ensayo general con todo   Leave a comment

(publicado el 11 de agosto de 2010)

Así más o menos solían hacerlo (y supongo que aún seguirán haciéndolo) las buenas gentes del teatro: primero los ensayos, montones de ensayos, tantos cuantos fueran menester; luego ya el ensayo general, ya la obra entera puesta en escena de un tirón; y finalmente, justo antes del estreno, aquello otro que llamabanensayo general con todoCon todo quería decir con todo, obviamente: la función tal cual se habría de representar, de principio a fin, con toda su decoración, escenografía, vestuario y demás parafernalia requerida para la ocasión. Así era (es) en el teatro, así es también en el deporte, pongamos por ejemplo en esta eñemanía de nuestros pecados y nuestros desvelos: están los muchos ensayos, los pocos ensayos generales y está finalmente el ensayo general con todo. Cabría esperar que éste fuera siempre el último antes del estreno, véase por ejemplo el año pasado, cómo no recordar aquel ensayo general con todo en Lituania que resultó un puro desastre, prueba inequívoca de que los deberes estaban a medio hacer, las cosas un tanto cogidas con alfileres, el desastre prosiguió en las primeras representaciones como no podía ser de otra manera, afortunadamente en un momento dado llegó la catarsis, de algún modo los actores se liberaron de las ataduras y empezaron a dar lo mejor de sí mismos, la temporada acabó en un puro clamor, quién lo hubiera dicho la misma noche del estreno…

Claro está, todo esto ocurrió el año pasado, por la misma razón cabría imaginar que este año el ensayo general con todo tendrá lugar el domingo 22, esa famosa pachanga contra la presunta selección USA en la dichosa Caja Mágica… Pues no, o al menos yo pienso que no. No seré yo quien cuestione la suprema trascendencia megaplanetaria del evento de marras, líbreme el cielo, no vaya yo a estropearles todo su proceso de venta de entradas (precios no muy populares, por cierto). Sólo digo que aquí somos más chulos que un ocho, aquí el ensayo general con todo no lo hacemos al final de sino en medio de, el verdadero ensayo general con todo no será ése de USA sino el que tuvo lugar ayer mismo en Ljubliana (nunca sé si lo escribo bien), Eslovenia. ¿Por qué? Pues porque fue el único verdaderamente con todo, el único que recreó unas circunstancias relativamente (sólo relativamente) parecidas a las que se encontrarán luego en Turquía: por fin lejos de la autocomplacencia, del jijí jajá, del compadreo arbitral, del hay que ver qué encantados estamos todos de habernos conocido; por fin colegiados (¿?) ajenos, público adverso (que no hostil, en absoluto), ambiente desconocido, circunstancias extrañas, sin recepciones oficiales ni compromisos publicitarios ni baños de masas de ninguna clase. Entre tanta autopista de tres carriles por banda por fin un recorrido un poco sinuoso, unas cuantas curvas, algún que otro bache incluso. No tendrán ya otra cuesta arriba hacia Turquía, no tendrán ya otro ensayo general con todo, démonos con un canto en los dientes aquellos que llevamos años clamando (en el desierto), pidiendo menos eñemanía y más salir de casa, algo es algo y menos da una piedra, lástima que no haya más de éstos y menos de los otros.

El ensayo general sirvió, por ejemplo, para comprobar que Ricky está que se sale aunque a veces aún le puedan sus diecinueve años, aunque a veces se le vaya la mano y priorice el hacerlo bonito sobre el hacerlobien, pecado de juventud que se le curará con el tiempo (ya poco tiempo, esperemos); sirvió para ver que Calde mejora de día en día y llegará en su punto a Turquía, disculpen el ripio; sirvió para cerciorarnos de que Marc no es Pau pero como si lo fuese, apuesten a que estará en el cinco ideal del Mundial, al tiempo; sirvió para mostrarnos una vez más que Fran será un valor seguro aunque aún a veces reincida en esa vieja propensión suya a las faltas tontas; sirvió para que Rudy siga recuperando la efervescencia, para que Mumbrú siga callándome la boca, para que Felipe nos recuerde que siempre está cuando se le necesita, para que Garbajosa se reencuentre (casi) con su distancia NBA y nos muestre que mejor cuanto más lejos; sirvió incluso (que ya es servir) para escuchar el himno español en versión cantada, sí, cantada, interpretado a capela por una coral polifónica local, lástima que se equivocaran con la letra, se ve que en esloveno pierde mucho, en vez de chunda chunda cantaban la la la la, claro está, no es lo mismo.

Y sirvió, sobre todo (y suponiendo que aún quedara alguna duda), para comprobar por dónde habrían de ir los tiros en la cosa del descarte. The winner is San Emeterio luego the loser is Suárez, nada que reprochar a la primera parte, no tanto a la segunda. Es decir, yo también habría elegido a SanEme, de hecho le habría elegido mucho antes, de hecho siempre habría estado en mi lista de doce, así lo reivindiqué una y otra y otra vez durante toda esta temporada, y (por si aún alguien tuviera alguna duda) en estos partidos de preparación no ha hecho otra cosa que refrendar todos mis planteamientos. Sí, yo también habría llevado a San Emeterio, faltaría más… pero yo no habría descartado a Suárez. Yo, sintiéndolo mucho, habría descartado a Víctor Claver. Pero desde el primer momento se nos ha vendido que esto era una guerra por un puesto entre SanEme y Suárez (y antes también Rafa Martínez), y yo como dirían los juristas niego la mayor (que esto no sé muy bien lo que quiere decir pero queda bien decirlo): lo siento, no acabo de entender que todos los demás jugadores tengan que estar necesariamente por encima del bien y del mal; asumo la presencia de veteranos como Garbajosa y Mumbrú porque son quienes son y porque lo están haciendo francamente bien (sobre todo este último), pero no logro asumir por qué Claver ha de estar necesariamente por encima de Suárez en la jerarquía. Habré de reconocer que no lo está haciendo mal en esta fase de preparación, habré de reconocer (supongo que es lo que más valora Scariolo) su versatilidad, que te pueda servir de tres o decuatro según lo requiera cada ocasión. Pero dicho lo cual, y asumido también que Suárez no es Claver, que ni tiene su mano ni suele ejercer de cuatro, no me aguanto tampoco las ganas de decir que en carácter, intensidad, presencia en cancha, mi Chimpa hoy por hoy le da cienmil vueltas al valenciano. O quizá no, quién sabe, será sólo que yo lo veo así, qué le vamos a hacer.

Ya no habrá otro ensayo general con todo. Habrá muy buenos ensayos, no digo yo que no, ante Argentina y Brasil, no tanto ante Lituania. Y cómo no, ese último ensayo general ante los Durant, Billups, Rondo, Rose, Westbrook, Curry (será por bases) y demás familia. Vuelta otra vez a la familiaridad doméstica, olvidémonos ya hasta Turquía de ir partiéndonos la cara por el mundo. Estará bien, no digo yo que no, pero ya no serácon todo. Esperemos no tener que acordarnos después.

Anuncios

Publicado octubre 29, 2012 por zaid en preHistoria, selecciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: