el final de la obertura   Leave a comment

(publicado el 11 de noviembre de 2010)

 

Según la güiquipedia, una obertura es la introducción instrumental de una ópera u otra obra dramática, musical o no. Nada que objetar a dicha definición, por supuesto, quién habría de ser yo para objetar nada, pero me van a permitir que introduzca una segunda (y baloncestera) acepción, directamente emparentada con el sujeto de quien parece provenir el nombre. O dicho de otra manera, obertura (en lo que a nosotros respecta) viene de Oberto, probablemente a estas alturas ya lo habrían ustedes adivinado. Así pues, bien podríamos decir que nuestra particular obertura comenzó hacia mediados de los noventa en Córdoba, Argentina y que finalizó un tanto abruptamente en noviembre de 2010 en Portland, Oregon, USA. En su trayecto conoció parada y fonda en El Pireo, distrito portuario ateniense del cual hubo de salir más pronto que tarde sumido en una profunda depresión de la que fue a rescatarle Querejeta para llevárselo a Vitoria, a aquel Baskonia que aún entonces se llamaba Tau, a hacerle sentirse nuevamente persona y jugador de baloncesto (en ese mismo orden); sentó cátedra en aquellas zonas y años después en las valencianas codo con codo con aquel inefable Tomasevic, fue además dejando muescas albicelestes por el camino, oro (bañado en plata) mundialista en 2002, oro (puro) olímpico en 2004, todo ello justo antes de que la NBA empezara a reparar en que mantener un talento interior así en otros mundos sin que engrosara ya sus filas era todo un desperdicio. Puesto a ser abducido casi mejor que te abduzcan (¿será correcto este tiempo verbal?) en San Antonio, la ciudad más hispanoparlante de USA, un paisano (y qué paisano) en sus filas y que sí, serán de allí pero que a veces tienen el buen gusto de jugar como si fueran de aquí. Aquel primer año ganó un anillo casi sin jugar (y bien que se arrepintió luego Popovich de no haberle dado más bola), en el segundo no ganó nada pero jugó (casi) como el que más, en el tercero recibió el primer aviso. Lo demás ya bien lo saben, operación, convalecencia, mejoría, reaparición, Mundial incluso, búsqueda de equipo, fichaje postrero por los Blazers… La pasada semana recibió el segundo aviso y decidió de inmediato que ya no habría un tercero: dicen que el corazón tiene razones que la razón no entiende pero también hay veces en que corazón y razón van de la mano, en que la razón tiene que hacer caso a lo que le dicta el corazón por la cuenta que le tiene, porque no le queda otro remedio. Final de la obertura.

Un final que es también (como toda obertura) un principio. Muchos jugadores sienten la retirada como si se asomaran a un precipicio, como si de repente se abriera el vacío bajo sus pies. Para otros en cambio la retirada es sencillamente una página en blanco, una etapa que se cierra y otra muy distinta que se abre, a un lado los recuerdos, al otro un maravilloso espacio que llenar. Fabricio Oberto, no me cabe la menor duda, pertenece a esta última categoría. Dicen que los viejos rockeros nunca mueren, Oberto de viejo tiene aún muy poco pero de rockero tiene bastante, vale que dejar de jugar sea siempre un trago, pero para alguien que presentó durante años un espacio radiofónico titulado de todo menos basket siempre habrá buenas maneras de pasar ese trago. Nosotros, estoy convencido, echaremos mucho más de menos al Oberto jugador de lo que lo echará de menos él mismo, por contradictorio que ello resulte. Echaremos de menos su saber estar, su presencia en las zonas, su clase por arrobas, su elegancia infinita, su manera de entender el baloncesto, el deporte, la vida. Quién sabe si aún nos lo volveremos a encontrar entrenando, o comentando, o tal vez simplemente como mero espectador; o quién sabe si ya no se nos volverá a aparecer jamás en la vida, ya quedó dicho, es su camino, hará muy bien en trazarlo como buenamente le parezca. Sea como fuere, que te vaya bonito allá donde estés. Hasta la vista Fabri, fue un verdadero placer.

Anuncios

Publicado octubre 30, 2012 por zaid en varios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: