nacionalizando   Leave a comment

(publicado el 7 de febrero de 2011)

Saben que tengo cierta debilidad por Serge Ibaka, ya se lo conté en alguna otra ocasión, por lo que me agradan sobremanera todas esas gestiones que dicen que anda haciendo la FEB para que la criatura pueda satisfacer finalmente sus anhelos (y los nuestros) de vestirse de rojo selección. Sí, el chico está deseandoponérsela y qué duda cabe de que a nosotros nos vendría como anillo al dedo, a quién no, me reconocerán que no está el mercado precisamente como para andar despreciando un cénter así. Todo sería perfecto, miel sobre hojuelas como si dijéramos, si no fuera por ese pequeñísimo detalle…

Les supongo al cabo de la calle de la normativa FIBA en materia de nacionalizaciones. Dada la proliferación de ciudanos americanos (de USA), así como de otras partes del globo, ansiosos por convertirse en georgianos, moldavos, uzbekos, kazajos o azerbaiyanos pongamos por caso, algunos de ellos sin conocer ni siquiera una palabra de dicha lengua ni haber pisado jamás el aeropuerto de dicho país, digamos que ante tal entusiasmo nacionalizador la FIBA decidió cerrar el grifo. Es decir, cerrarlo no que la sequía es mu mala, si acaso dejarlo reducido a un mínimo hilillo de agua: un nacionalizado por país, y punto, y ya está, y para todos igual. Obvio es decir que nosotros durante todos estos años hemos vivido encantadísimos con dicha restricción, los tiempos de Luyk y Brabender quedan ya muy lejos, nuestro último nacionalizado en la selección debió de ser Johnny Rogers y de eso hace ya más de diez años, pero hete aquí que ahora de pronto la norma se nos puede volver del revés: ¿Por qué?, se estará usted preguntando si aún no ha caído en la cuenta, cosa sumamente improbable…

Les supongo aún más al cabo de la calle de la eclosión y explosión de un espigado mozalbete llamado Nikola Mirotic, la perla blanca ya le dicen por ahí. Nada que nos sorprenda a aquellos que ya tuvimos el placer de verle en el Torneo de l’Hospitalet de 2008, aún menos sorprenderá a aquellos que tuvieron ese mismo placer (in situ, que ahí ya no llegó la tele) pero corregido y aumentado allá por 2009. Resultaba obvio que estábamos ante un auténtico fenómeno, tan obvio como que en la cantera de nuestras más grandes instituciones deportivas (sí, precisamente esas dos que usted está pensando) son muchos los presuntos fenómenos que acaban echándose a perder, o quedándose reducidos a la categoría de eterna promesa en el mejor de los casos, por no contar jamás con un entrenador capaz de darles siquiera una mínima oportunidad. Habré de reconocérselo, ese pensaba yo que sería el destino de Mirotic, lo pensaba hasta hace apenas unas semanas, qué demonios hará esta criatura ahí metida pelándose el culo en el banquillo ante un Messina que jamás le va a dar bola, por qué no se buscará la vida por otro lado, a qué espera para pedir que le cedan a algún equipo de postín… Me volví a equivocar, felizmente. Para que yo me equivocara hizo falta que se juntara el hambre con las ganas de comer, que Mirotic no se resignara y se partiera el pecho en cada entrenamiento hasta conquistar así a Messina, un Messina al que se le podrán reprochar muchas cosas (yo el primero) pero no el no haber dado bola a su júnior cuando finalmente se le presentó la ocasión (o cuando empezó a verle las orejas al lobo, según): hoy ya no nos basta con decir que Mirotic se ha integrado plenamente en la rotación del Madrid, hoy bien podemos decir que Mirotic se ha convertido ya en uno de los tres o cuatro principales jugadores de este Real Madrid.

He ahí la disyuntiva que se le puede presentar a Scariolo en cuanto Ibaka pueda jurar o prometer la Constitución o como demonios se haga eso. Es decir: si yo ahora mismo me dejara llevar por mis instintos, si dejara a mis neuronas ponerse ya a estas alturas a elucubrar una selección pueden estar seguros de que Mirotic, aún con sus diecinueve primaveras, formaría parte de ella (de la absoluta me refiero, que las de formación ya se le van a quedar un poco chicas) a día de hoy; como pueden estar igualmente seguros de que Ibaka también formaría parte de ella si tuviera ya nuestro pasaporte en regla, que no es el caso. No será por falta de hueco, que digo yo que este año Garbajosa ya no tendrá plaza (si ni siquiera la tiene ya en su actual equipo), alguien más también podría caérsenos del cartel, ni siquiera es descartable que alguno de nuestros emigrantes se nos raje… Pero tanto dan mis conjeturas como las que pueda tener el propio Scariolo, algún día tendrá que escoger entre los dos y miren que aún podríamos complicarlo más, meter también en el ajo a Oleson (difícil, dada la competencia para ese puesto), incluso a Rafa Freire Luz (con sus nacionalidades me pasa como con sus apellidos, que ya no sé cuál prefiere), quién sabe si también con el tiempo a Mamadou Samb… No nos volvamos locos, no nos hagamos pajas mentales (de las otras depende, cada uno es muy libre), centrémonos en que Mirotic es ya hoy carne de selección, en que Ibaka lo será también dentro de unos pocos meses, planteémonos cómo resolver esa ecuación…

No, la ecuación a día de hoy no tiene solución, la norma es la norma… a no ser qué deje de serlo, claro. Conociendo las habilidades del señor Sáez para la diplomacia y/o la intriga palaciega (de otras habilidades tengo dudas, de éstas no me cabe ninguna duda), no me extrañaría que el sujeto en cuestión anduviera ya incordiando por los pasillos de la FIBA en pos de alguna imaginativa solución: o bien retirar la norma (no por dios, café para todos no que aún sería peor el remedio que la enfermedad), o bien ampliarla a dos nacionalizados por país (tres cuartos de lo mismo) o bien sacarse de la manga algún artificio made in Sáez, qué sé yo, que queden exceptuados de dicha norma aquellos jugadores que hayan llegado al lugar de destino en sus años mozos (pongamos que antes de cumplir la mayoría de edad) de tal manera que hayan desarrollado buena parte de su formación en el país a cuya nacionalidad ahora se acogen… Es sólo una idea, ahí se la dejo (pero cuidado con ella, que luego estas cosas siempre acaban siendo un lío). Sea como fuere, lo único cierto a día de hoy es que Mirotic ya es español desde hace algún tiempo, que parece que Ibaka lo será también en breve plazo, que ello nos habrá de llenar de orgullo y satisfacción (nunca mejor dicho)… y que será sumamente interesante ver qué sucede a partir de ese mismo momento.

Anuncios

Publicado octubre 31, 2012 por zaid en preHistoria, selecciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: