunca un plato se esconde un futbolista, se esconde precisamente ese futbolista. Pensaríasuy éste, qué cosita, qué blandito debe ser, le van a dar más que a una estera pero luego tendrías que verle, qué sé yo, pongamos en la Final de un Mundial, sólo para comprender que acaso nunca nadie de apariencia tan frágil resultó luego ser tan extremadamente fuerte. Y todo ello sin el menor ruido, sin tatuajes (no quiero ni pensar cómo le quedarían en su piel de leche), sin abalorios, representando el paradigma de la discreción, el paradigma (casi) de la perfección. Si existieran veinte iniestas el fútbol podría ser casi tan maravilloso como el baloncesto…

Con este tipo siempre se me viena a la cabeza aquella historia que contaba un cantautor argentino de cuando el Presidente de su nación visitó su pueblo, le presentaron a su madre (a la del cantautor), el Presidente preguntó señora, dígame, ¿qué puedo hacer por usted? y ella sólo respondió mire, con que no me joda es suficiente… Siempre se me viene esta historia a la cabeza al recordar aquellas declaraciones que hizo una vez Del Bosque en su época de entrenador del Madrid, cuando compareció en rueda de prensa tras una serie de victorias consecutivas, los periodistas ponderaron sus méritos y él, en lugar de recurrir al típico tópico, yo soy uno más, todo el mérito es de los jugadores, son ellos los que ganan y pierden los partidos, el fútbol es así, son cosas del fútbol, no hay rival pequeño, los partidos duran noventa minutos, etc etc, en lugar de soltar toda esta socorrida retahila prefirió dar una respuesta no menos humilde pero mucho más desmitificadora,miren, hoy en día con que un entrenador no estropee a un equipo ya es bastante, ese equipo tendrá ya la mitad del camino hecho… O algo así, como dejando claro que el buen entrenador, a estos niveles, no lo sería tanto por acción como por omisión, si funciona no lo toque, con que no lo joda es suficiente. Demasiada humildad para todo un Real Madrid, tal vez; así lo entendió con su natural clarividencia un Ser Supremo eventualmente reconvertido en Presidente, procediendo a defenestrarle apenas unas horas después de ganar la Liga, supuestamente por no dar la talla, por no ser mediático, por haberse quedado desfasado, qué sé yo. Qué duda cabe, un equipo de galácticos necesita un técnico de otra galaxia, que gane ligas o copas de Europa tanto da, lo verdaderamente importante es que sea exótico, que haga ruido, que genere portadas, que no parezca (sólo parezca) que los jugadores juegan solos, que se note bien a las claras que hay una autoridad detrás. Cuentan que aquel Ser Superior no ha vuelto a ganar nada, pero lo que se dice nada, pero nada de nada en sus sucesivas etapas como máximo mandatario de la cosa blanca, cuentan que a día de hoy aún sigue a la caza, búsqueda y captura del entrenador ideal (tanto mejor cuanto peor encarado sea, al parecer), y al mismo tiempo cuentan también que aquel otro señor apellidado Del Bosque, el mismo que dejó en aquella casa un par de Champions y alguna que otra Liga doméstica (y todo ello con un equipo descompensado a más no poder), hoy casualmente resulta ya ser también campeón del mundo. Y a su manera, manteniendo lo mucho bueno de un equipo que ya era campeón de Europa, la mitad del trabajo ya estaba hecha, tan sólo quedaba realizar a la perfección la otra mitad. No empeñándose en dejar su sello como tantos otros que se creen poco menos que dioses, aplicando los más elementales principios de la más absoluta sencillez, si funciona no lo toques, con no estropear al equipo tendremos ya mucho ganado, con no joderlo será más que suficiente. A las pruebas me remito.

(Y ya está, fin del interludio futbolero, no teman, mañana sin falta volveremos a nuestras canastas, a nuestro draft, a esas cositas nuestras de cada día…)

Anuncios

Publicado octubre 29, 2012 por zaid en preHistoria, varios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: