a cuadros   Leave a comment

(publicado el 23 de febrero de 2011)

 

Más allá de sus consecuencias meramente deportivas (o circenses, según), el pasado Fin de Semana de las Estrellas nos ha dejado también un efecto colateral de imprevisible alcance y que a mí, a día de hoy, me tiene absolutamente estremecido de pavor: los calcetines de cuadros. Si aún no saben de qué estoy hablando, bien porque no hayan podido o porque no hayan querido seguir el susodicho evento, les bastará con echar un vistazo a esta misma portada de Gigantes o a cualesquiera de las chorrocientasmil fotos que habrá ya pululando por la red. En rojo (mezclados con gris o negro) como estos de Griffin pero también en amarillo (y no precisamente amarillo pollito sino amarillo fosforito, véase por ejemplo a nuestro Ibaka, de dulce estaba la criatura), en verde o en azul, y siempre haciendo juego con las correspondientes zapatillas a cuál más fosforescente. Estas son las típicas cosas que si eres un crío y te los pone tu madre te mueres de vergüenza, que si eres un adolescente y te los compra tu madre se los tiras a la cara (con el consiguiente disgusto materno) pero que si eres ese mismo adolescente y se los ves a tu ídolo moverás cielo y tierra hasta lograr conseguirlos. No sé a qué mente calenturienta se le habrá ocurrido semejante engendro pero puedo imaginármelo, o al menos puedo imaginarme el logo que habrá detrás. O será acaso que el precavido Stern, en previsión de que esta vez los brincos y cabriolas de sus fornidos mocetones no fueran capaces de dejarnos con los ojos a cuadros, haya preferido incorporar los susodichos cuadros directamente al uniforme para que no tengamos escapatoria; pero sea como fuere resulta sorprendente que la NBA, siempre tan mirada con la longitud de los calzones o con que sus chicos vayan de traje cuando no visten de corto, no vaya a ser que alguno se presente en mangas de camisa y le tengamos que expedientar, haga en cambio la vista gorda ante una horterada de semejante calibre. Así las cosas no sería de extrañar que para el próximo All Star Weekend se imponga la falda escocesa, ya estoy viendo a kobes y lebrones con la susodicha prenda tableada y (por supuesto) de cuadros pero esta vez haciendo juego con la camiseta, ya hasta puedo imaginarme los playgrounds de nuestros pueblos y ciudades poblados de briosos mozalbetes con la pollera (nunca mejor dicho) al viento, sabrá dios qué nos quedará aún por ver…

Anuncios

Publicado octubre 31, 2012 por zaid en NBA, preHistoria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: