quinientos   Leave a comment

(publicado el 2 de noviembre de 2010)

Salvo error u omisión, y siempre de acuerdo con las estadísticas que al respecto publica esta prodigiosa aplicación, éste que tiene usted ante sus ojos es el post número quinientos publicado en este blog desde su fundación, hace ya de eso tres años, dos meses y ocho días si mal no recuerdo. Es decir, quinientos posts en un plazo de 1.170 días aproximadamente, lo que vendría a dar un promedio de un tocho cada dos días y pico más o menos, que así al pronto no es que sea precisamente como para tirar cohetes (ya me gustaría poder publicar a diario) pero que aún así me permitirá que me dé con un canto en los dientes aún a riesgo de hacerme daño: nadie conoce mejor que yo mis propias limitaciones, físicas, mentales, espacio-temporales (sobre todo temporales), en base a las cuales me resulta casi asombroso haber logrado mantener semejante promedio. Quinientos posts, casi todos demasiado largos, la inmensa mayoría prescindibles pero que ahí quedan para lo que gusten mandar, para poder volver a ellos si se les presenta la ocasión, si quieren consultar algo o si les sobreviene un ataque de enajenación mental, dios no lo quiera. Quinientos posts uno detrás de otro (tampoco podría ser de otra manera), que ni yo mismo sé cómo he aguantado tanto sin volverme loco o acaso me haya vuelto y aún no sea consciente de ello, también es posible. Quinientos posts, que no es que sea una cifra como para andar conmemorándola pero qué sé yo, podría incluso hacer comoGigantes y regalarles la primera entrega pero ello tampoco tendría mucho sentido, porque pueden acceder a ella en cualquier momento sin necesidad siquiera de pinchar en este enlace y porque tampoco les recomiendo yo que lo hagan, que he escrito cosas muchísimo menos malas incluso. Quinientos posts, si siguiera a este ritmo la entrega número mil habría de ver la luz en enero de 2014 si para entonces este blog y yo seguimos existiendo, que en lo que a mí respecta me gustaría pensar que sí pero en lo que respecta al blog no estoy ya tan seguro, cada vez tengo más trabajo, cada vez me cuesta más encontrar huecos y aún más encontrar fuerzas, les parecerá una chorrada pero créanme que se me hace más cuesta arriba cada día que pasa, serán también los años no digo yo que no, hoy por hoy aún es mucho más lo que disfruto pero el día que la cuota de dureza supere a la dosis de disfrute será el momento de bajar la persiana con gran dolor de mi corazón. En tanto en cuanto suceda permítame al menos que aún hoy me siga recreando en la suerte, quinientos posts, que andará usted legítimamente preguntándose a ver qué demonios le importa pero qué quiere que le diga, por una vez y sin que sin que sirva de precedente no he podido evitar la tentación de compartir la efemérides (o lo que sea) con mis sufridos lectores, no teman, procuraré que no me vuelva a suceder. Quinientos posts, mañana el quinientos uno (espero).

Anuncios

Publicado octubre 30, 2012 por zaid en preHistoria, varios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: