piedepista   Leave a comment

(publicado el 10 de noviembre de 2010)

África de Miquel le pone voluntad. Ella lo intenta, sabe que está ahí para aportar cosas así que constantemente trata de meter baza, este año ya no tiene a sus compañeros a unos pocos metros sino a unos cuantos cientos de kilómetros pero eso no la arredra, más bien al contrario, la estimula, es consciente de que tiene que contarnos todo aquello que de otra manera jamás podríamos imaginar, ese clamor del público tras una canasta espectacular o un presunto error arbitral, claro está que de no ser por ella nosotros jamás sabríamos a qué se debe, qué íbamos a saber, menos mal que está ella ahí para explicárnoslo. Así que agarra el micro y suelta, bueno, no veáis cómo ha reaccionado la gente ante… pero de inmediato se calla porque se da cuenta de que acaba de interrumpir a Arseni y Manel pero es que éstos al oírla también se callan, y entonces se crea esa especie de silencio incómodo (tanto más si es en televisión) del que, como suele suceder en estos casos, deciden salir los tres a la vez para darse cuenta de inmediato de que están hablando otra vez todos al mismo tiempo así que se callan todos de nuevo, y ya Arseni suelta un dinos Áfricaque se solapa con el perdón que pide la susodicha desde el pabellón, y ya para cuando consigue finalmente contarnos que el público está encrespado (que lo mismo nosotros ya lo habíamos notado) resulta que para entonces la gente ya se ha callado, disculpen el pareado. Y así una vez y otra y otra, y África ya no sabe cuándo lo tiene que intentar pero inasequible al desaliento lo sigue intentando, y Arseni ya no sabe cuándo darle paso pero aún así se lo da, y Manel ya no sabe cuándo seguir comentando y cuándo callarse, y ni dios logrará jamás entender cómo es posible que estas conexiones, que en cualquier otro canal acostumbrar a resultar fluidas, en Televisión Española (en sus diferentes versiones) casi siempre acaben resultando cuando menos ortopédicas…

Pero África de Miquel lo sigue intentando, hace bien, y ya que no ha dado tiempo a meter sus entrevistas a los técnicos antes del partido (que el del sábado lo cogimos ya empezado por la cosa aquella del tenis en Valencia, vaya por dios) se tomará cumplido desquite en el descanso presentándonos a Chichi Lafuente, ex jugador del Estudiantes, lo cual no tendría nada de particular si no fuera porque Javier Lafuente jugó un poquito en Estudiantes y un mucho (casi toda su carrera, de hecho) en el entonces aún conocido como Caja San Fernando, y si no fuera porque al susodicho ex jugador jamás se le conoció como Chichi sino comoChinche, era ya el Chinche en el colegio, puedo dar fe de ello porque fuimos al mismo colegio; pero ella dale que dale, habrá oído campanas pero no sabrá dónde, Chichi por aquí, Chichi por allá y el Chinche que aguanta estoicamente sin decir oste ni moste mientras para acabar de arreglarlo las cámaras encuentran casualmente en las gradas al verdadero Chichi, es decir Creus, probablemente ajeno a que ahí abajo están utilizando su nombre en vano. Tendrá que ser Manel Comas, viejo conocido de aquella casa, quien minutos más tarde mande un afectuoso saludo a ambos dos entrevistados, a Raúl Pérez (se le irá la olla y dirá López, rectificando de inmediato el lapsus) y por supuesto al Chinche Lafuente, enfatizando sobremanera lo deChinche para así dejar las cosas (por fin) claras.
Pero África no se rinde (esto suena más bien a otra cosa), no está dispuesta a perder ni una sola oportunidad de contarnos lo que ya vemos u oímos y así en un momento dado nos informa de que parece que ya se recupera el base del Cajasol, el cual resulta ser Tariq Kirksay que tiene de base lo que yo de monje cisterciense poco más o menos pero ya está, dicho queda, que nadie le diga que no lo ha intentado. África de Miquel le pone voluntad, cabría incluso añadir que le pone más voluntad que acierto pero qué quieren que les diga, tampoco acabo yo de estar seguro de que toda la culpa sea suya. Me la echan a los leones nerviosa como un flan, insegura como ella sola y con el tema prendido con alfileres, demasiado hace con sobrevivir y salir (a veces) medianamente airosa. Y así semana tras semana, sábado tras sábado, que digo yo que llegados a este punto quizá no estaría de más preguntarse por qué demonios en Televisión Española se empeñan en insistir en los piedepista cuando resulta evidente que jamás les salen, por qué no entran cuando tendrían que entrar, por qué entran cuando no tendrían que entrar, por qué apenas aportan poco más que lo obvio, por qué no se dedican a contarnos detalles que no conozcamos (que los habrá a miles) en lugar de repetirnos como un papagayo lo que ya vemos u oímos, por qué nos quedamos sin Fe (y aún sin Virtudes), por qué no se limitan ustedes a meter la jirafa (micrófono con palo) en los tiempos muertos sin complicarse más la vida, por qué cualquier remedio acaba resultando siempre peor que la enfermedad…
Anuncios

Publicado octubre 30, 2012 por zaid en ACB, medios, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: