demasiado inteligente   2 comments

(publicado el 21 de octubre de 2010)

Ha llegado a nuestra Liga Uros Slokar, todo un lujo para la ACB y no digamos ya para el Assignia Manresa, modesto donde los haya. Ex NBA, ex Benetton, ex tantas cosas… y sin embargo un jugador que ha conseguido dejarme frío casi cada vez que le he visto, así fuera en Toronto, en Treviso o incluso vistiendo la casaca verde y blanca de su selección. Físico impecable, calidad a chorros, pero es de esos tipos que siempre que les ves piensas que algo les falta. O les sobra…

Hará como mes y medio, en plena vorágine de la primera fase del Mundial, asistíamos en Marca TV a un partido de Eslovenia comentado por (entre otros) Ettore Messina. En un momento dado saltó a la cancha Slokar, al que Messina definió como “el jugador más inteligente de entre todos los que he entrenado” (y miren que hay donde escoger). “Es más” -añadió- “yo diría que es demasiado inteligente para jugar a esto; quiere analizarlo todo, quiere siempre tener en cuenta todos los detalles y muchas veces hay que decirle, chico, no pienses tanto, sal ahí y limítate a jugar…” (evidentemente no recuerdo las palabras exactas, pero más o menos era esa la idea). Reconozco que me dejó alucinado: primero porque nunca había pensado en Slokar en esos términos, segundo (y principal) porque nunca había pensado en la inteligencia en esos términos. Me explico…

Nunca había imaginado que de una cualidad positiva pudiera sobrar, que un exceso de algo bueno pudiera suponer un problema. Nunca decimos de una tía que está demasiado buena (permítaseme el momento levemente machista), ni de un/a escritor/a que es demasiado brillante (nótese la utilización de la doble vocal para así compensar el momento anterior), ni de un jugador que tiene demasiado talento, ni de un paisaje que es demasiado hermoso, ni de una película que resulta demasiado interesante (sí podemos decir de alguien que es demasiado bueno, en términos de bondad, pero cuando lo decimos ya no estamos pensando en ello como algo positivo sino más bien al contrario: es tan bueno que parece tonto, algo así). ¿Se nos pasaría siquiera por la cabeza pensar que pudiera ser demasiado inteligente, qué sé yo, un científico, un filósofo, un jurista, un analista de sistemas, un broker de las finanzas, un diseñador o un ajedrecista pongamos por caso? (No, de un político tampoco lo pensaríamos, pero esa es otra historia). Cuanto más mejor, ¿no? Es más, tampoco le colocaríamos jamás ese demasiado a un entrenador, siempre entenderíamos que cuanto mayor sea su inteligencia mejor le irá en el desempeño de sus funciones. En cambio sí se lo colocamos a un jugador (¿valdría para cualquier jugador o estarían exceptuados los bases?), y de hecho es precisamente un prestigiosísimo entrenador el que lo dice. Me lo expliquen.

Supongo que se trata de un adverbio sumamente tentador, demasiado, probablemente lo utilizamos mucho más de lo que deberíamos. ¿Ejemplos? Hace ya unos cuantos años, un compañero de trabajo me dijo de determinado futbolista recién llegado al Rayo que era “demasiado guapo para jugar al fútbol“. Me quedé perplejo, ya que jamás había imaginado que un exceso de belleza pudiera interferir negativamente en la práctica de deporte alguno. Aquel producto de la cantera madridista efectivamente fracasó en el Rayo pero unos años más tarde triunfó por todo lo alto en el Athletic de Bilbao (puede que hasta llegara a ser internacional, incluso), y ello sin necesidad de recurrir a soluciones quirúrgicas que afearan su (presunta) perfección estética (se llamaba Ismael Urzaiz, por si les queda la curiosidad). Demasiada guapura no sería entonces contraproducente (tampoco beneficiosa, claro), ahora bien, ¿demasiada listura? Parafraseando aquella chorrada legendaria, me duele la cara de ser tan guapo, ¿cabría también decir (y quizá con más razón) me duele la mente de ser tan inteligente?

O quizá cabría preguntarse de qué hablamos cuando hablamos de inteligencia. A un tío le haces unos tests, le mides un cociente intelectual de 180 y a partir de ahí concluyes que es un cerebrito del copón, ustedes perdonen la vulgaridad (vaya día llevo). ¿Y ya está? Está bien tener inteligencia pero está aún mejor saber qué demonios hacer con ella, cómo sacarle partido, cómo saber utilizarla en beneficio propio y en el de aquellos que te rodean. Eso también sería inteligencia (de segundo nivel, si así lo quieren) pero lo que ya no me consta es si los tests llegan tan lejos, si evalúan también esta otra categoría. No sé, puede que sea simplemente eso lo que le pase a Slokar (al menos si nos atenemos a las palabras de Messina), que de inteligencia en estado puro vaya sobrado pero lo de saber aplicarla en su carrera profesional ya sea otro cantar. Puede ser…

O puede ser simplemente aquello otro que solía decir mi abuela, que lo poco agrada y lo mucho enfada. En cualquier caso, si yo fuera aficionado manresano no me preocuparía, al menos por ahora. Slokar probablemente pudo escoger muchas otras opciones pero se decantó finalmente por Manresa, y ese en sí mismo ya es un claro signo de inteligencia (tampoco demasiada, simplemente la justa y necesaria). Lo demás vendrá ya por añadidura: puede que rivalice con Ponsarnau en el análisis de los rivales, puede que hasta les deje preparado un estudio de viabilidad de la entidad… o puede que simplemente se limite a jugar, con mejor o peor fortuna, con mayor o menor (sobredosis de) inteligencia. Sea como fuere disfrútenlo por aquellos pagos, que no siempre podrán darse el lujo de contar en sus filas con un jugador así. Aún por muy fríos que nos deje.

Anuncios

Publicado octubre 30, 2012 por zaid en ACB, preHistoria

2 Respuestas a “demasiado inteligente

Suscríbete a los comentarios mediante RSS.

  1. Pingback: un soplo de aire fresco | zaid Arena

  2. Pingback: EL EQUIPO DE NADIE | ZAID ARENA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: