Nowitz-qué?   Leave a comment

(publicado el 29 de agosto de 2010)

 

De entre toda la inmensa pléyade de ausencias con que cuenta (descuenta, más bien) este Mundial, acaso ninguna parezca en principio tan determinante para su equipo como la de Dirk Nowitzki. Qué duda cabe, Pau, Ginóbili, Parker, Lorbek, Kirilenko, Papaloukas, Bogut, Nené, Kobe, LeBron, Wade y demás familia, y tantos otros que me dejo más que nada por no aburrirles, vienen dejando un agujero de considerables proporciones en sus respectivas selecciones, ahí ya cada uno se las apañe para taparlo como buenamente pueda. Pero lo de Nowitzki es (era) otra cosa, Alemania viene siendo tradicionalmente Nowitzki y once másNowitzki y cuatro más si miramos sólo a los que estén sobre la cancha. Alemania con Nowitzki solía ser casi siempre un equipo temible, Alemania sin Nowitzki solía ser casi siempre un equipo del montón. Así era, cabe suponer que así seguirá siendo… o no.

Aquellos que como yo hayan sucumbido esta tarde a la tentación de contemplar el Serbia-Alemania aún no habrán salido de su asombro. Alemania había aterrizado en Turquía invitada generosamente por la FIBA, destinada en principio a desempeñar el innoble papel de carne de cañón. Ya ves tú, sin el de los Mavs a ver a qué van a aspirar éstos… Pues aspirar lo que se dice aspirar no sé a qué aspirarán, el Mundial no tiene pinta de que vayan a ganarlo, vamos que ni a aproximarse siquiera, pero si de jugar al baloncesto se trata créanme que a estas alturas lo han hecho ya bastante más que muchos otros (y no miro a nadie): ya ayer contra Argentina, no digamos hoy contra los serbios. Sin Nowitzki (quizá esto ya se lo había comentado), con un equipo manifiestamente coral: veteranos de-los-de-toda-la-vida, el eterno base Hammann, el infalible (a ratos) Demond Green, más una pléyade de yogurines manifiestamente impronunciables e inescribibles, mencionaré si acaso a los más fáciles, Benzing, Ölbrecht, Pleiss, McNaughton, Elias Harris (el de Gonzaga), debería mencionar sobre todo (aunque me cueste) a su número 5, base suplente con ínfulas de titular llamado (algo así como) Schaffartzig, no me pidan que documente su apellido que son las tantas y estoy ya que me caigo de sueño. Y en medio de todos ellos Jagla, el mismo Jagla que conocimos en la Penya pero ahora ya corregido y aumentado, tan buen tirador de fuera como siempre pero mejor jugador de dentro que nunca. Barriendo canastas propias y ajenas, metiendo bombas a cuál más inverosímil, echándose el equipo a la espalda como si del mismísimo Dirk se tratara…

Partidazo, el mejor del Mundial hasta la fecha (lo que tampoco es decir mucho, que al fin y al cabo sólo son dos días) o al menos el mejor que uno haya visto, que no doy de sí como para verlo todo, qué más quisiera yo. Alemania no supo ganar en el minuto cuarenta (ese Schaff…etc pagando finalmente el pato de su inexperiencia), no supo ganar en el cuarenta y cinco (ese Hammann pagando el pato de la tradicional inhibición arbitral de cada último segundo) pero Serbia tampoco supo ganar en el cincuenta. No, no me engaño, acaso con Teodosic y Krstic (aún acabando su más que simbólica sanción) el resultado podría haber sido muy diferente. Pero las circunstancias fueron las que fueron, y en estas circunstancias cualquier otro marcador habría sido terriblemente injusto. Mérito inmenso de ese eterno hombre de negro Bauermann, acaso el principal culpable del baloncesto más colectivo que nos hayamos echado a la cara en este Mundial. ¿Cómo dice? ¿Dirk qué? ¿Y ése quién demonios es?

Anuncios

Publicado octubre 29, 2012 por zaid en preHistoria, selecciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: